El viaje a Tarragona, la antigua Tarraco [EL CÓDIGO – xxxiii – (una red de redes)]


 

“No mitiga la pureza del atardecer,/ ni el azul fosforescente del mar, ni los campos, de un verdor tan tierno,/el deseo de comunicarme.”

Montserrat Abelló

1. Tarragona

El tren desde Sitges deja en Calafell a Grisens, la ciudadana, a las ocho de la mañana. Se encaminará en dirección al mar, va en busca del monumento al pescador y de Oroma Coffee, en la avenida de Sant Joan de Déu. Quiere probar, ahí, las tortitas. Al parecer en Calafell se puede tomar un autobús a El Vendrell y de El Vendrell a Valls y de Valls a Montblanc. Quizá lo mismo pueda recorrerse en autostop. Lo que es seguro es que Grisens, la ciudadana, habrá reservado un apartamento en Ca la Trini Picotxa. Montblanc es otro histórico pueblo medieval, al que rodea el mayor recinto amurallado de toda Cataluña. Hay que subir a sus torres y recorrer su paseo de ronda. A la iglesia de Santa María la Mayor la llaman la catedral de la montaña. En la plaza Sant Francesc se celebran unas justas en su semana medieval.

Son diez kilómetros los que separan a Montblanc del monasterio de Santa María de Poblet. Grisens, la ciudadana, hará noche en él. A menos de seis kilómetros se encuentra el mirador de la Pena. De primero, al regreso, en el restaurante del monasterio elegirá cenar un crujiente relleno de espinacas y bacalao con muselina de ajos tiernos y de segundo un civet de buey al aroma de chocolate. De postre una tarta Tatín y para beber un francolí blanco, con la denominación de origen Cuenca de Barberá.

Desde el monasterio de Poblet a Siurana son veintiocho los kilómetros. Grisens, la ciudadana, transcurrirá por Riudabella y Prades y tendrá su cama en Carrer Rentadors, en la Siuranella. Siurana está encaramado en un peñón de piedra caliza. Dicen que fue el último reducto musulmán en la conquista cristiana. Eso dio lugar a una leyenda de la que da fe el nombre de su mirador: la reina mora.

Al día siguiente, Grisens, la ciudadana, andará hasta Porrera, que fue donde encontró habitación. Y al siguiente son ochenta y cuatro los kilómetros que se verá obligada a cubrir como sea, hasta Horta de Sant Joan, donde la aguarda la casa del Pintor. De Horta de Sant Joan partirá antes de las siete de la mañana, en autobús, hacia Tortosa, la ciudad dividida por el Ebro, donde la espera una casa a dos kilómetros y medio del centro. Le apetecía esa soledad. También el paseo en laúd por el río, hasta la isla de la Xiquina y la isla de los Toros, acompañado de cava y pastisset, a la hora de la puesta de sol. Pero eso no sabía si sería posible. En Tortosa, además, habría que visitar la catedral y su exposición permanente y los Reales Colegios. También el museo, al aire libre, de esculturas de los jardines del Príncipe. Obra de Santiago de Santiago. El tema de esta exposición es el hombre, su motivación y su destino. Sin olvidar el castillo de la Zuda, el refugio antiaéreo y la judería. Para comer un bocadillo de calamares al aliolí, comprado en el bar Esther, en el mercado. Para cenar una ensalada de queso de cabra y sepia, en el bar Nou, en la avenida de la Generalitat, 87.

A San Carlos de la Rapita hay un buen flujo de autobuses. Grisens, la ciudadana, reserva una habitación en el hostal residencia Celma. Pensando en ir a comer al Poble Nou del Delta, a Lo Pati d’Agusti, a probar una anguila en zumo y unos coulis de turrón. Grisens, la ciudadana, no sabe cuánto se adentrará en el Delta.

El treinta y uno de julio se subirá a un autobús del que se bajará en L’Aldea Poble, andando luego un kilómetro hasta Aldea-Amposta, donde tomará un tren que la dejará en La Ametlla de Mar, antes de las ocho y diez. A las doce y cuarto tomará otro tren hasta Tarragona, donde habrá reservado habitación en Plaça de la Font, por dos noches. A pesar de que su hotel ofrece un menú en su restaurante, Grisens, la ciudadana, prefiere probar suerte en un lugar que se llama Filosofía Restaurante. Ahí quiere pedir un provolone trufado y una hamburgesa con huevo, cebolla caramelizada, queso y ensalada. Para hacer la digestión piensa caminar hasta el acueducto de Les Ferreres, también llamado Puente del Diablo. Luego recorrerá el paseo arqueológico junto a la antigua muralla. Acercándose, después, a la playa El Miracle, en busca de El Balcón del Mediterráneo, al que regresará a la tarde siguiente.

Callejeando desde muy temprano le llama la atención la calle del Comte, por sus setenta y cinco pilones metálicos pintados de vivos colores. Ha reservado un tour guiado, una experiencia de realidad virtual. La llevarán al foro, a la catedral, antiguo templo de Augusto, a la torre del Pretorio, paseando de nuevo por las murallas. A ver el circo romano y las carreras de cuadriga. Y, también, al anfiteatro a ser testigo de una lucha de gladiadores.

Para comer elegirá La Caleta, en el paseo marítimo de Rafael Casanova, un tartar de langostinos y una ensalada de burrata, con maracuyá y vinagreta de manzana. De postre un helado de ciruelas al Armagnac. Al lado está el cementerio de los Jans y de ahí, pasando por el monumento a los Castellers en la Rambla Nova, a la plaza Imperial. Media tarde le había parecido a Grisens, la ciudadana, demasiado poco para dedicarle a Tarragona pero dos días quizá son excesivos. Como sea esa es la despedida de la Costa Dorada. Cogerá un ALSA con destino a Bilbao pasadas las doce y media del mediodía. Y otro Intermodal en Bilbao hasta la ciudad de Falbalá, a la que arribará cerca de la una y media de la madrugada. Arrancándose a andar hasta la ciudad origen en la noche. A un ritmo fuerte es posible que alcance su casa mucho antes de las nueve de la mañana. Ese mismo día piensa en solicitar hora en la comisaría de policía para arreglar lo de su pasaporte.

Un comentario Agrega el tuyo

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s