El Bar Cuatro Vientos y la paella del Cabo Peñas, en San Bartolomé de Viodo [Gozón – Asturias]


El Cabo Peñas y el Bar Cuatro Vientos en San Bartolomé de Viodo

.

Yo, para compartir unas llámparas, hubiera preferido ir hasta Casa Oliva pero  a mi acompañante le apetecía una paella, mixta, en este caso. Ya habíamos estado allí, un día de mil demonios, en que encargamos una, aquella de marisco…  pero quizá nos quedamos con alguna sensación de hambre, de que nos había resultado algo escaso, y en esta ocasión pedimos también unas   patatas (6 euros) con tres salsas, ali-oli, bravas y cabrales… las patatas yo creo que las hubiera preferido cocidas, antes que fritas… y sobraron casi todas, e incluso, algo de paella, puede que porque se les había quemado y el sabor se encontraba ahí… hay que descontar el vino, de la casa, dos cafés, y un dedal de crema de orujo, que a mí me encanta… y pagamos 31 euros en total. Las salsas, sin embargo, las tres muy sabrosas, y sé que en el lugar tiene de fama de cocinarse bien… la sopa de marisco y las fabas… De eso no puedo opinar. Sólo del arroz, que pienso que sirven mediocre y que no lo preparan bien. Sin embargo, el chico que atiende el lugar, me parece un cielo. Y entre él y las vistas del excepcional paisaje… este restaurante se puede convertir en una debilidad para cualquiera. Y se recomienda leer el primer comentario de esta entrada, donde quien nos da su opinión escribe su articulo en el periódico.

*Facebook del Bar Cuatro Vientos

.

con Don’t get me wrong The Pretenders

.

yo en el Cabo Peñas

.

.

.

.

[los anuncios que se vean a partir de estas líneas serán una penalización que me impone el sistema por no pagar para que se me retiren]

Anuncios

8 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ANA PAZ PAREDES

    El Cabo Peñas, en el concejo de Gozón, es uno de los lugares más visitados a lo largo de todo el año tanto por quienes vienen a disfrutar de Asturias en sus días de descanso como por numerosos asturianos que gustan de asomarse desde él al mar Cantábrico, si el tiempo lo permite y el ánimo lo demanda. Porque el Cabo Peñas es, sin duda, un lugar único, irrepetible, casi perfecto. Si la niebla o la bruma no lo impiden, el Cabo Peñas y su entorno constituyen todo un espectáculo paisajístico. Impasible espectador de naufragios y frente a cuyos últimos islotes la historia y el tiempo guardan varios pecios, la zona del Cabo Peñas, la parte más septentrional de la costa asturiana, es un espacio protegido desde 1995, por la gran importancia de su fauna, su flora y los restos arqueológicos que guarda.

    Allí, asomada a él y a gran parte de la costa asturiana, cocina cada día Yolanda Fernández Villazón en los fogones del bar Cuatro Vientos, un establecimiento que hace bastantes años abrió el padre de Manuel José Suárez Menéndez, quien hoy atiende al público mientras Yolanda se ocupa de la elaboración de los platos. Tras sus grandes ventanales el paisaje se hace aún más cercano y resulta, sin duda, una experiencia inovidable degustar un buen pescado a la plancha cocinado por las expertas manos de Yolanda mientras, tras el cristal, se ve el movimiento de las aves que anidan en los islotes de La Erbosa y El Sabín o se contempla el paso de las nubes proyectando sombras sobre la imponente piedra de Peñas.

    Manuel José Suárez cuenta con humor que cuando su padre Prudencio decidió hace muchos años levantar allí su bar, algunos vecinos tildaron de peregrina la idea. «Cuando abrió le preguntaban si iba a vender a las gaviotas. Por aquel entonces empezaban a llegar los primeros turistas. Mi madre fue durante todo esos años la cocinera. Mi padre fue, sin duda, un visionario».

