La ida de la olla


El día 19 no te escribí porque era el día de la liberación. Lo hice la tarde anterior hasta que me harté, desvariando todo lo que no me había consentido desvariar en los últimos dos o tres años…

El día 19 salí dispuesta a dar un largo paseo y los pies me condujeron primero hasta Arnao, por esa peligrosa carretera y luego hasta Santa María del Mar.

Lo que no puedo omitir es que ahí ya me había ido de la olla y la realidad dejó de parecerme la realidad, demasiado limitada para serlo.

En Arnao ya había decidido que con quien quería vivir era con Cospedal, en su cigarral de Toledo y custodiada por Paco, el policía nacional al que conocí justo allí. Pero es que tenía un plan para salvar al mundo, así que era lógico que me considerase muy valiosa. ¿Cómo a nadie podía habérsele ocurrido algo tan sencillo?

Hoy esas cosas siguen pareciéndome de sentido común pero entiendo que los líderes mundiales se coloquen en el centro del rebaño y hagan lo que sea por sentirse blindados. El pueblo esto no es capaz de verlo, que el líder es el que tiene que garantizarle al pueblo un mundo en paz, y no al revés. Y luego está lo del sentido de pertenencia… como nos desnaturalizan para que no experimentemos lo que somos incapaces de no experimentar…

Y las experiencias con los perros… bueno, yo suelo hablarles a los animales y no suele costarme entenderme con ellos por medio de los afectos. Y así hasta que en Santa María me encontré con las pintadas en su puente… ¿Quién podía darme un nombre tan maravilloso sino tú? Pillow. Te amo. Siempre.

Pues una tarde maravillosa la que aquí pasamos con Krishnamurti. Como yo vivía así, decidiendo en qué invertía mi tiempo en cada momento. Nunca he trabajado. No sabría en qué trabajar. Todo lo experimentaría como una obligación odiosa. Soy una inadaptada. Y eso no tiene remedio. Pero lo que hacía por amor al arte sé que lo hacía condenadamente bien. Y eso es lo que me gustaría recuperar. Mi satisfacción por una vida que era la mía y no la de nadie. Y eso es todo por ahora. Aunque no sé si habré sabido explicarme bien.

Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s