Adrienne von Speyr y Andréi Tarkovski


En Peñaseíta despierta y cierra los ojos. Cita al Breton y Eulard del ‘Juicio Final’ y experimenta el aliento de Natashia. En La Mesa sale de la cama después de sus reflexiones acerca de la luz y la oscuridad, no ve por ninguna parte a Julien, paga en euros pensando en francos franceses y las conoce a ellas. Hueco en blanco en la siguiente jornada y hueco en blanco también en la siguiente. En O Cadavo ha entrado en contacto con Adrienne de Suiza al paso por aquella aldea. Adrienne mística pero médico. En Lugo, piensa en presagios y desayuna en Canela Bakery Coffee, luego lee el texto del poeta Pimentel en su calleja, aunque le parece escrito en sangre, que lo está porque habla de los muertos de las cunetas… Pimentel que también era médico. Y anda con recelo hasta el Puente. En la salida hacia Melide desde San Román, ha pensado en pájaros y en Daniel, aunque no el profeta, piensa en la noche oscura pero no ve donde detenerse a esperar el amanecer, canta a Bach y canta el canto dels ocells y recita poemas de El espejo de Tarkovski y recuerda haber leído una nota que permaneció colgada en un Instituto de Física o Ciencias acerca de ello… y lo compara con su vida, en la que tampoco hay héroe ni parece existir finalidad alguna. Y en Melide duerme.

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s