La paz de Sájarov y el mal de Küng


Pero Dmitri Vrúbel dejó firmada otra obra sobre los restos del Muro de Berlín: ‘Danke Andrej Sacharow’. Y aquí, del otro lado del río Catasol, un afluente del Furelos, que es uno de los parajes de este itinerario que logra hacerlo inolvidable y donde me resisto a seguir, sin salvar estos enormes cantos rodados que constituyen la materia de paso, y destinar algunos minutos a embeberme con los reflejos plácidos de sus espirituales aguas.

Sájarov se había convertido en académico cuando apenas tenía treinta años, y momento ese al que se le atribuyen estas palabras:

“Quiero brindar porque nuestras bombas exploten exitosamente en polígonos de pruebas y nunca sobre ciudades.”

Sájarov había estado trabajando contrarreloj para conseguir la Bomba H; porque consideraba que era el equilibrio entre las dos grandes potencias lo que garantizaba que esas armas nunca fueran utilizadas. Mientras que Teller intentaba el diseño conocido como de Teller-Ulam, al otro lado del charco. Ya que Oppenheimer, después de lo sucedido, se había desentendido del proyecto. Y aunque a Einstein quienes fueron a verlo para recabar su ayuda con Roosevelt fueron Leo Silárd y Edward Teller. Y aunque, entonces, lo que se sabía, por los experimentos en Alemania y previos a la Segunda Guerra Mundial, era que la fisión del átomo y la reacción nuclear eran posibles, y que los nazis también estaban trabajando en su propio proyecto del uranio y al igual que los soviéticos. Pero será a Sájarov a quien se le atribuya la primera bomba de hidrógeno a finales de los años 40. Fechas esas por las que conoce a Roi Medvédev, un historiador disidente que será el primero en escribir sobre la verdadera personalidad de Stalin. Y que para Sájarov constituyó una gran revelación, porque como científico lo desconocía todo del sistema del terror que era el Gulag.

Hans Küng dice que la concepción del pecado original es un criterio mitológico. Pero es el criterio con el que se hace referencia a la culpa en el ser humano. Y también al hecho de que puede existir una culpa superior al individuo mismo. Y tanto el nazismo como el totalitarismo de Stalin son ejemplo de ello, de esa culpa que no le pertenece sólo a una persona concreta, sino que se convierte en una especie de poder anónimo del mal que constituye una realidad terrible y donde todos pueden decir: “Yo no tuve la culpa, el que tuvo la culpa fue otro”. Y al final sólo Hitler o Stalin tuvieron la culpa y eso no funciona así.

Y ese fue el proceso que condujo a Sájarov a convertirse en un disidente, y en un colaborador activo de la lucha contra el mal:

 “Es imprescindible para la sociedad recibir y propagar información, la libertad imparcial y audaces discusiones, libertad contra la autoridad y los prejuicios. Esa trinidad de la libertad de pensamiento es la única garantía para que el pueblo no se contamine con mitos de masas, los cuales en manos de hipócritas y demagogos traidores, pueden transformarse en una dictadura sangrienta”.

Curiosamente, el empleo de la palabra trinidad y que tanto llama la atención pero que tan sólo es un fragmento del ensayo ‘Reflexiones sobre el progreso, la coexistencia pacífica y la libertad’, un ensayo del que se venderían millones de ejemplares en Occidente, y del que partieron todas aquellas hojas volantes que muchos, arriesgando su propia libertad y hasta su vida, encolaban por las calles de esa Unión Soviética que se estaba desentendiendo del mal.

Sájarov había sido prohibido y cualquier remanente de fe que pudiera conservar por el Sistema fue destruido entre la Primavera de Praga y la entrada de tropas del Pacto de Varsovia en Checoslovaquia. Luego su mujer, Klava, murió de cáncer pero con esta mujer, pese a los hijos y la prosperidad que habían tenido, no alcanzó la felicidad y se condolía porque sus vidas habían sido vacías. Algo que Yelena Bonner con quien se casó en 1972 mudará, a pesar de lo que muchos dijeron.

Después a Sájarov le concedieron el Nobel de la Paz en 1975 pero afirmar que la guerra contra Afganistán era una aventura criminal lo condujo al exilio en Gorky y a la humillación pública. Y eso algo que la llegada al poder de Gorbachov comenzó a cambiar. Sólo que el pensamiento de Sájarov también lo había hecho. Y cuando poco antes de morir fue entrevistado por la televisión de la República de Kazajistán exhortó a cerrar esos polígonos, incluso; los polígonos que antes había defendido, porque pensaba que los vecinos exponiéndose pagaban un precio demasiado elevado y lo que dijo fue:

 “Espero que el período critico de la historia en el que competimos por la creación de armas de destrucción masiva sea superado por la humanidad. Ese es el examen que ahora pasa la humanidad y el examen que prueba la capacidad de sobrevivir.”

