El conocimiento de los cannabinoides de Manuel Guzmán Pastor


Es Mozart, el andante del concierto número 21 para piano. Es el reclamo de este albergue, y ante el que reposa esa joven inteligencia felina afectada, y con seriedad, por la sarna. Cioran, un filósofo polémico, describió maravillosamente esta música y su poder, comparándola con la de otro genio.

<<La clave de la música de Bach: el anhelo de evadirse del tiempo […] Las evoluciones en su música dan una grandiosa sensación de ascensión en espiral hacia los cielos […] la eternidad […] como un instante sin centro y sin límites […] En Mozart la ondulación significa la apertura receptiva del alma […] La ondulación es la geometría del paraíso, como la espiral es la geometría de los mundos interpuestos entre la tierra y el paraíso.>>

Y puede que esta música, para este animal, sea algo así como una convalecencia. Collar no lleva pero eso tampoco quiere decir nada. Sigo de frente y llego a la altura del kilómetro 19’5; aquí un tramo se desvía a la derecha y el mojón evita que nos equivoquemos. Muchas hojas de eucaliptos en los márgenes pero pocas sobre el Camino en ligero descenso. Todo fenómeno a estas alturas me parece significativo y fenómeno es una palabra a describir… después de analizar.

A las 18h07min. un homenaje a la holandesa Myra Brennan, que había completado ya dos caminos consecutivos, cuando la muerte la sorprendió durante el sueño, a la edad de 52 años. Y yo también busqué un guijarro para ese espacio al que visitan las abejas, aunque algunas personas también dejan aquí sus fotografías. <<Y allí tendré algo de paz, pues la paz llega gota a gota>> -dice ese verso de ‘La isla del lago Innisfre’ de W.B. Yeats, que aquí han transcrito para honrarla sus amigos.

Y tan sólo dos minutos después, se entra en una comarcal por las casas de Rúa, y donde nos espera el P.K. 19. Luego un campo arado de tierra y por la pista asfaltada continuamos de frente, bajo la arboleda. Después una nota sobre una alcantarilla. Me siento casi seguro de que esa es la letra de Carmen; pero la nota a la que sujetan tres piedrecitas, sólo dice: <<Te estaré esperando hasta la medianoche en la plaza del Obradoiro en Compostela.>> Y esta madrugada no ha llovido así que es difícil precisar si la nota se ha escrito hoy siquiera. Pero a partir de ahí galopo porque, quiera o no quiera, es lo que un corazón que se ha desbocado me dicta. Y así llego a la N-547 pero en vez de arriesgarme, a que el Camino me saque de Pedrouzo sin darme oportunidad de reponer energías, no tomo el desvío que se me ofrece y sigo de frente por la carretera, porque desde ahí se divisa al fondo.

Al inicio de Pedrouzo hay un supermercado y al lado una pizzería que ofrece un menú rápido y no me lo pienso dos veces. El interior del local es alegre, y huyendo del televisor elijo la mesa más apartada. Sobre la silla de color verde parecen haberse dejado olvidadas unas notas, un periódico y una revista científica. Lo tomo para acercarlo a la barra donde ya había hecho mi pedido pero he comprobado que el periódico era un ejemplar del Washington Post del 18 de agosto de 1974, y en el que habían señalado con tinta verde el siguiente titular: <<Cancer Curb is studied; Doctors Eye Drug Found Marijuana>>. Y entonces comprobé que la revista era Cancer Cell y que las hojas de la marihuana figuraban en la portada y decidí no precipitarme; de todas formas cuando la empleada se acercó a la mesa ni siquiera pareció reparar en que yo lo había apartado, así que no vi motivo alguno para no interesarme por ello, ya que el sistema de publicación en estas revistas de tantísimo prestigio en el mundo científico es muy estricto. Y todo indicaba que Munson et al., ya en 1975 habían encontrado indicios de la actividad antitumoral de los cannabinoides.

