Los mudras


Dormía, dormía y soñaba, que la vida no era más que alegría. Me desperté y vi que la vida no era más que servir. Y el servir era alegría.”

Y esa fue la iluminación con la que nos orientaba Rabindranath Tagore. Entonces, nos pidió que nos preparásemos para dormir, que nos lavásemos los dientes y dispusiéramos las cosas para regresar a la cama en silencio… evitando molestarnos los unos a los otros…. Todos realizamos el gesto de Namaste, el reconocimiento de lo sagrado del otro, y repasamos nuestros mudras, el Ajali-mudra, el sello o saludo del corazón, el Hakini-mudra, el mudra de la concentración, el Usha mudra, la gran paz, y el Pushpaputa-mudra, que abre los pensamientos hacia la felicidad… y cuando regresamos Manoj nos esperaba con el Dhyani-mudra, el mudra de la meditación, mientras nos disponíamos en semi-círculo, tras habernos hecho cargo cada uno de encender las velas de nuestro chakra simbólico, a excepción del último, el hacha frente a Manoj.

[SEGUIR LEYENDO]

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s