XEPLION


No puedo escribir como antes porque me drogan con Xeplion 200 mg y Depakine. Tomé un tóxico la madrugada del 25 de enero: tintura de tejo. No sé si quería morir pero si intentarlo a través de la ”eleutheros”.

La experiencia fue flipante. Caminé hasta Piedras Blancas pero luego varié el rumbo y terminé en la playa del Cuerno de Salinas. Y ¡qué momento! y ¡qué instante abrumadoramente placentero! El gozo era eso pero el final no llegó.

Me da pena molestaros con lo que bajo estas nuevas condiciones soy capaz de producir.  Lo más nefasto. Los dedos no me responden y al teclado menos. Me han dejado inservible para la vida intelectual pero mi tratamiento va a asegurarle a la marca Xeplion mucho dinero mensualmente. Así que (yo) la que no producía, al menos, ahora, es una nueva consumidora de la industria farmacéutica. ¡Viva la libertad de expresión!

Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s