Los cannabinoides -decían esas notas- deben su nombre a que originariamente fueron caracterizados como los compuestos que median los principios activos de la cannabis sativa; una única especie en el mundo que produce más de cien cannabinoides distintos, aunque no todos ellos en la misma cantidad y no todos ellos producen psicoactividad o una actividad biológica, en general, igual de potente. Y la estructura de los cannabinoides se había dilucidado a mediados de los años 60, por el grupo de Raphael Mechoulam en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Pero en aquel entonces se pensaba que los cannabinoides, por la estructura del cannabinoide paradigmático, el conocido más comúnmente como THC, un compuesto tricíclico con una cadena alifática de 5 carbonos y un compuesto, por tanto, altamente hidrofóbico, se intercalarían en donde químicamente están más cómodos en nuestras células; obviamente en las bicapas lipídicas (y para entender esto basta sólo con tratar de mezclar aceite y agua y observar mediante la experiencia qué sucede). Pero que una vez intercalados, los cannabinoides en las membranas celulares, lo que se pensaba es que estos compuestos modularían las propiedades físico-químicas de las membranas; por ejemplo, la fluidez de membrana, que de forma indirecta podría afectar a las propiedades cinéticas y vinculantes de una serie de proteínas de membrana. Y no será hasta los años 90, cerca de treinta años después, cuando se clonen los receptores específicos de membrana. Pero si esto fue posible lo fue porque Lefkowitz lanzó un reto en los años 80 que Kobilka aceptó, y por lo que se les concedió a ambos el Nobel de Química en el año 2012. Porque CB1 y CB2, estos receptores específicos que se han mencionado, pertenecen a la super-familia de proteínas G, que ellos caracterizan. Y Lefkowitz un médico al que determinó el músculo cardíaco… Las notas a partir de ahí se centraban en la vida de Lefkowitz desde su infancia en el Bronx y hasta la concesión del Nobel.

Aunque CB1 y CB2, en este caso, sólo se localizan en un tipo específico de proteínas G, las proteínas Gi, de inhibición de la adenilciclasa. Pero modulando, además, la actividad de distintos canales iónicos de membrana; por ejemplo, y de forma más notoria, los cannabinoides, cuando se unen a sus receptores producen el cierre de los canales de calcio sensibles a voltaje; canales que normalmente median la entrada de calcio en nuestras células, y median de ese modo la producción de neurotransmisores; y, por otro lado, los cannabinoides inducen la apertura de los canales de potasio; y por la distribución asimétrica de potasio en la membrana plasmática de nuestras células, el efecto será el de una hiperpolarización de membrana que es lo que afectaría, primordialmente, a la transmisión del impulso nervioso. Y, luego, el calcio, que es un ión esencial para la fusión de vesículas, lo que va a repercutir, inevitablemente, en la liberación o no liberación de neurotransmisores en la sinapsis. Y las notas remitían, a continuación, a otras vías de afectación… Pero también al hecho de que esos receptores, CB1 y CB2, no están ahí para que los humanos nos coloquemos ni, por supuesto, se coloquen los peces, bajo el mar… ya que esos receptores están presentes en casi todas las especies y que fue lo que los científicos se apresuraron a investigar y descubriendo, entonces, los verdaderos <<ligandos>> de este sistema de comunicación, los endocannabinoides: la molécula conocida como <<anandamida>>, por su enlace y porque su poético nombre, que en sánscrito quiere decir <<embeleso>> o placer interno, deviene de sus efectos. Y el << 2-araquidonoilglicerol>>. Y por lo que se deduce que el <<sistema endocannabinoide>> es un sistema que regula -en pocas palabras- de forma retroinhibidora la liberación de neurotransmisores.

