Las brujas medievales y los puentes


[28]

En realidad, esas << falsas mujeres hechiceras que llamamos brujas y xorguiñas>> y a las que así se refiere Marcelino Menéndez Pelayo en su ‘Historia de los heterodoxos españoles’ (1880-1882), lo que se creía era que salían volando por la ventana las noches de los miércoles y los viernes, y algunas llegando a cruzar el océano, como sucedió en 1529 cuando una de ellas fue vista en Las Palmas. Brujas que tenían el poder de desatar tempestades y que por compañía frecuentaban la del demonio, a veces<<con figura de cabrón y otras veces con la figura de un mulo grande y hermoso.>> Su caza se inició en España a finales del siglo XV, en Zaragoza.

Y lo recomendable en este punto sería acudir al conocimiento de Javier García Turza, que es doctor en Historia y profesor de historia medieval en la universidad de la Rioja. No por lo que vaya a compartirnos sobre ese licenciado Balanza que por estos parajes anduvo volcado en esas ejecuciones y al que acompañaba su verdugo. Sino porque, con un lenguaje exquisito, es capaz de descubrirnos todos los secretos de la construcción de estos puentes medievales, desde el deseo mismo de espiritualidad que convivía con aquellas otras necesidades del temeroso mundo que poblaban estas gentes pero igual de fundamental.

Enumeraré -para abrir boca- algunos de esos conocimientos que él destila: el río como el mayor impedimento inimaginable, los diferentes materiales que emplea el constructor medieval frente a la depurada técnica de los ingenieros romanos, la durabilidad de las reparaciones, la carencia de estudios de hidrodinámica, la importancia de las cimbras o andamiajes, el sacrificio -sí, como se lee y pone el ejemplo de la Bretaña francesa, un niño o a uno de los obreros- y las leyendas relacionadas con los pactos con el diablo. Los portazgos, los gremios y su conformación, el vano y el arco. Y que al final alcancemos Pamplona y su puente de La Magdalena sabiendo que tiene tajamares triangulares contra la corriente para abrir las aguas y evitar qué cosa, y al otro lado para contrarrestar las turbulencias.

GUÍA SURREALISTA DEL CAMINO

Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s