Uno no puede perderse, si pasa por Calzadilla de los Hermanillos, siguiendo la Vía Trajana, el cenarse una ensalada mixta pero inigualable en la Casa el Cura, acompañándola de un vino cosechero con mucho cuerpo, un Prieto Picudo

enlazado a: LAS TENTACIONES DEL CAMINO . Yo fue lo que hice, porque la hospitalidad resultó ser inmejorable… pero lo que he escrito acerca de ello… más que tener que ver con la comida en sí… tiene que ver con la gente que se encuentra, con el amor y con el desamor… lo que sucede…