PRECIO DEL BILLETE, PARADAS Y HORARIOS DEL AUTOBÚS A MUXÍA / SANTIAGO DE COMPOSTELA [Empresa Ferrín]


Bar noche y Día Muxía en el Puerto

La parada en Muxía, es justo ahí, frente al Bar Noche y Día, en el puerto.

El precio del billete son 7’90 € [ida y vuelta no lo sé exactamente pero poco menos]. En el año 2009, era de 6 euros.

La otra parada en Santiago, si no se quiere andar hasta la estación de autobuses es en el camino nuevo a la salida del Campus Sur.pero yo desde aquí no puedo situarlo en ninguna parte. Así que modificaré, si acaso, la entrada al regreso.

Y los horarios son estos:

capture-20150707-090550

http://www.grupoferrin.com/

.

.

EXPERIENCIA PEREGRINA:

En Negreira tenemos que dejar el autobús que tomamos en Muxía para hacer trasbordo. Tampoco Sylvia y yo nos sentamos esta vez juntas. Cerca pero cada una a nuestro aire. Yo vuelvo a poder ocupar el primer asiento, en la ventanilla contraria a la del conductor. Una mujer sube, no sé si ahí mismo o en alguna parada cercana. Pero comenzamos a hablar. Resulta ser la madre de Suso de Vilaserío. No dejo de sorprenderme por la cantidad asombrosa de paralelismos que se suceden. ¿Sabré vivir a partir de ahora (o pronto) sin los paralelismos del Camino?

La madre de Suso acaba de contarme que su viaje a Santiago es por motivo de una revisión médica… Entonces hablamos de mí: ¿dónde están las preocupaciones de mis tumores? En ningún lado. No tengo ese tipo de preocupaciones. Pero hablamos de su hijo; ella cree que yo puedo haberlo conocido si es que he sido peregrina al Finisterre… <<Hombre, Suso, y usted la madre de Suso>> -respondo yo, dándome cuenta de quién me habla. <<¡Ah, pues dele recuerdos de la peregrina a la que la otra noche intentó convencer para que no caminara bajo las estrellas>>

.

Sello de VilacerioY le enseñé, ahí, la anotación del ‘Bar Herminio’ con el sello de <<A Nosa Casa>>. Eran las once y veinte post meridiam. Y la nota continuaba: y hemos llegado a Vilaserío. Suso tras la barra. Nos quiere convencer de que caminemos de día…

La única opción de Navarra, la última opción de que alguien me hiciese entrar en razón… había sido Suso. Suso recordaría mi entusiasmo inexpugnable, sin ningún género de dudas. Y es que cuando una es una jodida entusiasta es una jodida entusiasta y no hay manera de curarla de sus periódicos entusiasmos. Y por encima le conté a su madre lo que había sucedido. En parte Suso llevaba toda la razón. El Camino seguro que era más bonito de día y estaba hecho para recorrerlo de día. Pero a las personas se nos conocía en el límite, el tipo de individuo que éramos. Y yo necesitaba, entre algunas otras cosas, salir de la zona de mis vacilaciones. ¿Era Navarra, mi último y real entusiasmo, el hombre por el que debía luchar en la Vida?

Luego con Sylvia seguiría hablando de esto mismo. En una cafetería cercana a la estación de tren. Donde ambas nos bajamos al tiempo que me despedía de la madre de Suso. Más preocupada la buena mujer por mi pelo que yo misma. El conductor del autobús no pudo evitar que le entrara la risa, ante la prosaica pregunta de la señora mamá de Suso de Vilaserío

.

.

.

.

.

Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s