Créditos insertos


He querído partir de ese punto porque así fue como decidieron traducir la expresión [Alianza editorial] que Jenofonte utilizaba para referirse a lo bello y lo bueno, a lo que los griegos calificaban como <<Kalòs kagathós>>, o <<kalokaghatia>>, la excelencia moral.

[…]

Pero regresando, ahora, a esas cualidades, la más importante, la <<sophrosyne>>, la cordura, la sensatez, un saber que no lo es de otra cosa sino de sí mismo y de los demás saberes,  y que a la par, ese mismo saber lo es de la ignorancia. Como se hace decir en el Cármides platónico. Y el coraje o la valentía, que era para los griegos la virtud griega fundamental; no retroceder ante la amenaza, el desafío, la dificultad o el dolor [Seligman& Peterson, 2004], y que en el Laques, a pesar de nombrarlo como <<andreia>>, se aplica a veces a las mujeres y también a los animales. Y fue Epícteto, un estoico, el que logró llegar a su corazón, al reconocer que somos como niños que se asustan ante unas máscaras que, una vez que caen, ya no tememos. Y por eso Marco Aurelio, el emperador filósofo, dejo escrito que el coraje consiste en el conocimiento de que nada se debe temer sino el temor. [‘Laques: la dialéctica del coraje’. Ángel J. Cappelletti]

A las 7h35min. alcanzo la gasolinera de Repsol. Y me deleito con esos planos del horizonte naciente. La <<sophía>> y la <<phrónesis>>, el conocimiento de las cosas ”más dignas” y el conocimiento restringido al dominio de las ”cosas humanas”; el saber práctico en la distinción que establece Aristóteles en su Ética a Nicómaco. O la <<sapientia>>, la ciencia de las cosas divinas y humanas, y que Cicerón contrampone a la <<prudentia>>, la ciencia de lo que conviene buscar y de lo que conviene apartarse. [José María Zamora Calvo, de la Complutense].


Errar -piensa Aristóteles- es posible de muchas maneras pero acertar, sólo es posible de una. Y una persona que no carece de <<phrónesis>> debe deliberar correctamente, pero sin excluir las alternativas que le ofrece un vasto horizonte, sobre aquello por lo que la persona tiene que decidirse y que le puede ser bueno y provechoso para alcanzar la <<vida buena>>. [Carlos Pereda, de la Autónoma de México]

[…]

A las 7h50min. el mojón kilométrico número 157’581 a Santiago. Y dos minutos después me pregunto si vamos a suceder a los dos núcleos habitados que vemos desde aquí. Estoy atravesando una vereda de robles y me parece mentira, pero lo que deslumbra entre la no luz de la noche y el amanecer, más que la hierba, que también ayuda con un verde muy fresco, son las hojas de los robles y los helechos cobrizos y lo que más apetece es este ir meditando en silencio, pensando en la justicia, <<dikaiosyne>>, que para el Sócrates de ‘La República’: justa será la persona más experta en hacer las cosas, siendo la más capaz de ello y la que las hace mejor. Aunque también, antes de todo, el buen estado del alma. Y las personas justas aquellas que no hacen daño ni a otros ni a si mismos. Pero en el caso de la lengua griega, la misma palabra que se utiliza para hablar de la virtud,  sirve para hablar de la eficiencia. Por lo que no es extraño que fuese a Sócrates a quien se le haya atribuido la paradoja de que la virtud sea conocimiento; es decir, <<saber cómo>>. Y por eso el ser justo es el que sabe como alcanzar la <<eudaimonia>>, la prosperidad feliz. [Y apoyándome en Thomas Robinson]

2 Comentarios Agrega el tuyo

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s