La teoría del peso del alma, las glándulas sudoríparas, la conciencia de Crick y las partículas de fuego de Leucipo


[Continúa]

Pero primero no sé por qué pensé en Chesterton y, luego, directamente abandoné, cuando descubrí lo de su conversión. Porque lo que sucede con el protagonista es justo lo contrario. Es que esa duda metafísica él la pierde. La pierde en aras de una seguridad que nos hace más felices a todos. Y después probé suerte, primero, con Coleridge y, tras él, con R. H. Blyth y la banshee. Porque yo quiero que la magia escriba el principio de la historia y escriba el final. La magia que traduce esa expresión escocesa, y que sumerja al lector en un asombro. Entonces, es cuando no sé por qué leo lo que en alguna ocasión dijo Igor Stravinski. Y es lo perfecto: «Seguir un solo camino es retroceder.» Y, tras eso, el otro lado era asegurarme de qué razón se escondía detrás de esa creencia del peso del alma. Así que pude leer que en 1907 el New York Times se había hecho cargo de los experimentos de Duncan MacDougall, un médico de Haverhill, Massachusetts, que con una balanza, lo bastante precisa, de unos más menos tres gramos de error, había tratado de pesar a seis pacientes terminales, antes y después de su último suspiro. Cuatro tuberculosos, otro en coma diabético y un último que se ignora. Siendo los resultados que se pueden conocer los siguientes: Paciente primero, 21’3 gramos en el momento de la muerte. Paciente segundo, 45’48 gramos. Paciente tercero, 42’65 gramos. Paciente cuarto, no calibrado. Paciente quinto, 10’66 gramos. Paciente sexto, no calibrado. Y este experimento fue el que dio origen a esta leyenda urbana. Pero, además, el doctor MacDougall lo repitió con animales, perros a los que supuestamente envenenó. Y, en ese caso, no encontrando ninguna pérdida de peso significativa, lo que dedujo es que lo que pesaba era el alma. Pero como los animales, y como era sabido, no la contenían difícilmente un alma podría elevarse de sus cuerpos. Luego, Augustus P. Clarke señaló que en el momento de la muerte hay un aumento repentino de la temperatura corporal debido a que los pulmones ya no enfrían la sangre y el subsiguiente aumento de la sudoración podrá justificar esa pérdida. Sin embargo, los perros no tienen glándulas sudoríparas y por eso jadean sin fin. Pero es así como alcanzaremos el tiempo de Francis Crick, que en 1976 se muda a California, a un centro de biología teórica perteneciente al Salk Institute, llamado de este modo en honor del inventor de la vacuna de la poliomielitis. Que se esfuerza en demostrar que el alma no es un concepto metafísico, sino básicamente la actividad de nuestra conciencia. Así que estaba seguro de que al descubrir los mecanismos biológicos de nuestra conciencia acabaría con la creencia en el más allá y ataría para siempre el alma al cuerpo. Que aunque Demócrito pensaba, pensaba como artificios del lenguaje, según Onfray. Y lo que Crick descubrió, para los lectores de Nature Neuroscience, junto con Christopher Koch, si lo que leo es cierto, es que la conciencia es una banal fusión de neuronas del cerebro. Y que como la actividad neuronal produce un campo eléctrico, la detención de ese campo eléctrico, junto con la desaparición inmediata y misteriosa de algunas estructuras cerebrales, puede justificar una pérdida significativa de peso. Algo que me gustaría poder concretar más. Pero, en definitiva, que al morir, como escribió su amigo David Eagleman, somos materia sin chispa. Lo cual es curioso porque no deja de ser muy semejante, a lo que intuía Leucipo, acerca de un alma formada por sutiles partículas de fuego, cuyos átomos insuflaban a nuestro cuerpo el movimiento. Curioso, porque no parece mucho más esclarecedor lo que se dice ahora, que lo que algunos decían hace veinticinco siglos.

Un comentario Agrega el tuyo

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s