¿Qué es posible para ti si eres asperger?


9. A la altura de Tres valles

.

“ Con 18 años. Había empezado a ir a psicólogos desde que tenía tres años porque mis padres notaban que era diferente y que no me relacionaba con los otros niños. El diagnóstico me lo hicieron en una clínica privada llamada Deletrea. Todo empezó porque un día mi tío estaba viendo la tele y salió un chico con Asperger hablando. Llamó a mi madre Luisa y le comentó que el chico le había recordado mucho a mí. Mi tío había apuntado el nombre y el número de teléfono de la asociación y se lo dio. Ella habló con la madre de este chico y según le iba contando las cosas se daba cuenta que era igual que yo. Cuando colgó el teléfono empezó a llorar de satisfacción porque por fin sabía que existía más gente como yo, y que había una denominación para lo que tenía. “

“ Es una dificultad para relacionarse con personas en general y, sobre todo, de tu misma edad. Yo no lo veo como un problema, ni como un trastorno, ni una patología ni una enfermedad. Lo veo como una manera diferente de percibir la sociedad que te rodea. Más que una discapacidad, yo lo veo como una excentricidad.”

“ Se sufre mucho desde el punto de vista socio-emocional porque parece que no encuentras a nadie con quien compartas tus gustos, tu forma de pensar, tu escala de valores. Veo la forma de vida que llevan la mayoría de los jóvenes, incluso la gente de mi edad, y pienso que no tengo amigos porque a mí no me gusta lo que hacen. Tengo otra manera de pensar y de divertirme; otros intereses. “

“  Cuando eres niño tienes mucha más imaginación que cuando eres adulto. No tenía amigos, pero no tenía sentía necesidad de tenerlos. Iba solo en el patio hablando, pensando en mis cosas. Luego, en la adolescencia, cuando comienzas a tener uso de razón y empiezas a sentir esa especie de atracción sexual, cambia. Quizás la etapa más dura para un asperger sea la pubertad. Aunque también la edad adulta puede desconvocar en trastornos de ansiedad o depresión.”

“ Yo pienso que la discapacidad no la tengo yo, sino la sociedad en general que ha establecido una serie de estándares y normas de relaciones sociales que todo aquel que no las cumple o que no está de acuerdo con ellas se le rechaza y se le hace sentir que es un bicho raro. Es una sociedad muy poco sensible a la hora de aceptar que tiene que haber gente diferente, que no todos podemos ser iguales. Los grandes filósofos ya desde la antigüedad en Grecia daban la sensación de que nadaban a contracorriente y de que se daban cuenta de cosas que los demás no veían. Los asperger en cierto modo podemos ser filósofos sociales porque vamos a contracorriente. Todo el mundo hace esto, pero ¿por qué todo el mundo hace esto? ¿Por qué no puede haber gente que haga otra cosa? Es decir, ¿de dónde surgen esas normas y esos convencionalismos? ¿Cómo distingues tú entre un amigo y un desconocido? Si yo soy una persona abierta, ¿por qué no se me puede respetar como soy?”

“ Yo intento adaptarme a la sociedad que me rodea, pero hasta cierto punto. La sociedad que me rodea no es que no la entienda, es que no la comparto.”

*FUENTE

 

.

Número 98 de la & POEMA-TURA

.

.

.

.

Twitter de María Camín

[los anuncios que se vean a partir de estas líneas serán una penalización que me impone el sistema por no pagar para que se me retiren]

 

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s