El inicio de la segunda parte de Cahier Âme


Helga, Nelson, Manoj y yo hemos decidido que aunque sólo somos cuatro, por si acaso, vamos a esperar por el doble de compañeros, por si ellos llegasen por otro medio, más tarde. La idea, si he de ser sincero, surgió de Manoj que debe ser clarividente. Manoj viste una kurta dorada y unos churidars negros pero va descalzo como Mme. Sinanian por la calle y dice que eso tiene una razón, es la forma correcta de absorber la energía telúrica. Nos hemos llegado hasta una tienda y hemos comprado nosotros mismos todo lo necesario y nos hemos dispuesto a cocinarlo, mientras Helga y Nelson se entregan, con sus agudos intelectos, a una partida de ajedrez. Helga se apellida Kähler y es hija de un matemático. Es profesora de historia en Ulm, la ciudad de la catedral más alta del mundo. Nelson, Masekela, profesor de filosofía en un colegio de Johannesburgo, su ciudad natal, la ciudad más poblada de Sudáfrica. Y Manoj Satyarti, sacerdote vaishnava de la orden de Madhwa Charia, su fundador, en la ciudad de Visakhapatnam, en el estado de Andhra Pradesh, que para interrumpir la disputa que se ha generado entre Helga, gran admiradora de Gandhi, y Nelson, por la no concesión del premio al que ella considera el hombre perfecto, ha comenzado a hablarnos del templo de Tirupati, sobre la colina de Tirumala, la séptima cumbre que representa las cabezas de Adisesha, y templo el de Sri Venkateswara que se dedica a la devoción a Maha Vishnu, que es el avatar al que los puranas asocian al lugar.

[SEGUIR LEYENDO]

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s