Y luego sí, las notas no dejan de arrojar todo tipo de datos, y motivo por el que decido llevármelas conmigo. Esperando poder dar yo mismo con la persona que aquí las haya olvidado, y que tal vez ese amigo personal de Martín B. conozca… Pero todo esto me parece demasiado crítico e importante para dejarlo en manos de estas señoritas. Y la cuestión es que, hoy en día, hay compañías farmacéuticas que explotan este mercado mientras que la sustancia, debido a las políticas reguladoras de estos mismos mercados, que ejercen presión por todos los medios a su alcance para que la sustancia natural, que no se puede patentar, sea penalizada y su uso restringido en casi todo el mundo; y el cannabinoide sintético no supera, en ningún caso, a la sustancia que produce la naturaleza. Y, por ejemplo, es cierto que a fecha actual, en el terreno del cáncer, existen inhibidores del vómito algo más potentes que los cannabinoides pero ese efecto es sólo uno de los efectos que promueven los cannabinoides. Y es cierto que los cannabinoides inhiben el dolor pero, hoy en día, existen analgésicos más potentes. Sólo que los cannabinoides también son capaces de aumentar el apetito, y aunque también existan potenciadores del apetito más potentes… Aquí lo que vamos deduciendo es que una sustancia ilegal, con la que sólo pueden lucrarse unas cuantas firmas comerciales, es eficiente no sólo para una causa, sino que hasta para cuatro diferentes, porque los cannabinoides también son ansiolíticos. Es decir, si yo quiero emborracharme hasta el límite de ver elefantes rosas como Gainsbourg puedo, pero si quiero otras muchas cosas no. No porque tal vez, entonces, comience a cuestionarlo todo, y si yo me lo cuestiono todo… entonces, qué va a ser de mí cuándo lo haga. ¿Voy a ser el mismo sujeto de control? Pero si ya no lo soy, porque si he llegado hasta aquí eso significa que ya no lo soy.

[UACGU]

https://elespiritudelchemin.wordpress.com/solucionario-de-cahier-ame/

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ”El conocerse es en el Espíritu la existencia”

    H. W. F. Hegel

    Para quien conoce y recorre este camino… resultará relativamente sencillo situarse pero aún así va a chocarse con algunas extrañezas. Y en la segunda lectura, como es lógico, uno querría recorrer la acción de un modo lineal, consecutivo, aunque así se pierda el orden de la casualidad. Ésta que continúa es esa segunda lectura:

    El aliento de Natashia / La salida del albergue de Peñaseíta / El mágico bosque en el ascenso al Puerto de El Palo / Signos en devenir / En el Alto de El Palo la aparición de un viajero / De paso por Montefurado y de camino a Lago / Las confesiones de Robert Walser / Tras la comida, el viajero y el peregrino, se ponen en marcha / La llegada a Berducedo / La peregrina eslovaca / La estrategia del tejo / La llegada al albergue de La Mesa / El trágico accidente / Julien Green / El corazón de Dios / Creer y sentir / Las compañeras de camino / El congreso del Finnegans Wake / El discurso del placer / La pureza de la espiritualidad / El acelerador de personas / La llegada a Grandas de Salime / Los fundamentalismos cristianos / El albergue en Grandas de Salime / ¿Un milagro? / De Malévich y Baumgarten / La caja metafísica / La ayuda necesaria / Del complejo boceto / El beso de Natashia / El asesinato de la peregrina Denise Thiem / La salida de Grandas de Salime / El encuentro con C. S. Lewis, como Clive / Conociendo el amor / La fuerza del eros / La felicidad de la philia / La construcción de la amistad / El conocimiento intelectual de la caridad / La conversión de C. S. Lewis al cristianismo / El sentido del sufrimiento / La comida en A Fonsagrada / De la experiencia en la caja metafísica / Las explicaciones de Ne-Je / La molécula de la fe / El discurso del psicoanálisis según Alfredo Eidelsztein / El discurso del saber según Arturo Frydman / Los destinos celulares y el lenguaje del inconsciente /

    .

