La magia


Poco a poco, éste y aquéllas se levantaron y nos dejaron, y Nelson le tendió la mano a Helga para ayudarla… Esa madrugada ambos se iniciaron en la vía del tantra, la vía que sacraliza los sentidos, y yo descubrí que eso era lo que me había sucedido a mí aquella madrugada con Carmen. A quien recordé porque estaba en lo cierto, al advertirme de que no debía confundir el intrincado entramado lógico de nuestra naturaleza, y los intríngulis de la tecnología, con la magia; ya que sólo sería lícito hablar de magia cuando de lo que se tratara fuese de la poesía del corazón, instante y momento, en el que al reconocer esta última ya nunca tendería a confundirla con la primera ni con su posibilidad.

Yo también me incorporé y dejé a Manoj cubierto por el silencioso manto de la noche.

[SEGUIR LEYENDO]

Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s