¿Qué significa que una gaviota te cague encima?


Se equivoco la gaviota, se equivocaba… (parafraseando)

Son las seis cuarenta de la mañana y tu comentario, el último sobre el mío, me ha hecho acercarme a tu blog. Hablabas de sexo y vi un tacón de aguja y una raja de mujer atravesando como un rayo eléctrico e indecente la madrugada. Ella era bella y parecía ligeramente entreabierta y empapada. La humedad sólo la supuse y yo también descendí hasta llegar a tu playa y a mi gaviota, a aquella terrible gaviota que recuerdo con la memoria imborrable de la niña que fui…

Cuando la pena cae sobre miEl mundo deja ya de existirMiro hacia atrás y busco entre mis recuerdosPara encontrar la niña que fuiY algo de todo lo que perdíMiro hacia atrás y busco entre mis recuerdosSueño con noches brillantes al bordeDe un mar de aguas claras y purasY un aire cubierto de azaharCada momento era especialDías de prisas, tardes de pazMiro hacia atrás y busco entre mis recuerdosYo quisiera volver a encontrar la purezaNostalgia de tanta inocencia que tan poco tiempo duróCon el veneno sobre mi pielFrente a las sombras de la paredMiro hacia atrás y busco entre mis recuerdosY si las lagrimas vuelvenEllas me harán más fuerte.

Yo quisiera volver a encontrar la pureza
Nostalgia de tanta inocencia que tan poco tiempo duró
Cuando la pena cae sobre mi
Quiero encontrar aquello que fui
Miro hacia atrás y busco entre mis recuerdos
Vuelvo hacia atrás y busco entre mis recuerdos

Luz Casal. ‘Entre mis recuerdos’

Era domingo o sábado y estrenaba de la mano de mi abuelo un vestido precioso. Tendría unos ocho años y una de mis buenas perretas me había costado que me compraran aquel modelo azul turquesa y blanco ante la oposición abierta de mi madre (solía ocurrir que ella no pintaba nada y yo lo descubrí muy pronto). Rayas verticales que giraban como un molinillo infantil (¿sabes de que instrumento colorido te hablo?) al compás de los cientos de vueltas que a ti se te ocurriera darte y que te convertían en una vertiginosa espiral porque la parte de arriba era la de cuerpecillo de tirantes ceñido al cuerpo pero la falda… ¡Ay la falda!, un sueño de altos vuelos para una niña, una promesa de bailarina, una ilusión tremenda pero tremebunda pesadilla en la que se convirtió porque resulta que al pasar cerca de la Plaza de Abastos y justo cuando atravesábamos el vetusto edificio de tres plantas en el que años más tarde me echaría un novio adolescente (el primer Tino de mi vida), una gaviota, una gaviota terrible, temible, indecorosa y desvergonzada me sobrevoló y me soltó su mierda por encima sin ningún tipo de reparos. ¡Hija de…!. si por lo menos debía de estar descompuesta…

Me puso perdida y él, mi abuelo, intentó limpiarme con su pañuelo lo mejor que pudo; uno blanco de hilo, de aquellos que se veían antes y de los que él manchaba varios cada día porque le gustaba sonarse las narices con estruendo. Tú escuchabas, a cierta hora, los ruidos de la escalera y sabías enseguida que ya llegaba él porque antes de llamar al timbre de la puerta fijo que hacía una parada o dos o tres; ésta última entre el segundo y el tercero para echarse los mocos fuera… Era una manía que tenía y lo intentó pero no pudo (digo, lo de quitarme del pelo la cagada de la puñetera ave), como tampoco pudo luego luchar eternamente contra la metástasis del cáncer que le corroía por dentro y yo nunca olvidé aquello: la sensación caliente del bochorno en mi cabeza y en mi espalda; y cada vez que después me ponía el vestido me preguntaba si los demás, incluso los que nunca conocerían esa historia, verían retratados, como si de un daguerrotipo del alma se tratase, los rastros inexistentes en la tela de aquella vergüenza.

Mi madre se alegró mucho, por supuesto, pero yo ni siquiera era tan débil entonces como para flaquear ante ello. La fragilidad es otra cosa. La fragilidad es que tenemos sentimientos que pueden ser rotos, y un vestido, por muy bonito que sea o se recuerde, nunca es un sentimiento

Así que lo primero que hice en el día de hoy fue visitarte a ti.

11/08/2004. tema: Inspiración… expiración. #

Hay 3 comentario/s de este artículo.

sabbat:
PERRETA: aquí lo mismo que rabieta. Un circo fenomenal que te monta un niño en un momento con tal de salirse como sea con la suya.
11/08/2004 08:01:58

Impresentable:
Cuando desperté vi que seguías ahí, en todas partes, en todos los lugares comunes de la ciberesfera.

y me gustó, por cierto.
11/08/2004 12:50:26

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s