    Ahora bien, después de extasiarse con el paisaje dentro o fuera del bar Cuatro Vientos hay que darle el mismo placer al paladar y al estómago; por ejemplo, con un buen «xargu al Cabo Peñas» o bien, por citar algunos de sus platos, con una paella de oricios, diversos tipos de pescado y marisco de temporada (lubina, rey, pixín, merluza, etcétera); cachopo de merluza en salsa de oricios; una buena ración de calamares de potera, chipirones, bocartes o parroches; fabes con marisco o con almejes, picadillo de matanza al cabrales o inclusive (éstas por encargo) unas impresionantes paellas de llámpares o de bugre. En cuanto a los amantes de la carne, también cuentan con diversos platos, entre los que destacan el cachopo y el entrecot de buey.

    Si han dejado un «rinconín» para el postre, la elección habrá de ser entre tarta de frixuelos, la archifamosa tarta de la Güela, la de queso Cabo Peñas (con una pizca de cabrales), arroz con leche o mousse de limón o de chocolate, todo ello casero. Luego, un buen paseo para «quemar» tan sabrosas calorías sin perder el rumbo ni el norte, pondrá el broche a un día redondo y lleno de luz. En este caso, la del faro de Cabo Peñas que, desde hace muchos años, ilumina la noche en la costa gozoniega.

    http://www.lne.es/vida-buena/2012/09/11/mesa-mantel-cabo-penas/1296378.html

  2. El restaurante Cuatro Vientos está situado al lado del mismo acantilado del cabo de peñas. Ojo no os dejéis engañar por las apariencias, es un magnifico restaurante. Si tienes suerte, durante el verano puedes coger sitio en el comedor o en la terraza de afuera y tomarte unas sidras con unas vistas increíbles. también nos ofrecen una gran variedad de menús (muy asequibles todos) desde los 10€ hasta creo recordar los 25€. Todos los menús están riquísimos.Tienen un menú especial de oricios (erizo de mar), aunque también podemos tapear muy bien y barato. El trato del personal es muy bueno, bastante familiar. No os podéis perder la sopa de mariscos (al loro si sois varios los que la pedís,porque te traen la olla entera), también no os podéis perder les fabes con marisco, o fabes con almejas y sobre todo probad la tarta de la abuela. Después de la comida puedes animar la digestión recorriendo un paseo de reciente realización y una visita cultural al centro de interpretación del medio marino del cabo de peñas.

    http://www.minube.com/rincon/restaurante-cuatro-vientos-cabo-de-penas-a597091

  3. EL RESTAURANTE CUATRO VIENTOS ESTÁ SITUADO AL LADO DEL MISMO ACANTILADO DEL CABO DE PEÑAS. SI TIENES SUERTE, DURANTE EL VERANO PUEDES COGER SITIO EN EL COMEDOR O EN LA TERRAZA DE AFUERA Y TOMARTE UNAS SIDRAS CON UNAS VISTAS INCREIBLES. TAMBIEN NOS OFRECEN UNA GRAN VARIEDAD DE MENUS (MUY ASEQUIBLES TODOS) DESDE LOS 10€ HASTA CREO RECORDAR LOS 20€. TODOS LOS MENUS ESTAN RIQUISIMOS.TIENEN UN MENÚ ESPECIAL DE ORICIOS (ERIZO DE MAR), AUNQUE TAMBIEN PODEMOS TAPEAR MUY BIEN Y BARATO. EL TRATO DEL PERSONAL ES MUY BUENO, BASTANTE FAMILIAR.

    NO OS PODEIS PERDER LA SOPA DE MARISCOS (AL LORO SI SOIS VARIOS LOS QUE LA PEDÍS,PORQUE TE TRAEN LA OLLA ENTERA), TAMBIEN NO OS PODEIS PERDER LES FABES CON MARISCO, O FABES CON ALMEJAS.

