Carta a Navarra (tras el Camino)


No eres buen amante, eres muy buen niño y te dejas querer muy bien, eres estupendo en eso, y muy obediente, eso es maravilloso, y cuando follas porque te apetece follar eres brutal pero a pesar de eso, de que logras conmover un sexo femenino, penetrándolo con tu puro espíritu fálico, a pesar de ello no eres buen amante..Una de las capacidades en la que se expresa el Amor es esa. Si no eres un buen amante no puedes tener la conciencia limpia y fugaz, el buen amante, la conciencia radiante del amor, amplia del amor. Aunque luego renuncies a ella, a satisfacerte con su uso, pero si no eres Buen Amante, jamás la podrás tener. Podrás convencerte de lo que desees pero tu espíritu fálico ahora sabe eso..Sin espíritu fálico, no existiría el impulso creativo que es ir hacia lo desconocido. Lamentablemente sin esa conciencia no se da Nota. Y uno lo sabe. Yo ese graduado me lo saqué contigo. Tú no sé con quién deberás sacártelo. Te lo dirá tu conciencia. Los conocimientos se comunican por trasmisión. Yo ahora, me tengo que poner Nota con mi catedrático, que es mi Mago, ¿ya soy una Maestra Maestro? Uno sabe que ha aprendido a contenerse cuando folla las bastantes horas a una mujer y la conduce al olvido. Uno no debería contenerse ni contentarse con eso… que no es eso. Aunque no es sólo eso. Es el más allá de eso. Pero decir: me contengo porque soy budista… pero a ver, niño, a quién quieres engañar… ¿Acaso yo no te vi comportándote como te vi comportándote cuando lo de aquella culebrilla? ¿Tú crees que un budista de corazón hace eso? Estás ante la enfermedad de tu civilización. Que es querer introducirse en la milenaria cultura profunda de otros sin haberla mamado, sin haberse nutrido de sus sedimentos. Que tú todavía ves tele y haces zapping. Y no sabemos interpretar el apego y el desapego. El apego es que te pegues sólo a mí. El desapego es que seas capaz de pegarte a otras igual, por igual, tras el igual… Que hombre tan espiritual eres -dijo la directora de cine. ¿Quieres que te diga yo lo que se decía ella? Pedazo de cabrón, tan delicioso, tras esa deslumbrante sonrisa con la que ejerces tu poder, tienes eso deslumbrante y duro que yo creo entre tus piernas. ¿Vas a dejarme chupártela? A las tías que nos gusta follar nos encanta comernos la polla de alguien que nos gusta. Y a todas las tías nos gusta follar. Lo que ocurre es que nos dan miedo los ineptos, porque nos pueden estropear la vida para siempre. Y te guste o no te guste el coño de una tía… si estás con ella tienes que aprender a excitárselo y la boca es fundamental. Y si ella te dice: esto no, o ya te lo pido yo, no pierdas el tiempo… Tú ni caso, es entonces cuando debes. Son correcciones que tengo que hacerte, para conmigo ya no, para con las otras mujeres, las que sean… Ahora bien, con Maestras de la Experiencia nunca necesitas ser perfecto, ellas te guían si confías, te guían, acaban guiándote, en el tiempo, a través del tiempo … Un día tú y yo me da que nos acabaremos encontrando en el Camino… o en alguna parte… Yo ya seré otra y tú también… Como yo te amé, como fuiste tratado, es como desea ser tratada una mujer, por eso parecen envoltorios de cariño, porque una mujer sin eso… sin placer, sin que la hagan disfrutar del placer, obligándola a disfrutar del placer, convenciéndola de ello, de que tu placer es darle placer… y concentrarte en ese placer, que debe ser inolvidable, … Ya sé que tú no, que tú no me dejaste conducirte pero es que tú no eres una mujer y por eso no tienes la facultad de aguantar la aproximación al placer que aguante yo, por ejemplo… pero abrazas muy bien, aprendiste a abrazar muy bien, eso si lo supe y me alegro por ello. Y si era uno de tus propósitos, es genial, que fuera así pero he visto poca compensación en tu lista de Finisterre. He visto que si pensabas mucho en ti, pero poco en los demás que tengan que tratarte. No añadiste: No quiero que me hagan daño y prometo no dejar que me lo hagan pero yo prometo no hacerlo. Y debe ser que crees que los daños son reparables, pero ningún daño casi que lo es, por eso es mejor que no existan, porque si existen son una señal y uno aunque quiera o quisiera… tiene que ponerse a salvo. De una persona que no es consciente de que el momento pasa… Pero sucedió. Y si dejas que suceda una vez y eso es que sigues ahí, dando oportunidades… dejas que suceda siempre. ¿Y cómo se puede uno comprometer con el daño? Si de eso es de lo que ha ido a librarse. Nunca se tendrán bastantes abrazos contigo. Un día y otro colocarás no sé que estandarte delante de tus ojos. Y no se podrá jugar, ni  en el cielo habrá bastantes nubes bellas con formas hermosas para consolarme.

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s