    / Atrévete a saber de la excelencia moral / El tacto infinito / Caminando con Diotima de Mantinea / La amistad para Aristóteles y Epicuro / La amistad para Cicerón y Séneca / La Durée de Bergson / Caminando con Guillermo Páramo Rocha / En el nombre de los matemáticos / El caparazón de Reichenbach / La llegada a O Cádavo / Con Alessia de Liubliana / Sin noticias de ellas / El método de C. G. Jung / La alucinación / Caminando con Adrienne von Speyr / De la aporía del instante / Hablando del odio y de Dios / El lenguaje de la palabra pura / La noche del amor perfecto / La despedida de Adrienne / Mauriac, el analista de conciencias / La llegada a Lugo / De la ciudad origen y el experimento colectivo / Los billetes de autobús / Los elohim y la oración incesante / El terremoto de Lisboa y la catedral de Lugo / Los principios del protestantismo / La verdad de Parménides / El despertar con Peter Grimmig / Sensaciones extrañas / La muchacha que andaba descalza / Las aves y las sibilas / El abandono / Los augures de Plinio / Los misterios de Santa Eulalia de Bóveda / Los galiambos de Catulo y el culto de Atis y Cibeles / La llegada a San Román de la Retorta / El homenaje de Luz Pozo Garza / La acogida de los peregrinos / La identidad de Euler / La suspensión de la credulidad / La llegada de la doctora Osip / De las virtudes del cannabidiol / Los factores anti-tumorales de los cannabinoides / Los sueños que se repiten / La inédita creación del espíritu / El método de María Zambrano / La poesía de Arseni y Andrei Tarkovski / La vida en los límites / El perro hospitalero / El destino de Robert H. Blyth / El homo viator de Gabriel Marcel / Caminando con la historia de Martín Barriuso / La justicia de Manuela Carmena / La hora de la política / Un recorrido por la historia / Caminando con Michel Onfray / La llegada a Melide / El papel de la filosofía en el mito / Las ideas revolucionarias de Manuel Castells / Comunidad, inmunidad, religión y umma / El problema del Islam / El Pulitzer de Kevin Carter / El papel del artista y la creatividad / La paz de Sájarov y el mal de Küng / El secreto de Oppenheimer / El Camino de Andoni Moreta / El lugar del psicótico / Los casos de Issei Sagawa y Altusser / Los postulados filosóficos / Lugares comunes / El Reino de Jesús / Fideísmo, deísmo, teísmo y panteísmo / El conocimiento de los cannabinoides de Manuel Guzmán Pastor / Caminando con August Strindberg / La psicosis de Swedenborg / Pasando miedo / El monumento del Monte del Gozo / La llegada a Santiago de Compostela / El comienzo del Camino / La cena en el albergue de Saint-Jean-Pied-de-Port y la partida / El viaje con la española / El final del sueño / Aparentemente sin conexión / La fisiología del sueño / La sonrisa del profeta Daniel [o parámbulo]

    Créditos de este ensayo dramatizado, Libro Tercero [o Primero] de CAHIER ÂME. Todos los que se aportan a través de estos comentarios.