Hay quien dijo que Sájarov fue un verdadero profeta, profeta en el eterno sentido de la palabra; es decir, el hombre que llama a sus coetáneos a la renovación moral en nombre del futuro.

Y a las 9h10min. ya me estoy levantando para irme. Hay muchos mensajes de solidaridad en este punto. Una pequeña mano blanca sobre una mano negra. Y también un BE THE CHANGE pegado al tronco de los árboles.

Después el paso prosigue por el refrescante y candoroso escenario del bosque atlántico. Y en seguida el kilómetro 48 y, a continuación, Raído, algunas casas en el entorno de la campiña. Y hasta que a las 9h25min. alcanzo el andadero de la N-547 que, casi inmediatamente, se abandona en un regreso al campo, donde nos espera algo llamado El Pequeño Oasis, un puesto de frutas en el que se ofrece sellar y en el que el perro, cuya dueña no anda lejos ni lejos de su coche, se acerca confiado y como acostumbrado a esperar lo mejor de cada uno de nosotros. Y que será cuando, poco después, escuche esa voz indignada de la caminante que me precede; indignada y con razón, por la mala baba del ciclista, que se comporta como uno de esos conductores que carecen hasta del más rudimentario civismo y parecen pensar que la carretera les pertenece.

Éste es el kilómetro 46’5 y aunque no hago nada por darle alcance, ella se mueve despacio y se la percibe emocionada; hablándole a una de esas grabadoras como esa que Esva se esmera por colocarnos delante y que dice que es su memoria útil, la que no permite que se le escape ni una sola inflexión de voz, cuando le confiamos nuestros insólitos recuerdos.

Es que todo el mundo se merece otra oportunidad -dice.

Pero aunque a mí no me habría importado que eso lo discutiéramos tampoco ella me dio ocasión. Y cuando, poco después, alcanzamos el área recreativa de Peroxa y me detuve a leer las advertencias ella volvió a sobrepasarme, aunque esta vez a toda velocidad, con una sonrisa y un saludo.

En el concejo de Arzúa es un gusto comprobar que las papeleras y los bidones nos esperan estratégicamente situados. Pero, ¿y ese grito de pánico, qué significa? Es la caminante que corría de ese modo porque experimentaba un apuro fisiológico. Así que se internó por la primera trocha que se le abrió accesible pero dice que de pronto se vio enredada entre gigantescas telas de araña y que frente a eso sabe que nunca dejará de comportarse como una chiquilla temerosa.

Le he preguntado si necesitaba que le proporcionase un poco de intimidad, y ha aceptado mi ofrecimiento sin reservas. Ella está pasando unos días en Santiago pero esta mañana decidió revivir este tramo del Camino para disfrutarlo verdaderamente, porque el día en que lo realizó todo lo que hizo fue andar a las carreras, y sólo para tener alguna oportunidad de hacer noche en Ribadiso, que es algo muy común y que sería lo que deberíamos evitar.

Me he interesado por la habitación que aún podría alquilarme su casera, una peregrina italiana que acoge gente y ella me ha dado su teléfono. El ático se encuentra muy cerca del Seminario Menor y del Parque de Belvis, en la zona de San Pedro. Y ahí nos hemos despedido porque ella va a detenerse en la cafetería a la que nos aproximamos y para mí todavía es algo pronto. Pero eso ha sido justo al dejar atrás el mojón de Peroxa, en el kilómetro 45’5 y poco después Boente de Arriba.

[GCUCC]

https://elespiritudelchemin.wordpress.com/2017/08/21/el-ensayo/

</p

Un comentario Agrega el tuyo

  1. ”El conocerse es en el Espíritu la existencia”

    H. W. F. Hegel

    Para quien conoce y recorre este camino… resultará relativamente sencillo situarse pero aún así va a chocarse con algunas extrañezas. Y en la segunda lectura, como es lógico, uno querría recorrer la acción de un modo lineal, consecutivo, aunque así se pierda el orden de la casualidad. Ésta que continúa es esa segunda lectura:

