El lado oscuro de Gandhi


Helga nos estaba explicando que Gandhi había iniciado el camino de la santidad a la edad de 37 años, cuando durante su estancia en Sudáfrica anunció su celibato perpetuo, ya que sólo dominando sus propios deseos podía servir de la mejor manera a la humanidad, que será cuando Nelson la contradiga, y primero le hable de esas cartas que Gandhi le escribe a Hermann Kallenbach, un arquitecto alemán, al que conoció en 1904, y por las que el gobierno indio pagó más de un millón de euros para impedir que salieran a la luz, por mediación de la subasta de Sotheby’s, y donde Gandhi le expresa a Kallenbach que ha tomado posesión de su cuerpo y que eso suponía para él una verdadera esclavitud, o que no podía imaginarse ya la relación entre un hombre y una mujer. Pero la homosexualidad ha sido delito en la India hasta el año 2009. Y Gandhi no sólo experimentó esta atracción por Kallenbach, sino que más adelante hablaría de un matrimonio espiritual que había contraído con Saraladevi Choudhuran, una activista bengalí, con la que pasaba mucho tiempo y que despertaba intensos celos en las otras mujeres del ashram, la comunidad que Gandhi formó y en la que se seguían las reglas que él había impuesto. Pero lo más escandaloso fue descubrir que la historia de Kawabata, la historia que se cuenta en ‘La casa de las bellas durmientes’ y que protagoniza el viejo Eguchi, no era menos real, y Gandhi compartió la cama con menores de edad desnudas, sus propias sobrinas-nietas, para sentir calor en las noches de invierno y por continuar sus experimentos con la verdad y la brahmacharya, el celibato. Explicando que sus eyaculaciones espontáneas eran la señal del triunfo del espíritu sobre la materia. Helga se había ido quedando muy pálida pero en ningún momento dudó de que Nelson estuviera mintiendo. Y creo que lo que más daño le hizo fueron las dos sentencias que Gandhi pronunció acerca de los negros y que ella no conocía, que los negros sólo están un grado por encima de los animales, y lo siguiente: ”Puedo tolerar que los blancos me traten mal pero que me pongan al nivel de los negros me parece intolerable.”

[SEGUIR LEYENDO]

Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s