Y en Roncesvalles un taxi a Saint-Jean-Pied-de-port [27 de abril, 2009]


CUALQUIER CAMINO FRANCÉS

[pero la ananda de Ariadna]

ENTRAR

.

.

Lo que se escucha en el audiovisual:

En el <<todos abajo>> nos rehallamos. Son las 19h30min. Venga un último desearle <<Buen Camino>> a Guillermo, que no tiene suerte para encontrar otro aventurero con el que compartir el gasto del taxi que toma hasta Saint-Jean-Pied-de-Port. Pero yo hoy me niego a correr más. Aunque la lluvia obliga a esto último. Y es que, por fin, he visto las montañas que presiden Roncesvalles, y las he visto nevadas y hostiles, y la sensatez se ha hecho imperante, y aquí estoy fantástica, aspirando este humo nefasto del Royal Crown, y si soy la última en sellar mi credencial… pues lo soy y punto. Pero yo no me altero más, que las ansiedades son pésimas compañeras.
.
.
‘Eran las estrellas que nunca vemos desde la Tierra’
– CICERÓN –
.
Al Peregrino, Saint-Jean-Pied-de-Port le pareció una ciudad de cuento. Después de salir del café Edouard, con ánimo expectante y como envuelto por un aura de encantamiento, se dirigió a la oficina de acogida de peregrinos. Y aquí es donde Y aquí es donde yo (que no ella) le encontré…Sobre el cielo, serán, esas horas, se cernían nubes amenazantes: <<¿Te importa que te robe unos minutos?>> Con la credencial en la mano, dos euros que pagó por ella, y una sonrisa que quitaba el hipo (con razón la mujer no había podido aclararse con su historia) le conozco a través de los posos de esa taza de café: <<Deux cafes noires. S’il vous plaît>>. Hubo una pareja- explica, los últimos cuatro años, la segunda pareja y la pareja se había roto… Este hecho sumerge al Peregrino en la naturaleza de la crisis… En diciembre, y como resultado de unos planes de trabajo (<<El Universo conspira>> -añade; por lo visto ha leído al autor de ‘El Alquimista’), se visita Galicia, Compostela, y con esta pareja de amigos (él compañero de empresa, ella, su mujer, una desconocida pero con la que se empatiza al instante), el Peregrino alcanza, una tarde de aire, el Finisterre. ¿La finalidad? Ha oído hablar de un rito, al Finisterre llegan aquellos que queman sus ropas tras la peregrinación milenaria… Él sólo busca quemar un papel que él mismo ha redactado, y en el papel nueve proposiciones; nueve, que ya en los escritos homéricos tiene valor ritual. La primera y la más importante no volver a consentir que le hagan daño… Pero, al mismo tiempo, tiene la sensación adversa, él se lo va contando a esa desconocida, Ana, la llamaremos a partir de ahora, de que sus deseos arden como brotes que estuvieran verdes…
.
.
¿Y el detalle de la pulsera? ¿es significativo? A modo de despedida la mujer de su compañero le regala una pulsera a nuestro hombre (nuestro hombre siempre está triste, que no se nos olvide eso). Y en la plaza del Obradoiro, allá por su centro, la pulsera, sin mayor justificación, se rompe y de las tres bolitas que formaban su bonito diseño… sólo se encuentran dos. Entonces la mujer exclama: <<¡Ahora tu destino ha quedado unido al de esta plaza!>>. Como fuere el peregrino (no olvidemos que aún no lo es) regresa a su tierra, a la mesa en el trabajo, a que Baudilio, el portero, el mismo que seguramente le ha visto hacerse mayor desde niño… le abra la puerta.Y es Navidad, la noche del fin de año, ¿y nuestro navarro la pasa en su casa? ¿su hogar con alguna mujer, la casa de sus viejos padres? No, extrañamente el Peregrino viaja en su coche hasta el Monte del Perdón; a medio camino de todo aquello que conoce con el sentimiento… ¿Por qué allí? No lo sabe pero todos nosotros sabemos que en el enclave existe un emblemático monumento (por lo menos para el moderno peregrino, el peregrino de la actualidad de nuestros tiempos), un cortejo medieval que nos recuerda que es allí donde:<<Donde el Camino del viento se cruza con el Camino de las estrellas>>Extrañamente no hay viento, ni una gota que sople en el parque eólico pero si una nube con forma de pi (3,1416), la recuerda muy bien. Y la serenidad que le infunde la noche…Y en febrero, en una conversación con Ana, se han hecho amigos de verdad, ¿no? Él le dice a ella, desde el otro lado del teléfono, que le sopla un viento (de este modo)… que se va a quedar en el paro, y que si así fuera, como fue, que se plantea hacer el Camino de Santiago… <<En invierno no lo hagas>> – le recomiendan algunos, y será el día después de aquella cita ineludible, la comunión de un sobrino, la fecha se decide de esa forma pre-programada pero además calculando que nos de tiempo a alcanzar nuestra meta antes del concierto de AC/DC (para el que ya hemos comprado, por supuesto, las entradas).

.
.
.
Mi último trabajo de aprendizaje que puedes visualizar íntegro:
.




Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s