De la jornada tercera


Salgo veloz porque soy el último en llegar al Valentín, que es tienda, la carnicería Arrieta, y que es bar y que nos han recomendado en el Gau-Txori para dejar Zubiri habiendo desayunado con contundencia. A solas, cuando me han dejado en la habitación, compruebo que el hexagrama es otro y que la cuerda que está vibrando es otra pero también aliviado cuando comienzan a aparecer las imágenes, la oca que avanza poco a poco hacia la roca y las palabras: ”Comer y beber en paz y concordia. ¡Ventura! La roca es un sitio seguro, junto a la ribera.”

[SEGUIR LEYENDO]

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s