A veces,/


como en el Camino de Madrid,/ iba por los senderos embriagada./ Por el aroma que,/ palabra que falta./ Pero cuando le preguntaba a los otros,/ por lo que habían experimentado en esos mismos tramos,/ lo que faltaba era el perfume de la embriaguez./ Para ellos,/ para mí no.//

Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s