Tras las estelas de Espinal


Las estelas habían sido talladas en piedra arenisca y caliza, con cruces griegas, orlas, radios hendidos, flores y pétalos, laberintos, un signo solar, un animal cuadrúpedo y la más singular de todas ellas, una extraña figura humana, que en movimiento, ase con cada mano los útiles consagrados del mago -eso dijo Solange.

Al parecer estas simbólicas creaciones de carácter funerario solían vincularse al nombre de una familia y lo interesante, en este caso, sería dar con los descendientes de ésta. Pero cómo fue que Solange convenció al albanés para que fuera en su busca, eso, yo no lo sé. Lo único, que ella, antes, le hizo volverse a la entrada de Bizkarreta [13], que se introdujo la mano izquierda dentro del guante y lo que le tendió fue lo que me pareció, el arcano que Sacáis puso en su mano.

[SEGUIR LEYENDO]

Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s