RONCESVALLES: asistiendo a la misa del peregrino, 27 de abril/ 2009


.

<<…Hasta que llegan las ocho. Hora de la misa de peregrinos. La misa era algo que yo esperaba. Tenía algo dentro que me pedía ponerme en presencia de Dios, de quien espero…. (¿compañía y apoyo?). Acaba la misa con una bendición. Me encanta que Dios me bendiga. En realidad también me gusta ser bendecido por cualquiera.>>

EL PEREGRINO

.
.
.
Puerta de la iglesia de la Colegiata
.
.
Empujamos la puerta y comprobamos que no había ni un pequeño hueco sin ocupar por una persona, y como pudimos nos desplazamos por un lateral, el izquierdo, hasta dar con un par de sillas que aún quedaban libres. En seguida la misa comenzó, cuando el conjunto clerical, imaginé que prior y canónigos, Cruz Verde sobre vestidura talar, báculo pastoral cruzado por una barra, se abrió paso hasta el altar con un cántico espiritual, y también se hizo más sonora la vibración del flujo en mi interior a medida que transcurrían los minutos. Allí había energía, una energía densa que incrementaba el contento de mi pecho. La misa era para el alma, que aunque pagana comulga con los ritos de cualquier otra religión o espiritualidad.
.
.

321. Vidriera Basilica Roncesvalles

.
.
Yo lo miraba todo, ya como una niña, sobre todo a las vidrieras lamentando perderme la ausencia de la luz solar atravesándolas. Quería colores, los necesitaba.
.
.
Virgen de Roncesvalles
.
.
La virgen bajo palio, oropeles, demasiado ostentosa para que pudiera atraerme. Talla gótica de mediados del siglo XIV, sedente con niño en regazo, ramillete de gemas. Tan distinta a la bellísima imagen de Santa María de Eunate, cereales en la mano… Soy iconoclasta.
.
.
Interior de la iglesia de Roncesvalles

.
.
Había cantos, me emocionaron, canté, órgano y resonancia, hubo fragmentos de lecturas del evangelio que siempre procuro escuchar a la espera del Mensaje, tantas veces el de la Paz, la palabra del Maestro judío, la palabra no gnóstica, no recuerdo, quizá esa vez no caló, no era, no dijo. Hubo una prédica humana que resaltaba la necesidad del dolor en el Amor
más un fragmento que falta y que aquí ha sido borrado
Tantas nacionalidades que fueron citadas, ellos, austriacos, brasileños, polacos, australianos, canadienses, coreanos, chilenos, americanos, japoneses… gentes de las comunidades autónomas de varias partes de España, nosotros, que nos preguntamos si, en aquel breve intervalo, les habría dado tiempo, a los de la oficina del peregrino, a hacer un recuento de los lugares de procedencia de todos, o bien era un añadido más o menos al azar… Entonces nos pidieron, a los que comenzábamos nuestro camino, que nos acercáramos al altar para recibir la bendición peregrina, la primera de ellas, siempre la misma.
.
.
.
S
.
Muchos lo hicimos y había calor en aquella aproximación. Todos, sé que sí, lo sentimos como un instante especial y hasta cierto punto inolvidable. Ese movimiento de ir hacia… Un sacerdote fijó su vista en mi piedra, el cuarzo que llevaba colgado del cuello, y sus ojos reflejaron su tacto rígido mientras su faz era adusta. Luego, no sé por qué, miró a mis ojos y los suyos se dulcificaron. Recordé a Mirada de Agua, aunque ni siquiera la conocía, en ese momento sí. Ella se preguntaba allí mismo, en Orreaga: <<¿Será cierto que en este camino se encuentra Dios con todos nosotros?>>. Cirlot señala que en el sentido más primario viajar es buscar. Y también que el verdadero viaje no es nunca una huida ni un sometimiento, es evolución. Pedí ser protegida, que no me sucediera nada en el Camino, nada que dañase mi cuerpo o mi espíritu. ¿Eso era devoción? El ruego surgió de algún lugar ausente dentro de mi misma que durante mucho tiempo había habitado el temor que me sometía. Se mencionaba a Santiago de continuo, a la ciudad compostelana, pero ese no era mi destino… Un sacerdote se dirigió a los allí congregados en otras lenguas: francés, inglés, alemán, creo. Me sentía aturdida y extrañamente tímida mientras abandonábamos el recinto místico. No memoricé los hechos, sólo las sensaciones. Quizá el olor… o la caricia de los dedos de mi mano sobre aquella gélida columna.
.
.

.
.
Mi último trabajo de aprendizaje que puedes visualizar íntegro:
.




.
.
.
Twitter de María Camín
[los anuncios que se vean a partir de estas líneas serán una penalización que me impone el sistema por no pagar para que se me retiren]

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. BENDICIÓN DEL PEREGRINO
    Oh, Dios, que sacaste a tu siervo Abraham
    de la ciudad de Ur de los caldeos,
    guardándolo en todas sus peregrinaciones,
    que fuiste el guía del pueblo hebreo a través del desierto:
    te pedimos que te dignes guardar a estos peregrinos
    que, por amor a tu nombre, van a Compostela.
    Sé para ellos compañero en la marcha,
    guía en las encrucijadas, aliento en el cansancio,
    defensa en los peligros, albergue en el camino,
    sombra en el calor, luz en la oscuridad,
    consuelo en el desaliento, firmeza en sus propósitos.
    Que por tu guía lleguen salvos al término de su camino
    y, enriquecidos de gracia y de virtudes,
    vuelvan de regreso a su casa,
    que ahora se duele con su ausencia, llenos de alegría.
    POR JESUCRISTO, NUESTRO SEÑOR. AMÉN

    Roncesvalles (Orreaga) en la vida del peregrino…
    2009 Junio 26

    https://elespiritudelchemin.wordpress.com/2009/06/26/roncesvalles-orreaga-en-la-vida-del-peregrino%E2%80%A6/

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s