EL CAMINO DEL PEREGRINO HASTA EUNATE


El Destino es una idea que acostumbra a causar rechazo en la mente occidental debido a la noción de libre albedrío que nos legó uno de los libros que más han influenciado nuestra cultura: la Biblia. ¡Qué amable fue Dios al permitirnos vivir en un mundo con violaciones a diario, infanticidios y demás actos dolorosos! [CONTINUAR LEYENDO]

 

Todos sin excepción me dijeron que era una locura ir sin mapas por la ruta que tenía en mente y que valía más la pena recorrer la ruta típica de Santiago. Mi intención era ir hacia el Montseny, pasando por Sant Llorenç de Munt, y después ir hacia Ripoll, al norte, para visitar el santuario de Montgrony. De allí ir hacia Lourdes y seguir el camino francés. Aunque no crucé los Pirineos para ir a Lourdes, no me arrepiento de haber elegido, en Montserrat, seguir mi ruta y no la oficial. Era un camino solitario, lleno de mágicos momentos que no hubiera cambiado por nada del mundo.

.

.

EUNATE

[CONTINUAR LEYENDO]

.

Este es el siguiente camino que he seleccionado para continuar con el aprendizaje… No puedo decir apenas nada, por tanto, acerca de esta persona. Lo único, que ofrece una fuerte inclinación por lo exotérico de la experiencia. Y no sé si lo esotérico también pero que,  en principio, se muestra sincero con nosotros, sus lectores o sus observadores…  o a mí así me lo parece.

enlazado a: DIARIOS DE LOS CAMINOS

 

 

 

.

.

.

Twitter de María Camín

[los anuncios que se vean a partir de estas líneas serán una penalización que me impone el sistema por no pagar para que se me retiren]

 

Anuncios

13 Comentarios Agrega el tuyo

  1. El sueño utópico era seguir manteniéndome en el viaje sin tener que volver a mi sancta sanctorum. No me quejo del resultado que los dioses eligieron para este peregrino.

    https://daegorth.wordpress.com/2010/09/24/camino-de-santiago-primer-dia/

  2. El mensaje en poderosas letras de pintura amarilla rezaba así:

    “Vé a misa, lee la Biblia o recorre el Camino.”

    Cuando la fe ya no podía sostener mi cuerpo los dioses se encargaron de enviarme esa magnífica señal de aliento.

    https://daegorth.wordpress.com/2010/10/01/camino-de-santiago-%E2%80%93-segundo-dia/

  3. El señor Eduard me invitó a subir gratuitamente a la cabina del aéreo, pero rechacé amablemente la invitación puesto que ya había tenido un día de descanso y no quería abusar de la amabilidad de los dioses.

    https://daegorth.wordpress.com/2010/10/11/el-camino-de-santiago-cuarto-dia/

    1. Aún embargado por la emoción entré a la basílica entendiendo el significado de la Moreneta, aunque no pueda transcribirlo ni lo desee. Su visión en lo alto, al final de las filas de bancos me llenó de fe y esperanza. Había unas cinco o seis personas distribuidas por todo el espacio. Como no me sentía digno, avancé por uno de los pasillos laterales y me arrodillé bajando la mirada al suelo. Llevaba la mochila y los palos. Junté los palos, uní los puños y le di las gracias por permitirme seguir mi camino y no el que otros habían trazado para mi. Me sentía tan libre que podía incluso llorar en silencio sin sentir vergüenza por mostrar tal “debilidad” a las personas que se encontraban en el recinto. Salí de nuevo al patio y una vez secadas las lágrimas me dirigí de nuevo a la puerta del edificio de los monjes. Estaba abierta esta vez.

  4. Puede parecer extraño, pero en mi total ignorancia, desconocía que España estaba surcada por una red de GRs o caminos de largo recorrido. Desde luego fue el descubrimiento del día. Los GR siguen rutas por campos y montañas, y a veces se internan y cruzan lugares habitados. Están señalados por unas franjas de pintura horizontales de diferentes colores que indican si se tratan de caminos de largo recorrido o circulares. La vergüenza se apodera de mí cuando recuerdo ese momento. Desde luego, después de ese descubrimiento mi vida en el camino mejoró notablemente. Adiós polígonos industriales et alia.

    https://daegorth.wordpress.com/2010/10/16/camino-de-santiago-5%C2%B0-dia/

    1. Cuando me perdía en el camino jamás retrocedía, sino que avanzaba hasta encontrar un desvío que me sirviera – norma que me permitió descubrir muchos lugares interesantes.

  5. Lo había empaquetado todo menos la tienda de campaña, y ya era más tarde de las nueve, de manera que estaba prohibida la acampada libre a esas horas.

    https://daegorth.wordpress.com/2010/11/19/el-camino-de-santiago-6%C2%BA-dia/

    1. Desde casa siempre admiraba las dos cimas de las montañas sagradas que me insuflaron energía cada mañana durante la infancia. Y ahora, por fin, había reunido las fuerzas y el tiempo suficientes para peregrinar hasta ellas.

