Reventarle la vida a una hermana


Viernes 21 de mayo … pasadas las doce de la medianoche

Creo que hice bien al decirle lo que pensaba a Miora. Creo que eso fue mejor que escribirlo aquí y ponerla verde a sus espaldas y luego por delante seguír asintiendo y reírme con esa risa tan falsa que me salía cada vez que hablábamos por teléfono. Y además no es asunto mío la encerrona que le ha preparado a su hermana con relación a los de su casa. ¡Menuda sorpresa que va a llevarse la mujer! «Había que destaparlo, había que destaparlo -repetía MIora-. Había que hacerlo por el bien de Pablo.»  ¿Pero y D.? ¿Cuándo le consultó Miora a D. si quería que se supieran los trapos sucios de lo que ella y de momento sólo ella considera una vida de engaños e infelicidad?; ¿Cuándo le consultó a su hermana mayor si quería que le reventara la vida? Y lo que me hace daño es tener que derrumbar una y otra vez sus fantasías de poder y no saber siquiera si yo debería inmiscuirme o callar. Pero pienso que es cierto que mi amiga estaba derivando… Le dije: «Mira Miora, parece que lo único que haces es correr las cortinas cuando algo no te gusta… yo lo veo así, ocultas las cosas tras unas cortinas correderas o un biombo y encima te dedicas a querer cambiarle la vida a los demás cuando lo que estás evitando es hacerlo con la tuya que es la que se cae a pedazos… o sea que miras en otra dirección, en cualquier dirección con tal de no ver…»  Luego ella lloró bajo las gafas de sol pero es que no estuvo ni medio bien lo que le hizo a su hermana, argumente como lo argumente… ni hubiera estado bien tampoco que ella insistiera en seguir mintiéndose y yo lo consintiera sin intentar que por lo menos lo mirase desde el punto de vista objetivo en que lo contemplamos los ajenos… Aunque esta vez no olvidé hablarle de todo lo contrario (hay que tener en cuenta los opuestos): «¿Y si estos días de apego con tu familia natal debieran haber sido tu curso natural?, ¿el que parece que desde siempre se te negó?» Pero ella ya había abierto los ojos…

Y casi llegábamos al garaje cuando una voz me desnudó a mí en el secreto de lo que yo más deseaba

Amiga Como darle las graciasDespués de tanto tiempo tú sigues aquíMe curas con palabrasRegalas tu sonrisaTu has creido en miNo sé que puedo darteYa ves que nada tengoSolo mi amistadY unos ojos marchitos de tanto sufrimientoY de tanto llorarY si mañana muero Me marcharé tranquila al saber que túProteges mi tesoro ,La calmas en sus llorosQue tú eres su luz

Amiga si hay dos vidas,La mía es para tiYa sabes que te quieroGracias por venir

Y qué ridícula soy porque me emocioné y mis propias lágrimas terminaron por aparecer… aparcábamos y ese era el nuevo trabajo de Miguel Bosé y yo allí sintiendo que esas palabras de gratitud y amor habían sido escritas para mí. Lo que es querer oír lo que uno necesita oír contra viento y marea ¿no? Así que Miora me dijo: «Ven, sube que te hago una copia», pero cuando volví a escuchar la canción en su casa… la magia se había roto. Era la letra de una mujer encarcelada.

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s