De la goura victoria y otras aves


[25]

Nueva Guinea o donde los hombres van desnudos y siguen haciendo fuego como en la edad de piedra, matándose con arcos y machetes y donde el canibalismo todavía es una realidad.

En Nueva Guinea hay más tribus que en ningún otro lugar del mundo, ochocientas o más que hablan ochocientas o más lenguas. Una tierra donde los ríos salvan desniveles muy importantes y los trekking son durísimos, con sus montañas prácticamente verticales. Pero tanto el sacrificio como el esfuerzo -para los amantes de estas especies- queda recompensado cuando se encuentran con esas aves que elaboran un jardín y lo decoran para atraer a la hembra. Y siempre con los mismos colores y siempre con las mismas formas. Y si cerca hay asentamientos humanos incorporan, con su extraordinario sentido estético y combinatorio, todo aquello de lo que los humanos nos desprendemos, como pueden ser las tapas o las chapas. La goura victoria, el martín pescador de la isla perdida y las espectaculares aves del paraíso. Más en concreto, el ave del paraíso republicana que han tenido el gozo de ver poco más de un par de centenares de personas en el mundo, porque habita en dos islotes muy remotos de la parte occidental de Papúa Occidental, el momento cúspide de una vida, un pájaro del tamaño de un gorrión que brilla en la oscuridad. Y que a cualquiera de nosotros nos estremecería.

GUÍA SURREALISTA DEL CAMINO

Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s