Los morales y los otros


Pero sí, se podría decir que tengo un ”primer” diálogo para Carmen, y que sería éste: en el mundo hay tres clases de personas, las personas como tú, las personas como Manuel y como yo, y las personas como ellos. Es decir, las personas morales y dignas de confianza, las personas relativamente dignas de confianza, porque su egoísmo prima, y las personas indignas de confianza, entre las que se encuentran los inmorales y los amorales. Y, evidentemente, tampoco estamos hablando de la enfermedad, porque es un terreno espinoso ese… pero yo me incluyo por mi espectro entre las segundas y hay multitud de circunstancias que impiden que pueda realizarme como una de las primeras… mis distracciones, mis delirioso y obsesiones y etc. Pero he conocido, al menos, un síndrome de down, que estaba donde tú estás, era moral sobre todas las cosas, y era uno de los seres más nobles que se pueden llegar a conocer en el paso de una vida. Y lo que no hago, es percibir por eso a todos los síndromes de down como lo percibía a él, bondadoso por naturaleza, porque eso sería falso en absoluto. Y algunos nacen como yo, y otros nacen como tantas personas, viles.

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s