De Trinidad a Villaba, de Villaba a Burlada y de Burlada a Pamplona, 30 de abril, 2009


.

<<Este jueves depende de tu boca.
Debes cuidarlo igual que un parque a un niño>>

– Manuel Alcántara –

.

.
8h15min. Cafetería-bar Etxabe, en Burlada, de camino a Pamplona. Estoy con Franz de nacionalidad alemana y con Federic, un francés.
.
autobús a Burlada
.
.
Dormí estupendamente. En la habitación sólo estábamos Cristina y Françoise. Por fin se ha despertado el día sin calabobos. Y la experiencia de Trinidad de Arre qué fantástica.
.
Eché a andar hace un rato, más tarde que los días precedentes. Pero porque no madrugué, porque nadie hizo ruido y dormía. De todas formas el primer café de la mañana me sentó estupendo. Allí encaramada, en las escaleras del patio del albergue, admirando el silencio de la hierba y los árboles, entre los dulces trinos de los pájaros y la tranquilizadora humedad del rocío. Me pareció un sueño y revivió en mí la infancia.
.
Anduve por la Calle Mayor de Villava hasta que la Calle Mayor se convirtió en la de Burlada. Unos niños, que van hacia el colegio, un grupo bastante numeroso, con sus mochilas, camina delante de mí. Van dando patadas a la lata de un refresco. El ruido que hacen me retumba en los oídos, un incordio, y me siento hasta temerosa, porque sigo envuelta por el candor de la infancia. Como hubiera sucedido cuando era niña, lo mismo, una sensación semejante. Hasta que la lata viene a dar con mi pie. La empujo y cruzo la calle por un paso de cebra. Quiero ponerme fuera del alcance de los niños, y enlazo ahí con Federic.
.
Federic, si hizo noche en el albergue se me pasó desapercibido. Se ha girado al advertir el golpeo de mi palo sobre el suelo y me ha esperado. No hemos intercambiado ni una sola palabra. Sólo una mirada comprensiva y hemos seguido caminando juntos. Todavía agradezco estos contactos, porque no llego a confiar del todo en que mis ojos no perderán la dirección de las flechas. Alma solía recordarme: <<El que no sabe es como el que no ve>>.
.
Pronto dimos alcance a Franz. A Franz le recuerdo porque le sonreí antes de acostarme. Él estaba ya sobre su litera. Me pareció muy callado pero muy agradable. Quizá fuera por el contraste con Vincenzo. Vincenzo me pidió que no me fuera sola y que los esperara, a él y a Alesandro. Desoí sus palabras y me precipité a irme.
.
Hemos entrado aquí como de mutuo acuerdo, y mientras ellos se terminan el desayuno yo escribo estas líneas. Franz se comunica en alemán y habla algo de inglés, Federic se expresa en inglés, con acento francés y también se comprende con el español; yo que chapurreo poco esa lengua procuro sonreír mucho y explicarme menos. Lo que sí hice fue preguntarles a ellos qué deseaban tomar, y encargar los desayunos para todos en la barra.
.
Me gusta esta cordialidad que se respira en el ambiente peregrino, entre peregrinos. Con tan poco parecemos tan contentos todos.

.

Los pies duelen. Duelen pero no como dolían ayer, que hasta con saña dolían. De un día para otro las plantas reposan y mejoran. Aunque quizá ayudase el masaje relajante que me di en ellos mientras conversaba con Cristina de su tesis, antes de cerrarme en el saco. Es un alivio saber, que como dicen los internistas, al día siguiente probablemente todo mejore.
.

9h51min. En la Calle Mayor, visita a la Catedral, meteórica, con mis primeros compañeros de camino de hoy. Entonces vi esta cafetería rústica (la Bepa), espaciosa y solitaria (la barra está al fondo) y los abandoné. Me quedan cinco kilómetros para finalizar la etapa de hoy. Y lo que más me gusta de mi camino es sentirme a mi aire de cualquier modo y en cualquier momento.
.
Ayer tuve una llamada de un número desconocido. También Solis me dijo que llamaron a casa, otra llamada de número desconocido.
.
Hasta aquí ha sido un paseo agradable. Día fresco pero soleado.

.

Vista de Pamplona desde Burlada

*link: galería de D.

.

Salimos de Burlada, nos desviamos a la derecha, a la altura de un colegio, hacia un túnel que cruza la carretera. Yo iba pisando sobre la hierba, vamos por entre huertas y casas, y hay una primera vista de Pamplona. Es hermosa porque el paisaje se vislumbra entre los reflejos del río Arga. Un poco más adelante las murallas defensivas de la ciudad impresionan.

.

Puente de la Magdalena

Sobre el puente de la magdalena

.

En el Puente de la Magdalena, gótico (S. XII), de tres arcos, les tomo una fotografía. Ellos no me ofrecen lo mismo. No me importa. Las imágenes se estampan en la memoria.
.

.
4. Pamplona - Crucero La Magdalena - Detalle

.
Admiramos el crucero.
.

7. Pamplona - Portal de Francia
.

Portal de Zumalacárregui. Los ojos atraídos por las murallas, pendientes de las murallas. Las sensaciones recorren los brazos y los antebrazos. La historia me interroga y Federic me pregunta por el significado de Iruña. Me imagino que es el nombre vasco de Pamplona pero detengo a unas ancianitas en la calle del Carmen, aunque ellas no saben decirme, y Federic lo agradece igual.
.

.
Casa consistorial
.
.
A la Catedral se llega por el antiguo barrio de la Navarrería. Pamplona hasta la Catedral me recuerda al Oviedo de Vetusta. Hermosa casa consistorial en su plaza.
.

.
.
.
Mi último trabajo de aprendizaje que puedes visualizar íntegro:
.




.
.
.
Twitter de María Camín
[los anuncios que se vean a partir de estas líneas serán una penalización que me impone el sistema por no pagar para que se me retiren]

Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s