La misa del peregrino en Roncesvalles


Y si una ventaja tiene el encontrarse uno en un momento dado solo es que siendo un poco delicado, a pesar de que en la Colegiata no cabe ni un alma, en el segundo de los bancos los españoles haciéndose los holgados guardaban un sitio para mí. Susana me mostró su sonrisa más deslumbrante y en mi oído dejo caer lo segura que se sentía de que yo iba a llegar.

Difícil dar testimonio de tanta compartida emoción pero no así de tanta ignorancia. Más adelante muchas otras personas comenzarán a hacerme notar que algunos nos llamamos católicos sólo porque somos cristianos culturales. Pero esta tarde ni siquiera sabré qué hacer si no miro a los otros y sigo su ejemplo. Experiencia sobrecogedora oír los cánticos de los canónigos por entre las arcadas góticas de la morada de Dios en el Pirineo navarro. La Salve a Santa María como me explicará más tarde Rafa, al hablarme de la obligación del ermitaño de hacer sonar la campana en la noche.

La homilía, una plática sobre el Camino y las mochilas que abruman nuestras espaldas durante tantos kilómetros y el sacramento de la eucaristía, el pan que comemos que es el cuerpo de Jesucristo, el anuncio del Evangelio llamando a la esperanza, consolando, iluminando, cumpliendo la ardua tarea de educar a los demás, con coherencia, para que no nos cueste reconocer la palabra de Dios en la envoltura del habla humana.

Nos piden que nos demos la paz y que nos acerquemos para despedirse de nosotros con un rito que se celebra desde el siglo XI, en español y en francés. Pero también escuchamos las bendiciones en italiano, en portugués, en alemán, en inglés, en polaco, en japonés, en euskera… y allí estábamos desde Alemania, Australia, Dinamarca, Francia, Finlandia, Gran Bretaña, Holanda, Hungría, Irlanda, Italia, Noruega, Polonia, Suecia, Suiza, Austria, Corea, Sudáfrica, Argentina, Brasil, Canadá, EEUU, Andalucía, Asturias, Islas Baleares, Castilla-La Mancha, Extremadura, León, Cataluña, Valencia, Madrid, Palencia y La Manga.

[SEGUIR LEYENDO]

Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s