    DESPUES DE LA COMIDA PUEDES ANIMAR LA DIGESTIÓN RECORRIENDO UN PASEO DE RECIENTE REALIZACIÓN Y UNA VISITA CULTURAL AL CENTRO DE INTERPRETACION DEL MEDIO MARINO DEL CABO DE PEÑAS.

    datos:

    Dirección Faro Peñas – Viodo – Cabo Peñas
    Situación Cabo de Peñas : Gozón
    C. postal: 33448
    Teléfonos : 985 975 058
    Plazas: 23

    http://seminola8.blogia.com/2008/062501-restaurante-cuatro-vientos-cabo-de-penas-gozon.php

    1. La verdad es que yo no salgo de mi asombro al leer el comentario sobre el Restaurante. Mi experiencia es la siguiente: es el peor restaurante de toda mi vida. Las fabes con almejas eran piedras con agua. La lubina tenia seis meses por lo menos y apestaba. El postre era intragable. Lo único bueno el vino (que no era de la casa, claro). El dueño, o con apariencia de dueño, un tipo huraño y nada amable. Total: un desastre. Si hubiera competencia y otro restaurante al lado éstos tendrían que cerrar. Que era lo mejor que podían hacer ahora, pensando en la clientela, claro.

      Fecha: 05/09/2009 11:58.

      http://seminola8.blogia.com/2008/062501-restaurante-cuatro-vientos-cabo-de-penas-gozon.php

  4. Cuatro Vientos. En el punto más septentrional del Principado existe un restaurante con las mejores vistas de la región. Aquí hay que pedir rey, regarlo con un poco de sidra y terminar con un arroz con leche. Cabo de Peñas (AS-328). Gozón. Asturias.

    http://smoda.elpais.com/articulos/los-mejores-chiringuitos/1968

  5. Estamos en la zona central de la costa asturiana, en el Concejo de Gozón. Un atractivo paisaje salvaje y rocoso donde los haya, con grandes acantilados y montones de rocas desprendidas. Islas como la Herbosa, (del latín herbam, poblada de hierba) después de la isla Deva, es la mayor de todo nuestro litoral, nos hace pensar que en su día estaba unida a tierra y por el efecto de los vientos y sobre todo el oleaje fue erosionando el terreno, dejando otros bajos, como la Ballena y el Ballenín…

    Si nos situamos en la altura de Avilés o Gijón, llega a unos 12 kilómetros, es lo que sobresale de la línea de costa este gran cabo hacia el norte y que lo convierte en receptor de toda la fuerza de oleaje y fortísimos vientos del noroeste. He visto grandes mercantes desde el bar Cuatro Vientos cómo tenían que virar de nuevo hacia Gijón porque no podían pasar de los Merendálvarez, primera cordillera que nos encontramos al sobresalir de este promontorio.

    En mi opinión, los días que está la mar en calma, para la pesca submrina y el buceo es lo mejor de Asturias. Hay que dedicar muchísimos días para controlar solo algunos de los muchísimos rincones y escondites de tanto pescado como hay por aqui. Han salido especies como meros, morenas y por supuesto sargos y grandes doradas y lubinas.

    También podemos encontrar no a muchos metros trozos de chapas retorcidas de grandes barcos que naufragaron y dejaron aqui su “contenido y continente”, como en la Peña El Corviru (de curva) está documentada la denominación ant Corvero (siglo XVII). Se trata de una peña aislada al este de Peñas, en la que la forma de la costa adopta la de una curva . En esta roca hubo un naufragio a finales del siglo XVII del cual quedan todavía restos en los fondos cercanos.

    La Punta de la Gaviera está formada por dos enormes peñas, comienzo de los Merendálvarez una de ellas está unida a la costa y la otra separada de ella, entre ambas existe un canal por el que pasan las lanchas de pesca para evitar un largo rodeo debido a las rocas que prolongan peligrosamente el cabo. Parecen hacer el papel de un vigía ante los peñascos del Cabo, ya que las lanchas pasan entre ellas. La palabra puede proceder del latín “gavia” “gaviota” siendo un sitio en el que efectivamente las gaviotas anidan.

    La Punta de la Gaviera está formada por dos enormes peñas, una de ellas está unida a la costa y la otra separada de ella, entre ambas existe un canal por el que pasan las lanchas pequeñas de pesca para evitar un largo rodeo debido a las rocas que prolongan el cabo. Parecen hacer el papel de un vigía ante los peñascos. La palabra puede proceder del latín “gavia” “gaviota” siendo un sitio en el que efectivamente las gaviotas anidan, pero también podemos pensar en una forma femenina del castellano “gaviero” “marinero que cuida de la gavia y hace de vigía”.