  6. Hoy he aprendido que no pasa nada por llevar dos kilos de agua en la mochila en vez de uno, el peso en este caso queda de largo superado por la utilidad del sagrado líquido. Bueno hoy me he extendido casi tanto como la misma caminata y no quiero hacerme pesado.

    https://daegorth.wordpress.com/2011/01/10/camino-de-santiago-7%C2%BA-dia/

  7. Fui preguntando a la gente de Castellterçol donde estaba la iglesia y me dirigí decidido a por el preciado sello. Sé que suena a tontería lo de ir sellando la credencial, pero es como una prueba física del esfuerzo y el tiempo invertidos, que refuerza la fe en lograr el objetivo de llegar al destino, algún día en el futuro. Las puertas cerradas de la iglesia parecían mofarse de mi vanidosa pretensión, cuando el pequeño cartel de los horarios de las misas vino al rescate. En una hora y media empezaba la misa. Me imaginaba abordando al sacerdote antes de empezar su sermón como si de un groupie a la caza de un autógrafo me tratara. Una simpática abuelita que pasaba por la calle empezó una entretenida conversación, y me acabó informando que el cura venía de otro pueblo, y que lo encontraría media hora antes en la parroquia.

    Así pues, me dirigí feliz al primer bar que encontré y pedí, henchido de orgullo, mi premio en forma de bocata, por la proeza de la laberíntica caminata de ayer por las lomas y los bosques. Amablemente me permitieron asearme un poco en el baño, donde aproveché para lavarme la cara, los dientes, y las manos. Me mantuve apartado en la mesa más alejada, pues me daba un poco de corte mi falta de higiene. Desde la casa del Obac que no me había duchado ni adecentado, y ya distaba muchos sudorosos kilómetros de ella. Al cabo de pocos minutos el flamante bocata estaba en la mesa.

    https://daegorth.wordpress.com/2011/01/12/camino-de-santiago-8%C2%BA-dia/

  8. Al cabo de unos centenares de metros un árbol caído indicaba que hacía tiempo que nadie pasaba por allí, y de hacerlo lo hacían andando. El camino se fue estrechando poco a poco, y justo cuando estaba dispuesto a tragarme mis normas y retroceder, el bosque se abrió enfrente de mí, y apareció un pequeño paraíso en forma de una riera absolutamente feérica con sus rocas cubiertas por el musgo y sus libélulas revoloteando. Comprendí que era el Destino quien me había llevado a ese lugar para ofrendar el tabaco que encontré el día anterior, de manera que rompí los cigarros y los ofrendé a las ondinas de agua y a los gnomos de las rocas para tener a los elementales de la naturaleza de mi lado durante mi viaje. Los espíritus de la naturaleza son nuestros hermanos e hijos como nosotros de la madre tierra, y no cuesta tanto concederles nuestro tributo como miembros de la gran familia.

    https://daegorth.wordpress.com/2011/03/19/camino-de-santiago-9%C2%BA-dia/

  9. Varios kilómetros después, saliendo de la carretera cada vez que oía el motor de un camión por lo estrecha de la misma llegué hambriento al pueblo de la Seva. El destino me acercó a un bar llamado la Perla regentado por una familia gallega. Después de comer un buen plato de menú de pueblo, hablando con los propietarios salió, como no, el tema del peregrinaje. Cuando escucharon el objetivo de la marcha me ofrecieron pan con atún y unas manzanas para el camino. Las dádivas de los dioses no cejaron de llegar en toda la peregrinación.

    https://daegorth.wordpress.com/2011/07/26/camino-de-santiago-10%C2%BA-dia/

  10. La vida del peregrino o viajero eterno no está ligada por el tiempo, así pues me pregunto el porqué de dicha prisa. Sé que se origina en una parte de mi ser que en ese entonces y aún ahora no logro localizar. Sé que se trata de uno de mis visires, pero por desgracia lo desconozco y aún no he podido entablar un diálogo con él. Nombro visir a cualquier parte de mi inconsciente que toma poder en un momento dado. Los dioses y demonios que llevamos dentro son lo que llamo visires. El emperador es el yo consciente, y no siempre consigue un buen gobierno, a veces falla la fe y un visir toma el control. Los psicólogos llaman emociones y pulsiones a estos seres internos de nuestro sueño, pero cuando despertamos a una realidad mágica y aprendemos el arte de la nomenclatura, reformamos nuestro mundo y aprendemos a comprenderlo.

    https://daegorth.wordpress.com/2011/11/24/camino-de-santiago-11o-dia/

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s