– iii – La estación de Pamplona y el autobús con destino a Roncesvalles (27 de abril, 2009)


CUALQUIER CAMINO FRANCÉS

[pero la ananda de Ariadna]

ENTRAR

.

.

Lo que se escucha en el audiovisual:

16h20min. Vitoria – Gasteiz ¡qué encanto! Sigo mirando intermitentemente el paisaje que habré de recorrer… Vislumbro Estella, la iglesia del Santo Sepulcro. El corazón de pronto late como loco. Estella era la clave de un sueño de los que logré descifrar y que tenían relación con el Camino… Llegamos a Pamplona

Estación de tren. Jorge y yo estamos dispuestos a tomar un taxi e irnos a la estación de autobuses, que queda demasiado lejos. Ahí mismo conocemos a Guillermo que viaja desde Vigo y va a Saint-Jean-Pied-de-Port.No me animaré a acompañarle. Se ve que es un deportista. Pero me siento tentada de hacerlo, y mucho; de hecho, hasta el último instante lo valoraré. El tiempo no acompaña, no es afable. Habría sido una imprudencia. Sé que la etapa que parte de Francia requiere de entrenamiento y yo no cuento con él. Pero para mí ese es el verdadero comienzo del Camino, más allá de la frontera... la Ruta de Napoleón. Y lo que me impedirá sentirme heroica o heroína.
.
Tomamos un café en la estación de autobuses. Aún nos sobran unos minutos. Y Jorge y yo renunciamos a fumarnos un cigarrillo. Guillermo me cae estupendamente; será porque siento que tenemos algo en común. En la ventanilla, que ocupamos para sacarnos los billetes, un discapacitado intelectual nos ignora y, casi atropellándonos, nos pasa por delante. Viene voceando desde lejos y la empleada decide atenderlo a él primero. Jorge hace algún comentario sobre eso y también sobre alguna cosa más, en la que yo no repararía… Intuyo ahí que su camino no será mágico, y tengo la sensación de que, en su caso, él no está preparado para la convivencia con el peregrino. Viene con otra mentalidad, y esa mentalidad presiento que va a creerle dificultades… Al minuto compruebo que estoy en lo cierto. Esa noche Jorge optará por no pasarla en el albergue. Buscará un hostal. Dice que por ser la primera noche quiere darse un homenaje. Pero yo pienso que precisamente por ser la primera noche… cuanto antes se adapte uno a la nueva situación… mejor que mejor.
.
Es fácil dar con el autobús que se dirige a Roncesvalles. Rodeándolo una pequeña multitud de peregrinos, coloreados por un arco iris de atuendos, bastones y mochilas. La visión hasta intimida, y uno se pregunta si al final no tendrá que hacer la primera noche al raso, ¿encontrará una cama dónde dormir? Sé que las plazas del albergue pertenecen primero a los que vienen a pie, en este caso de Francia, y como el número de los que iniciaron su andadura ayer sea igual o semejante a éste… Guillermo cada vez me resulta más encantador. Bromeamos con lo que será su paso en comparación con el mío. Y vuelvo a sentir que es una lástima que nos abandone tan pronto; porque echaré de menos esa sonrisa que ya está en sus ojos y con la que acompaña cada uno de sus gestos y palabras.
.
Llueve y el trayecto se hace pesado porque en el autobús no se respira. Mi compañero de asiento está muy serio y no me animo a hablar con él. A Jorge y a Guillermo los he perdido de vista. Mi tendencia independiente ha pasado a la acción y se ha preocupado sólo por lo suyo, que es no ser de las últimas en cargar la mochila en el portaequipaje y dar con un asiento libre en el que aposentar mi cuerpo. A mi lado (al otro lado del pasillo) me fijo en alguien. El chico tiene algo cautivador. De cabellos del color de la miel y rostro redondeado habla animadamente con un joven de barbas, mucho más enjuto en comparación con él que es fornido, aunque deduzco que no viajan juntos. Y a partir de ahí la cabeza se me vuelve loca tratando de dar con un hueco, entre tantas otras cabezas, por donde vislumbrar algo de la Pamplona que ya estamos abandonando. Misión que la lluvia y el vaho de los cristales hacen imposible, y sobre ruedas el autobús comienza a girar con las curvas. ¿Era eso Zuriain, Akerreta, Larrasoaña, Zubiri, Lintzoain, Viscarret, Espinal, Burguete? Me fue imposible distinguir nada, absolutamente nada, y el trayecto se me hizo largo y mareante.

.
.
.
Mi último trabajo de aprendizaje que puedes visualizar íntegro:
.




Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s