De la jornada primera


Temprano nos han informado los de la oficina del peregrino, que la ascensión por la ruta de Napoleón, debido a las previsiones meteorológicas con aviso de tormentas de fuerte aparato eléctrico y granizo, era absolutamente desaconsejable. Pero a ninguno de los otros pareció preocuparle que Manoj no se encontrara en el albergue cuando los demás nos levantamos.

[SEGUIR LEYENDO]

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s