    Manuel Guzmán Pastor / Clemente de Alejandría / Tomás de Aquino / Aristófanes / Aristóteles / Manuel Asensi / Marco Aurelio / Gaston Bachelard / Alain Badiou / Baudelaire / Samuel Beckett / Henri Bergson / Leon Bloy / Bollnow / Borchardt / Jorge Luis Borges / Joë Bousquet / André Bretón / Luis Buñuel / Agustín García Calvo / Giorgio Candoni / Catulo / Julio César / Cicerón / Pablo Coelho / Pablo de la Cruz / San Juan de la Cruz / Eduardo Chillida / Jacques Derrida / Emily Dickinson / John Donne / Meister Eckhart / Alfredo Eidelsztein / Paul Éluard / Epícteto / Epicuro / Esquilo / Filostrato / Otto Fisher / Quinto Horacio Flaco / Michel Foucault / Arturo Frydman / Robert Frost / Ana Goutman / Julien Green / Guardia Pons / Romano Guardini / Heidegger / Helena / Agustín de Hipona / Friedrich Hölderlin / Michel Houellebecq / Janni / Jenofonte / James Joyce / Juliano / Paul Klee / John Lennon / Levin / Henri de Lubac / Gregorio Luri / Martin Luther King / Peter Kingsley / Milan Kundera / Jacques Lacan / Laplace / Leibniz / C. S. Lewis / Locke / Ignacio de Loyola / Maurice Maeterlinck / André Malraux / Gabriel Marcel / François Mauriac / Dmitri Mendeléiev / Xurde Morán / Jean-Luc Nancy / Marie Nöel / Novalis / Teresa Oñate y Zubia / Rudolf Otto/ Guillermo Páramo Rocha / Parménides / César Pavese / Platón / Luis Pimentel / Alejandra Pizarnik / Plinio / Luz Pozo Garza / Giovanni Quessep / Ratzinger / Reichenbach / Renaud / Paul Ricoeur / Silvio Rodriguez / Enrique Rojas / Jean Jacques Rousseau / Carl Sagan / Guillemo de Saint-Thierry / Ada Salas / Singul / Salinger / Séneca / Edmund Spenser / Baruch Spinoza / Suter / Rabindranath Tagore / Tarrida del Mármol / Igor Teréntiev / Thibon / Ricardo Urueta / Vicent van Gogh / Craig Venter / Vico / Robert Walser / Simone Weil / María Zambrano / Andrei Tarkovski / Arseni Tarkovski / William James / Robert H. Blyth / Pável Florenskij / Martín Barriuso / Manuela Carmena / Jean-Jacques Rousseau / Condorcet / Michel Onfray / Antonio Piñero / Manuel Castells / Giorgio Agamben / Roberto Esposito / Vrúbel / Baars / Block / Calmet / Proudhon / Noam Chomsky / Andrej Sájarov / Hans Küng / Daniel Andréiev / La Biblia / La Bhagavad-gītā / Roosevelt / Blanchot / Althusser / Lao Tzu / Buber / Tim Robbins / Aristarain / Loisy / Erasmo / Montaigne / Ana del Valle / Cioran / W. B. Yeats / August Strindberg / Octavio Paz / Dylan Thomas / Lord Byron / René Char / Renard / Schopenhauer / Quenau / Sarraute / Ortega y Gasset / Fidel Fita / Aureliano Fernández Guerra / Bertrand Belin / José Slimobich / Mario Vargas Llosa / Mallarmé / Wittgenstein / / Carlos Paola / Silvia R. Pontevedra / Pablo García Baena / Emilio Olcina / Luis Vivanco / Abdennur Prado / José Lezama Lima / Francisco Pérez Abellán / Torcuarto Fernández Miranda / Romano Van Der Dussen / Proudhon / Gregorio Morán / Reinaldo Teixidor / Michel Onfray / Joan Garcés / Manuela Carmena / Cristina Sánchez / Guillermo Velasco / Francisco J. González Ponce / Aires Augusto Nascimento / Ricardo Alcocer Urueta / José Luis del Barco / Axel Cherniavsky / Feliciano Blázquez Carmona / Teresa Oñate y Zubia / Alister McGrath / Raúl González Salinero / Juan Pablo Martínez / Rolando Picos Bovio / Joaquín Beltrán Serra / Emilio Lledó / Antonio Malo Pé / M. Arnold / M. Nussbaum / Ángel J. Cappelletti / José María Zamora Calvo / Carlos Pereda / Thomas Robinson / Víctor Palacios Cruz / Carolina Pérez / José Manuel Cuesta Abad / Roni Akiki / Ángel Sánchez / Koldo Landaluze / Ángel M. Lorenz Rodríguez / Iván García Sala / Deborah García Bello / Juan Ramón Carbo García / Antonio Bentue / Anne Baring / Jules Cashford / Luz Pozo Garza / M. Albero / Jorge Montenegro Rúa / Emilio Aliaga Girbes / Maurice Blanchot / Gustave Thibon / Marcelo Augusto Pérez / Jacob Böhme / Victoria Cirlot / Cristóforo Gutierrez / René Uribe Ferrer / Carlos Alberto Carbajal Correa / Manuel Mandianos / Ana Goutman / Allan Hobson /

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s