Eduardo Mendoza, Barcelona, España (1943)


“A lo que más importancia doy es a la perseverancia, hay que trabajar todos los días. Soy muy vago y trabajo poco, y con los años cada vez menos, porque creo que la obra ya la tengo a la espalda y no tengo ni que demostrar ni que hacer nada, voy añadiendo ladrillos a una torre que ya está construida. Sí soy muy constante, todos los días trabajo, no me tomo vacaciones. Ahora, ¿cuántas horas dedico? Es difícil de saber, porque creo que hay que perder mucho tiempo, es como unos platos que están en el puchero durante horas, a baja temperatura, y hay que ser poco trabajador: el que es muy enérgico no escribe bien. Y yo soy bastante abúlico, pero le dedico muchas horas; no me distraigo, estoy sin hacer nada, pero estoy ahí… Le estoy dando vueltas. Me despierto con la idea y me voy a dormir con la idea.”

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s