De los cuentos que antes de contarlos nos hemos contado a nosotros mismos


Calle de Estella

.

Navarra se hendía en la Naturaleza. Se subía literalmente por las paredes del Camino y frotaba, delicadamente pero con vigor, sus manos contra las plantas aromáticas: la lavanda y el tomillo. Luego te las ofrecía. Le vi hacer ese gesto multitud de veces. Y ese gesto me hacía desear ser planta para ser refregada contra sus manos.
Sello del albergue de EStellaAsí que nos dan dos literas superiores pero pegadas una a la otra, la 29 y la 31, y yo pienso que si vuelve a darme el mismo miedo a caerme, que en Roncesvalles, puedo preguntarle a él, con toda tranquilidad, si le importa que me pegue mucho a su cama, igual que hice con la mujer del sombrero…

María, la asturiana, duerme abajo, suyo, y su compañero, Juan Manuel, de mí. Y estos si les conoces te encantan porque se les ve una pareja maravillosa, y se percibe en ellos que se hacen muy felices estando juntos. Pero tú, ¿estás pensando en el lobo en ese momento? Pues no. ¿Y en qué piensas? En que hay una larga cola para la ducha pero que a ti no te importa, y en que sabes que María y Juan Manuel se conocieron en Londres y se enamoraron, porque te lo ha contado el militar. ¡Como vuelan las noticias! -te contesta ella. De verdad que es encantadora. Se la ve sana mires por donde la mires, y a su pareja ídem. Tú que ya te has conseguido tu camita, como la llamaría ricitos de oro, y en vez de sus cerditos, te han acostado al lado de un chico guapo. Y ya sabes su edad pero te sigue pareciendo muy joven, y salís juntos a fumaros un cigarro, y alguien te toma el pelo, y tú que eres muy inocente, porque siempre tiendes a hablar en serio, y por eso a ser de confianza, ni te das cuenta; aunque, para lo que te inquieta.

_13576015_081c658b

*Imagen tomada del Diario de Navarra

Y Navarra te dice que hace no demasiado estuvo paseando por esa calle, y tú miras a los balcones del albergue y ya ves como se van coloreando con toallas que se secan, y la calle es estrecha y podrías pertenecer a ella desde hace casi mil años. Navarra entonces tenía una relación, y ya ha comenzado a sincerarse contigo. Entiende que te supone maravillosa, lo ha escrito en su cuaderno. Y tú no lo sabías pero lo sospechabas, porque ya has decidido que vas a ser realmente comprensiva y maravillosa con él. De todas formas, siempre lo eres.

.

Sobre las aguas de Estella

.

Y a ti, por su tono, ya te está dando así como pena, es decir, que Navarra, además de ponerte, te conmueve. Y las puertas se te están abriendo más, sin querer o queriendo, porque no puedes evitarlo, y yo creo que eso es el Camino, pero como estrenas sentimientos… Y eso es lo importante. No sabes que Navarra es de esos que se han currado mucho los papeles de si mismos, todavía no te imaginas como funciona su mente, le encuentras tan natural, tan masculinamente natural, que no puedes imaginar que lo que te dice: <<Yo tengo la sensación de conocerte desde antes>>. O,<<¿tú crees en el destino>>. Son frases  ensayadas de guión cinematográfico, que Navarra va  a poder repetir muchas veces a lo largo de su vida, resultando siempre tan convincente como la primera vez, porque ya lo sabes, el carisma es eso, ”esa magia tan especial”, algo que se puede practicar y luego si la Naturaleza ha sido generosa contigo… dotándote de talentos y atractivos… qué suerte vas a tener. Sobre todo conmigo, que no te voy a cobrar ningún precio por este ensayo… aunque estamos hablando sólo de lo que tú vas a pagarme… y no de lo que a partir de ahora… yo te deberé.

.
.
.
ARTE HABITANTE

.
.

Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s