SANTA MARÍA DE EUNATE ( la iglesia, la casa de Onat, el sello de la credencial, los muros, el ritual y la simbología). LA NAVARRA DE LINTERNAS Y LAS CAPILLAS FUNERARIAS


.
.

Eunate pintada por Antón Hurtado

Ermita de Ntra. Sra. de Eunate , pintura de ANTÓN HURTADO

.

Sobre el octógono, la planta de Eunate, hay que añadir que:

.

<< Las fuentes bautismales tienen a menudo esta forma octogonal en la base, o se elevan sobre una rotonda de ocho pilares. La forma octogonal simboliza la resurrección, mientras que el hexágono sería la cifra de la muerte, según la simbólica cristiana de San Ambrosio, heredada por otra parte de la simbólica antigua. El octógono evoca la vida eterna que se alcanza por la inmersión del neófito en las fuentes bautismales. El plano hexagonal que se adopta a veces insiste sobre otro aspecto del bautismo, el entierro del ser del pecado en su tumba, preludio de su renacimiento como ser de gracia>>

DICCIONARIO DE LOS SÍMBOLOS

.

.
Santa María de Eunate

.
.
Todo era solitario pero para tu disgusto y sorpresa, ves, a lo lejos, todavía, como va llegando gente, coches que van aparcando antes que tú, y aquello se va llenando, y de repente Eunate está al otro lado de la carretera y todo lo sagrado que sentiste en la distancia, ante ella, lo percibes profanado, por esa carretera misma, incluso por el albergue ”hospitalario”, el edificio de piedra, que hay al lado. Será algo transitorio pero lo experimenté. Allí sí. Allí me molestó que el Tiempo existiera, y que los siglos hubieran transcurrido en forma de progreso.
.
El Hospital de Eunate
.
.
<> -escribe Silesius. Dicen que fue una enigmática reina quien mandó construir esta capilla (S.XII). La capilla tendría un fin funerario, servir de sepulcro a sus restos… Los registros históricos dan fe de la existencia de una cofradía de Onat, ya al comienzo del siglo XIII. Veneras y huesos fueron desenterrados aquí… veneras testimoniales de huesos peregrinos.
.
LAS ESPIGAS DE TRIGO DE LA VIRGEN DE EUNATE
.
.
Yo, desde la primera vez, que admiré una imagen de su virgen… no pude dejar de pensar en un culto cerealístico, y en una tradición mucho más anterior a cualquier Camino de Santiago. Los monjes o caballeros templarios no me fascinan como parecen fascinar a otras personas. Pero la magia relacionada con las energías telúricas que se le atribuyen a este lugar sí.
.
deambulatorio de Eunate
.
Lamenté la afluencia de parroquianos, luego supe que lo eran, pero eso no iba a impedir que realizara el ritual, que conocía, por el deambulatorio exterior. Pensé en ti, cierto, en la cara que pondrías si me hubieras visto descalzarme (la mochila opté por no quitármela), y comenzar a girar despacio sobre el relieve abrupto del suelo. Aunque no pensé en casarme contigo otra vez.
.
.
Suelo de Eunate

.
.
Pensé o tuve la sensación de que después de hacer lo que estaba haciendo… no iba a sufrir de ampollas en los pies como otros muchos peregrinos. Pensé que esas piedras tenían alma y conocimiento. Según la tradición bíblica, en razón de su carácter inmutable, la piedra simboliza la sabiduría. Pero el pie, según Paul Diel, también sería un símbolo de la fuerza del alma. Y si la pierna es el órgano del andar, la pierna que favorece los contactos y suprime las distancias, el pie es el maestro y la llave… El acto conllevaba cierta dificultad: el del paso del mundo profano al plano iniciático. Y hablo sólo de pensar pero pensaba con el corazón y no me detuve a analizar nada. El sonido místico, el flujo en mis oídos, estaba aumentando en intensidad. Alcé la cabeza para contemplar los rostros abominables, abominables como el amor lo es, de las figuras de los canecillos del ábside. En este templo el ábside se sitúa al Sur, me dijo alguien… Completé las tres vueltas, por supuesto. Y la mirada vagaba de aquí para allá por entre los capiteles, algunos indescifrables, por la erosión que causan en más de ochocientos años las inclemencias de los elementos. ¿Qué estarían detallando de las estrellas? Y dada mi condición de peregrina, aquella que va en busca de la ciudad ideal, a nadie le pareció demasiado extraño, o al menos no se me preguntó por ello.
.
.
.Eunate espiralarquivolta eunate
.
.
Los rostros laberínticos o espirales estuvieron de acuerdo en que a travesara la ‘Buena Puerta’, la puerta Norte. El simbolismo de los guardianes concierne manifiestamente a la iniciación (entrada) que puede ser interpretada como el paso por la puerta. La puerta que simboliza el paso entre lo conocido y lo desconocido… Y es la esfinge, la misteriosa esfinge, lo que suele representarse al comienzo de un destino… Aquí son dos, porque dos espirales, aquello que evoca la evolución de una fuerza, simbolizan simultáneamente los dos sentidos del movimiento: el nacimiento y la muerte o la muerte iniciática y el renacimiento*.
.
En el románico, arte conceptual, un pórtico transmite toda una Enseñanza. Pero la misa comenzaba y la congregación de sus fieles seguía aumentando. Sin calzarme busque asiento. Al lado de un anciano con un báculo… Alguien repartía papeles y extendí la mano. ¿Quieres cantar? -me preguntó. Asentí convencida de que quería y aunque al hombre, manifiestamente, no le gustó mi respuesta (las suyas eran las voces de un coro riguroso, luego lo descubrí) puso una hoja en mi mano. Y yo seguía experimentando como el musical flujo interior cobraba a cada instante más intensidad (el flujo energético tiene ese poder: el de armonizar), y eso me hacía estremecerme en sensaciones y todo era puro y bellísimo. A pesar de la no soledad…
.
Santa María de Eunate en el Camino
.
.
El pueblo de Adiós, pueblo vecino, celebraba todos los años la misma fiesta en el mismo día. El sacerdote me gustó, su homilía, cantar, que me apetecía mucho, unir mi voz a la de otros, toda aquella Paz y radiación energética que se expresaba a través de mí, de mi misma piel.
.
eunate en el camino
.

