«Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad» — ELEANOR ROOSEVELT


Los preparativos para la ceremonia fueron idea mía.

La saliva del alma

Manoj regresó envuelto en un dhoti blanco y con su largo y blanco cabello recogido en un rodete alto sobre la cabeza. Traía consigo una alfombra rectangular enrollada bajo su brazo y su bansuri, un instrumento indio de viento con el que se componen e interpretan las ragas de su música clásica. También incienso y múltiples cabos de velas diminutas, que les repartió a cada uno, seis por cabeza, más una especie de cirio único.

En lo de las velas se tenían que poner de acuerdo, porque cada uno debía de ver todas las suyas desde donde habría de estar sentado y éstas formaban una hilera de seis puntos más uno y ellos un semi-círculo.

A Hervé le adjudicó el visuddha chakra, que está a la altura de la garganta, y también el mudra varada, el mudra de la miseriordia y el perdón, ya que los mudras son gestos…

Ver la entrada original 193 palabras más

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s