Estella, la biodiversidad y las obsesiones


Fuente en Estella

.

Así que la fuente y el descanso frente a  ella estuvieron bien. Una estrella de ocho puntas. Algunas fotografías que nunca llegaré a ver. Y eso que Gonzalo me toma la dirección de correo electrónico para enviármelas. Sin embargo, ahí ya descubro quién es María, la asturiana; nada que ver conmigo. Ellos una pareja encantadora, y yo una borde individualista, que no tiene ninguna intención de dejar de ser precisamente eso: una borde individualista, aunque de buenas a primeras, por el talante social, es lo que menos parezca. Ellos peregrinos de largo recorrido, ya llevan caminando más del mes y vienen de Le-Puy-en-Velay, el inicio de la vía podensis. Y también conozco a las de Logroño, dos amigas o hermanas montañeras, que llevan hasta guantes, todas equipadas, con equipo de montaña, y yo que voy más bien hasta escasa y me estoy licuando con el sol.

.

Peregrinos en Estella

.

Hay un asunto que no he mencionado. Navarra es un amante de los perros. Con todos los perros que nos hemos encontrado se ha detenido, a decirles algo, a acariciarles. A mí me gustan los animales, todos los animales: caballos, perros, focas, nutrias, gorilas, gatos,  incluso, menos las cotorras que me sacan de quicio, los pájaros… Cuando era pequeña quería tener un perro, por supuesto, como casi todos los niños. Pero me conformé con patos, con grillos  y angelitos, que ya sé que son insectos… Pero a Navarra le gustaban sólo los perros, aunque no se me ocurrió pensar que con esa sonrisa tan admirable fuera una de esas personas que aman a los perros y luego tienen problemas para amar o amarse con los demás seres humanos… Sí, ya sé que existen muchas personas así y que yo fui una de ellas, por eso sé de lo que hablo…

Una vez quise mucho a una gata, y puede decirse que hasta me enamoré. Estudios científicos demuestran que un cerebro enamorado  tiene casi todo en común con la química de un cerebro que sufre un trastorno obsesivo-compulsivo… El caso es que me las había apañado muy bien para proteger ”mi corazón” frente a otro ser humano, para no consentir que nadie llegase a tocármelo, y por tanto a hacerme daño realmente… y estoy hablando de individuos ajenos a mi familia biológica, pero con la gata me relajé y no establecí el mismo tipo de barreras… Buff, lo que se desencadenó en mí cuando estuve a punto de perderla… Afortunadamente aprendí mucho de esa experiencia. Y lo primero que aprendí fue que ni los animales son sustituibles. Es decir, si te enamoras te enamoras… y por muchos gatos u hombres que te agencies… si eso no te tiene que suceder no te sucede, aunque tú te empeñes. No te puedes enamorar de cualquiera. Yo no podré enamorarme por muy atraída que me sienta por ti… y por mucho apego que genere en un momento dado hacia ti… si mis ideales no son compatibles con tus ideales. Pero claro, yo soy una idealista y si tú eres sólo un amante de los perros y no de los ‘homosapiens’ en particular… tú y yo ya somos antagónicos. Sin embargo, si te gustan los animales en general, y quien dice animales dice la biodiversidad de la Naturaleza… ya tendremos algo importante que ver. ¿Se entiende?

.
.
.
ARTE HABITANTE

.
.

Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s