EL CAMINO DESDE GIJÓN DE ALVARO MÖO


.

Este es el camino de un peregrino joven pero también se podría decir que es la antítesis del camino poético anterior, del bellísimo camino de L. Zinner; tal vez porque los objetos de la subjetividad son la antítesis: el Camino, el sujeto que camina el Camino. Con Álvaro Möo me encontré en algún día de la semana pasada. Y aquí aparece su edición tal como él la ideó pero yo parto, al igual que en el camino de L. Zinner, de la misma ciudad, la ciudad que habito. No, por lo que le sucedió a Álvaro Möo aquí, sino porque él llama a este comienzo el comienzo del verdadero camino.

.

.

.

.

.

8 Comentarios

  1. Y ahora mismo conozco el camino de Lucy N.

  2. Esta gente asegura haber visto un lobishome en la noche…

    Camino del Norte. El reencuentro // The North way to Santiago. Rediscovering

    1. Yo creo que Álvaro es un tipo de tópicos. Pero poco importan los tópicos de los tópicos. Lo que importa es aprender incluso de ellos. Y a mí su ausencia de pensamiento en ese instante me guió y evitó que pudiera sucederme lo mismo. Iba con más cuidado porque no comprendía cómo era que él no había encontrado aquello de lo que iba en busca, o nos dice que de lo que iba en busca…

  3. En Castañeras, después de Novellana y antes de Santa Marina, la desviación al Camino y a la playa

    DSC_0170

    Así que nos desviamos, porque la etapa sólo tiene demasiado asfalto si no sigues las flechas. Si no es un rompepiernas que va salvando los barrancos de las curvas kilométricas..

    DSC_0177

    Pero en este instante… no seguimos las flechas, sino que seguimos de frente un tramo corto por la carretera hasta que damos con el acantilado que desciende hasta la playa del silencio por su propio sendero desde la rasa costera…

    DSC_0178

    Y por fin el Silencio

    DSC_0189

    Pero aún hay más… hay una cala en la que los peregrinos dejan sus milarios. Pero para alcanzarla hay que tomar el desvío del Camino tras Ballota y dejar atrás la carretera, con sol, la aventura se presenta apabullante. El descenso es favorable pero el ascenso posterior es de vértigo…

Los comentarios están cerrados.