.

.
Comulgo descalza. Fui… <> El poema de Bretón me acompañaba. Una pequeña recoge algo que se me cae de los bolsillos y me lo da. No deja de mirarme a los pies. El recuerdo se irá con ella y perdurará en su memoria. La fijación en su mirada me habla de la impresión de ese momento. El suelo helado, yo cada vez más vibrante. Bajo la cúpula nervada el baño de Energía positiva es grandioso. ¿El secreto estará en los iones negativos? No estoy mediatizada. Fue pura percepción.
.
El simpático cura trata de estimular a sus convecinos para que el año que viene abandonen los coches y se lleguen todos andando. Me parece encomiable el intento pero sé, que a la mayoría, no los convencerá. Incluso puedes ser que todos los años lo intente. Me dirijo a él. Tengo un encargo. Algunas personas me han escrito, quieren saber cuál es el requisito para celebrar su boda en Eunate. Había quedado en preguntarlo cuando llegara aquí. El simpático cura no era el párroco de Muruzábal. No podía responderme a eso pero se mostró, como peregrina que era, encantado de invitarme al convite que se celebraba en el exterior y también a la comida. Dije sí al moscatel y a las pastas… En realidad sólo a un vasito del moscatel.
.
María con Leonard
en Eunate
.
Y estoy allí integrada, en la fiesta, reafirmando que mi tierra abre puertas y rayando en la eudaimonia. Hablando con dos de todo un poco, de lo humano y de lo divino, me explican que Eunate es el Centro geográfico de Navarra… cuando alguien a mi lado me hace una pregunta. ¡Dios existe! -digo para mí en ese momento. Es el hombre que escribía en su cuaderno en Cizur Menor; tan radiante como yo, tan integrado, con su moscatel en la mano: el dos de copas de la baraja de cartas pero en su versión vasito de plástico. Él, sin ningún ensimismamiento, con una personalidad apabullante, muy magnético. Me fascina su sonrisa, es deslumbrante. No es una sonrisa que sonría; es una sonrisa que esgrime frente a ti. Un carismático, eso me pareció. Quería saber si podíamos sellar en alguna parte. Ven, sígueme -le digo-, que yo creo que voy a intentar dormir aquí.
.
CASA DE ONAT
.

.
Había pensado ir a Obanos a comer y a pasar la tarde, a conocer Obanos. Y había pensado volver a Eunate y levantarme a la hora que me diera la gana. Hablo de la madrugada. Había pensado eso. Llamé a la puerta del albergue, en teoría hospitalario, nos abrió el francés.
.
– Queremos poner el sello.
.
Y entonces nos deja pasar. Yo primero, que no saco ni el bolígrafo de la carpeta trasera del cuaderno, acelerada que sigo estando. No queda muy bien, lo he invertido, pero a mí me sirve. No, no, así no -dice el francés. Por eso tengo dos cuños, porque uno lo pone él como se debe. En total tres cuños. Me fijo en eso…
.
– ¿Nos podemos quedar? -le pregunto.
– No, no, hoy no. Imposible.
– ¿Y por qué hoy no? -insisto
– Porque hay una fiesta, afuera… Y con todo ese jaleo, pues no -dice el francés.
.
Y eso qué tendrá que ver. No entiendo cuál es el problema. Pero el problema es que no le apetece que estemos allí. Sus motivos tendrá, y no nos ofrece ni enseñarnos el albergue ”hospitalario”, aunque yo muestro curiosidad, cuando ya nos despacha…
.
– Recuerdos de Jose, el sanjuanista de Cizur Menor -por último.
– Ah, sí, sí, gracias…
.
Pero eso sigue sin facilitarme el acceso. Ya creo recordar que Jose me había advertido algo… Algo sobre su carácter especial… En realidad los alberguistas franceses ”gozan todos ellos de un carácter muy especial”. Por lo menos los que yo he tratado…
.
El carismático y yo salimos por la puerta. Pero no sé por qué, en ese momento, él ya se ha vuelto insignificante para mí. Un momento: <>. Bueno, ¡Buen Camino peregrino! Es lo que suele sucederme con los hombres, que aunque me resulten atractivos pierden su encanto al minuto siguiente. Es de siempre pero desde que tú existes sucede de forma inevitable. Llamo otra vez a la puerta del francés. Me deja recuperar el bastón pero no se compadece de mí. Estoy hambrienta. Me encuentro bastante desorientada. Otros peregrinos franceses me indican el sendero que debo tomar para irme.
.
El camino por el que llegamos a Eunate
.
Admiro a lo lejos la sierra del Perdón, los mástiles eólicos, el recorrido que me inspira la felicidad.
.
El alto del Perdón visto desde Obanos

.
.
.
ARTE HABITANTE

.
.

Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s