De la salida de Pamplona, 30 de abril, 2009


.

12h50min. Albergue de Maribel Roncal. Precioso patio. Estanque con tortugas. Idílico. 8€.

.

Cuando salí de ‘La Bepa’ lo hice veloz, porque vi pasar a un grupo de peregrinos y la intuición me dijo que debía conectar con ellos. Luego descubrí que no fue, exactamente, la intuición. Tiendo a ser estricta conmigo, por lo menos en mis juicios. El grupo estaba formado por: Geo, valenciano y jubilado, Dominique, un francés maduro, como yo misma, y el guapísimo siciliano, Rosario. Deduzco, entonces, que la que se dio prisa en darles alcance fue mi hembra. En un semáforo en rojo me uno a ellos. Vienen de Larrasoaña.

.

Bolsa de camello

.

Geo me explica que lo que él lleva es una bolsa de camello. Lo llama así. Con capacidad para dos litros de agua. Mucho más práctico que el recipiente que me he comprado.
.

El Pozo de los primeros cristianos en Pamplona

.

Calle Mayor y Calle del Bosquecillo, hasta desembocar en la Ciudadela. Los semáforos de Pamplona provocan la hilaridad de todos nosotros. Cuando cambian a verde, el hombrecillo se pone a correr, tanto como nosotros hemos venido haciéndolo. Estos sí que llevan un buen paso pero, a mí, el orgullo tenía que traicionarme, ¿cómo no? Yo es que tengo que correr más que nadie, y encima en frío. La calle Fuente del Hierro desemboca en el Campus Universitario. Cruzamos el río Sadar por un puente peatonal y ya voy a la cabeza, cuando tomamos la carretera de Campanas, cosa que a mis nuevos compañeros, más maratonianos que peregrinos, parece admirarles (y hasta motivarlos). Y es que no me extraña porque es que los llevo con la lengua fuera. Pero, ah…

.
Ah o mejor dicho: ¡Ay! La cadera izquierda que ha comenzado a quejarse. Y es que bravuconadas en el Camino pocas, con el cuerpo sí, que es muy largo. Y me temo lo peor. Pero no me detengo. La soberbia puede más. ¿Y qué es la soberbia? Una vez leí una definición que me pareció correcta. El orgullo desmedido del violento. ¿Y yo lo soy? ¿Soy violenta? Lamentablemente sí. Lo que he mamado. Aunque no me estoy disculpando, y esa es una de las cosas que he venido a corregirme aquí. A base de tomar conciencia de mi humildad.
.

O no, o quizá no se trate tanto de la lactancia, y por tanto de los caracteres adquiridos, como del temperamento. Porque mi madre biológica me contó que cuando tenía ocho años, un grupo de niños mayores que yo misma y que mi hermano pequeño, le quitaron la bicicleta, a él. Y al ir a asomarse para ver que era lo que sucedía con aquel griterío… lo que se encontró fue a su hija persiguiendo a toda la panda y en actitud de lo más beligerante. Entonces sí, diría que lo mismo que me indigna… es lo que me da arrestos o me los ha dado tantas veces en la vida. Equivocada o no.
.

Cizur Menor

.

Y cruzamos el río Elorz, y así abandonamos la calzada por un desvío a la derecha. Pero este camino también se deja para salvar la vía del tren; tras la cual tomamos un camino de gravilla (donde la cadera lo que pega, ya, ahí, son verdaderos alaridos alarmantes), que termina confluyendo en la carretera. La acera está jalonada por chopos y en uno de los bancos veo mi salvación. Franz, el alemán, consulta su guía y, en cuanto llegamos a su altura, me despido del grupo y me dejo caer a su lado en el banco. Pero sin confesar ninguna debilidad. Cizur Menor está a un tiro de piedra.
.

.
.
.
Mi último trabajo de aprendizaje que puedes visualizar íntegro:
.




.
.
.
Twitter de María Camín
[los anuncios que se vean a partir de estas líneas serán una penalización que me impone el sistema por no pagar para que se me retiren]

Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s