La llegada a Burguete


Y aquí damos con el tejido ganadero de la zona y, a continuación, con la carretera. Pronto el primer supermercado, éste aún cerrado y, ahí, un nuevo desvío, donde algún peregrino que ocupa las mesas sonríe con su pan, su navaja y su queso. Debo llevar andados poco más de dos kilómetros pero poco después ya es por el arcén de la calzada. [7]

[SEGUIR LEYENDO]

Un comentario Agrega el tuyo

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s