    El aliento de Natashia / La salida del albergue de Peñaseíta / El mágico bosque en el ascenso al Puerto de El Palo / Signos en devenir / En el Alto de El Palo la aparición de un viajero / De paso por Montefurado y de camino a Lago / Las confesiones de Robert Walser / Tras la comida, el viajero y el peregrino, se ponen en marcha / La llegada a Berducedo / La peregrina eslovaca / La estrategia del tejo / La llegada al albergue de La Mesa / El trágico accidente / Julien Green / El corazón de Dios / Creer y sentir / Las compañeras de camino / El congreso del Finnegans Wake / El discurso del placer / La pureza de la espiritualidad / El acelerador de personas / La llegada a Grandas de Salime / Los fundamentalismos cristianos / El albergue en Grandas de Salime / ¿Un milagro? / De Malévich y Baumgarten / La caja metafísica / La ayuda necesaria / Del complejo boceto / El beso de Natashia / El asesinato de la peregrina Denise Thiem / La salida de Grandas de Salime / El encuentro con C. S. Lewis, como Clive / Conociendo el amor / La fuerza del eros / La felicidad de la philia / La construcción de la amistad / El conocimiento intelectual de la caridad / La conversión de C. S. Lewis al cristianismo / El sentido del sufrimiento / La comida en A Fonsagrada / De la experiencia en la caja metafísica / Las explicaciones de Ne-Je / La molécula de la fe / El discurso del psicoanálisis según Alfredo Eidelsztein / El discurso del saber según Arturo Frydman / Los destinos celulares y el lenguaje del inconsciente /

    .

    / Atrévete a saber de la excelencia moral / El tacto infinito / Caminando con Diotima de Mantinea / La amistad para Aristóteles y Epicuro / La amistad para Cicerón y Séneca / La Durée de Bergson / Caminando con Guillermo Páramo Rocha / En el nombre de los matemáticos / El caparazón de Reichenbach / La llegada a O Cádavo / Con Alessia de Liubliana / Sin noticias de ellas / El método de C. G. Jung / La alucinación / Caminando con Adrienne von Speyr / De la aporía del instante / Hablando del odio y de Dios / El lenguaje de la palabra pura / La noche del amor perfecto / La despedida de Adrienne / Mauriac, el analista de conciencias / La llegada a Lugo / De la ciudad origen y el experimento colectivo / Los billetes de autobús / Los elohim y la oración incesante / El terremoto de Lisboa y la catedral de Lugo / Los principios del protestantismo / La verdad de Parménides / El despertar con Peter Grimmig / Sensaciones extrañas / La muchacha que andaba descalza / Las aves y las sibilas / El abandono / Los augures de Plinio / Los misterios de Santa Eulalia de Bóveda / Los galiambos de Catulo y el culto de Atis y Cibeles / La llegada a San Román de la Retorta / El homenaje de Luz Pozo Garza / La acogida de los peregrinos / La identidad de Euler / La suspensión de la credulidad / La llegada de la doctora Osip / De las virtudes del cannabidiol / Los factores anti-tumorales de los cannabinoides / Los sueños que se repiten / La inédita creación del espíritu / El método de María Zambrano / La poesía de Arseni y Andrei Tarkovski / La vida en los límites / El perro hospitalero / El destino de Robert H. Blyth / El homo viator de Gabriel Marcel / Caminando con la historia de Martín Barriuso / La justicia de Manuela Carmena / La hora de la política / Un recorrido por la historia / Caminando con Michel Onfray / La llegada a Melide / El papel de la filosofía en el mito / Las ideas revolucionarias de Manuel Castells / Comunidad, inmunidad, religión y umma / El problema del Islam / El Pulitzer de Kevin Carter / El papel del artista y la creatividad / La paz de Sájarov y el mal de Küng / El secreto de Oppenheimer / El Camino de Andoni Moreta / El lugar del psicótico / Los casos de Issei Sagawa y Altusser / Los postulados filosóficos / Lugares comunes / El Reino de Jesús / Fideísmo, deísmo, teísmo y panteísmo / El conocimiento de los cannabinoides de Manuel Guzmán Pastor / Caminando con August Strindberg / La psicosis de Swedenborg / Pasando miedo / El monumento del Monte del Gozo / La llegada a Santiago de Compostela / El comienzo del Camino / La cena en el albergue de Saint-Jean-Pied-de-Port y la partida / El viaje con la española / El final del sueño / Aparentemente sin conexión / La fisiología del sueño / La sonrisa del profeta Daniel [o parámbulo]

    Créditos de este ensayo dramatizado, Libro Tercero [o Primero] de CAHIER ÂME. Todos los que se aportan a través de estos comentarios.