    CABO “PEÑAS“: Para el origen de la palabra, el autor García Arias, plantea una relación entre el latín “pinnam” “almena, pináculo” y el céltico “pennus” “cabeza, cumbre”.

    Después del cabo nos encontramos con varios enclaves de la costa del mismo modo abruptos y pedregosos. El primero de ellos ya nos da idea de sus características por su nombre: Les Pedroses, derivado de “petram”, denomina a un conjunto de piedras o pedreo. El segundo se compone de la costa rocosa y de una playa, su nombre, El Sabín, podría proceder de un antropónimo “Sabi-nus” con la correspondiente terminación en –ín habitual en asturiano. El tercero recibe una curiosa denominación: Los Clérigos, quizá por semejanza o similitud de esta porción de costa con la silueta de estas figuras.

    La peña más famosas de la Herbosa, tienen también su propia denominación: El Bravu, uno de los significados que presenta el término “bravu” en asturiano es “agreste, salvaje” aplicado al terreno, quizá en relación con “barbarum”.

    En la playa de Verdicio hay que destacar el nombre de dos peñas en las que es habitual la pesca de percebes. Los dos topónimos de estas peñas hacen referencia a su color: La Bermea y Las Negras. En asturiano existe la palabra “bermeyu –a” con el significado “de color rojo o rubio rojizo” del latín “bermiculus”, podría tratarse de esta palabra con la pérdida de la “y” en alusión al color rojizo. La Peña Bermea es más clara que las peñas cercanas de las Negras.

    Bibliografía: Marta Fernández Ochoa

    Disfrutar del cabo para la pesca cuando la mar nos deje. Los Conos son montañas puntiagudas que suben de fondos de 50 metros y albergan grandes ejemplares de xargos y lubinas, incluso tambien se ven hasta pequeños y medianos túnidos. Pescadores han cogido congrios de 25 kilos y no por casualidad. Se han hecho montones de campeonatos de pesca submarina y apenas se nota la incidencia o merma en las especies, ya que tienen tantos metros de fondo para escapar, tantas grietas para esconderse que pescar en estas condiciones es para expertos. Recordar que es fácil encontrarnos corrientes unas de este a oeste y otras al revés. Disfrutar pero no solos, ir con “prudencia.”

    http://constancio.vinasub.com/cabo-de-penas-cabu-penes/

  6. La costa del Cabo Peñas es una franja de acantilados con una altura media de 100 metros sobre el nivel del mar. Mareas, olas, corrientes y viento son los agentes dinámicos que erosionan y modelan los acantilados. El oleaje en la fachada cantábrica depende estrechamente de las borrascas atlánticas y es el principal escultor de la muralla litoral. La fauna más cercana y entretenida de observar es el conjunto de aves marinas , zambulléndose en el agua, buceando en busca de peces, flotando en el aire al acecho de una presa o descansando en los resaltes rocosos. La gaviota patiamarilla señora del territorio, tiene una importante colonia asentada entre la isla de la Erbosa y el islote del Sabín. El cormorán moñudo es un excelente buceador que suele pasar mucho tiempo en las rocas secando el plumaje. En época de migración se pueden ver pardelas, págalos y charranes, llamados también golondrinas de mar porque su vuelo recuerda al de aquella ave.
    A mediados de octubre aparecen alcalas y frailecillos, que se confunden con pingüinos porque se quedan flotando en el agua, y el popular alcatraz atlántico, que puede zambullirse a más de diez metros de profundidad para pescar. El mejor lugar para observar aves y relieves costeros es la franja situada entre Punta Gaviera y el islote del Sabín. Si se elige un punto de observación en el borde de los acantilados conviene tener mucha precaución.

    http://rutasporasturiasconpeques.blogspot.com.es/2009/03/cabo-penas-viodo-gozon.html

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s