    Manuel Guzmán Pastor / Clemente de Alejandría / Tomás de Aquino / Aristófanes / Aristóteles / Manuel Asensi / Marco Aurelio / Gaston Bachelard / Alain Badiou / Baudelaire / Samuel Beckett / Henri Bergson / Leon Bloy / Bollnow / Borchardt / Jorge Luis Borges / Joë Bousquet / André Bretón / Luis Buñuel / Agustín García Calvo / Giorgio Candoni / Catulo / Julio César / Cicerón / Pablo Coelho / Pablo de la Cruz / San Juan de la Cruz / Eduardo Chillida / Jacques Derrida / Emily Dickinson / John Donne / Meister Eckhart / Alfredo Eidelsztein / Paul Éluard / Epícteto / Epicuro / Esquilo / Filostrato / Otto Fisher / Quinto Horacio Flaco / Michel Foucault / Arturo Frydman / Robert Frost / Ana Goutman / Julien Green / Guardia Pons / Romano Guardini / Heidegger / Helena / Agustín de Hipona / Friedrich Hölderlin / Michel Houellebecq / Janni / Jenofonte / James Joyce / Juliano / Paul Klee / John Lennon / Levin / Henri de Lubac / Gregorio Luri / Martin Luther King / Peter Kingsley / Milan Kundera / Jacques Lacan / Laplace / Leibniz / C. S. Lewis / Locke / Ignacio de Loyola / Maurice Maeterlinck / André Malraux / Gabriel Marcel / François Mauriac / Dmitri Mendeléiev / Xurde Morán / Jean-Luc Nancy / Marie Nöel / Novalis / Teresa Oñate y Zubia / Rudolf Otto/ Guillermo Páramo Rocha / Parménides / César Pavese / Platón / Luis Pimentel / Alejandra Pizarnik / Plinio / Luz Pozo Garza / Giovanni Quessep / Ratzinger / Reichenbach / Renaud / Paul Ricoeur / Silvio Rodriguez / Enrique Rojas / Jean Jacques Rousseau / Carl Sagan / Guillemo de Saint-Thierry / Ada Salas / Singul / Salinger / Séneca / Edmund Spenser / Baruch Spinoza / Suter / Rabindranath Tagore / Tarrida del Mármol / Igor Teréntiev / Thibon / Ricardo Urueta / Vicent van Gogh / Craig Venter / Vico / Robert Walser / Simone Weil / María Zambrano / Andrei Tarkovski / Arseni Tarkovski / William James / Robert H. Blyth / Pável Florenskij / Martín Barriuso / Manuela Carmena / Jean-Jacques Rousseau / Condorcet / Michel Onfray / Antonio Piñero / Manuel Castells / Giorgio Agamben / Roberto Esposito / Vrúbel / Baars / Block / Calmet / Proudhon / Noam Chomsky / Andrej Sájarov / Hans Küng / Daniel Andréiev / La Biblia / La Bhagavad-gītā / Roosevelt / Blanchot / Althusser / Lao Tzu / Buber / Tim Robbins / Aristarain / Loisy / Erasmo / Montaigne / Ana del Valle / Cioran / W. B. Yeats / August Strindberg / Octavio Paz / Dylan Thomas / Lord Byron / René Char / Renard / Schopenhauer / Quenau / Sarraute / Ortega y Gasset / Fidel Fita / Aureliano Fernández Guerra / Bertrand Belin / José Slimobich / Mario Vargas Llosa / Mallarmé / Wittgenstein / / Carlos Paola / Silvia R. Pontevedra / Pablo García Baena / Emilio Olcina / Luis Vivanco / Abdennur Prado / José Lezama Lima / Francisco Pérez Abellán / Torcuarto Fernández Miranda / Romano Van Der Dussen / Proudhon / Gregorio Morán / Reinaldo Teixidor / Michel Onfray / Joan Garcés / Manuela Carmena / Cristina Sánchez / Guillermo Velasco / Francisco J. González Ponce / Aires Augusto Nascimento / Ricardo Alcocer Urueta / José Luis del Barco / Axel Cherniavsky / Feliciano Blázquez Carmona / Teresa Oñate y Zubia / Alister McGrath / Raúl González Salinero / Juan Pablo Martínez / Rolando Picos Bovio / Joaquín Beltrán Serra / Emilio Lledó / Antonio Malo Pé / M. Arnold / M. Nussbaum / Ángel J. Cappelletti / José María Zamora Calvo / Carlos Pereda / Thomas Robinson / Víctor Palacios Cruz / Carolina Pérez / José Manuel Cuesta Abad / Roni Akiki / Ángel Sánchez / Koldo Landaluze / Ángel M. Lorenz Rodríguez / Iván García Sala / Deborah García Bello / Juan Ramón Carbo García / Antonio Bentue / Anne Baring / Jules Cashford / Luz Pozo Garza / M. Albero / Jorge Montenegro Rúa / Emilio Aliaga Girbes / Maurice Blanchot / Gustave Thibon / Marcelo Augusto Pérez / Jacob Böhme / Victoria Cirlot / Cristóforo Gutierrez / René Uribe Ferrer / Carlos Alberto Carbajal Correa / Manuel Mandianos / Ana Goutman / Allan Hobson /

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s