El Socialismo en el siglo XXI y la penalización del aborto [las controversias de Rafael Correa en el Ecuador]


.

.

.

[los anuncios que se vean a partir de estas líneas serán una penalización que me impone el sistema por no pagar para que se me retiren]

Anuncios

13 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Hoy miércoles, 23 de abril, la UB ha conferido el grado de doctor honoris causa a Rafael Correa, presidente de Ecuador. El nombramiento, que se ha hecho a propuesta de la Facultad de Economía y Empresa, ha sido defendido por el Dr. Joan Tugores, catedrático de Teoría Económica y exrector de la UB, y el Dr. Joaquim Prats, catedrático de Didáctica de las Ciencias Sociales, padrinos del acto, que han destacado la apuesta de Correa por el diseño de programas educativos ambiciosos que permitan elevar la calidad de la educación básica, la secundaria y los estudios superiores en Ecuador, con el objetivo de luchar contra las desigualdades sociales.

     

    Rafael Correa (Guayaquil, 1963) es presidente de la República del Ecuador desde enero de 2007. Licenciado en Economía por la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, Correa también posee un máster de artes en Economía por la Universidad Católica de Lovaina y un doctorado en Economía por la Universidad de Illinois. El presidente ecuatoriano ha desarrollado una notable carrera académica. Ha ejercido docencia, entre otros, en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil y en la Universidad San Francisco de Quito. En esta última, fue profesor principal y director del Departamento de Economía, de 2001 a 2005. El actual presidente de Ecuador inició su carrera política en abril de 2005, cuando fue nombrado Ministro de Economía y Finanzas. En 2006, se postuló a la presidencia de la República liderando el grupo político Alianza País, formación con la que ganó las elecciones de ese año y repitió victoria en 2009 y 2013.

    En su intervención, Joan Tugores ha subrayado que «la trayectoria política de Rafael Correa refleja los principios y valores que promovió como académico y que le han permitido hacer un análisis lúcido de los problemas de su país y del entorno global». Asimismo, ha recordado que «ya en sus publicaciones científicas figura, en un lugar privilegiado, la creación de puestos de trabajo y la reducción de la pobreza y las desigualdades, así como el concepto de deuda social, que atañe a lo más relevante de las responsabilidades de una sociedad en ámbitos como la salud, la educación y la protección social». Tugores ha destacado que el programa político del presidente de Ecuador pone de manifiesto que «hay formas de entender y cambiar el mundo constructivas y de progreso que merecen ser exploradas». «Hace pocas semanas — explicó Tugoresel mismo FMI publicaba unos datos para Ecuador que prácticamente duplicaban los del conjunto de América Latina y triplicaban los de la Europa de la austeridad neoliberal en indicadores tan ortodoxos como el PIB, y los mejoraban ostensiblemente en aspectos tan diversos como la balanza por cuenta corriente o paro».

    Por su parte, Joaquim Prats ha repasado la trayectoria del presidente como docente en la Universidad Católica de Guayaquil, donde dirigió el Departamento de Economía, y ha hecho hincapié en el empeño de Correa por mejorar la educación como eje fundamental de la profunda transformación que está experimentando Ecuador. Prats ha alabado la «radicalidad de los cambios y la velocidad con que se están produciendo», y ha repasado las diferentes reformas normativas que se han llevado a cabo, como la Constitución de 2008, que establece que la educación es condición necesaria para la igualdad de oportunidades y para alcanzar la sociedad del bienestar «porque garantiza la gratuidad, universalidad y laicidad de la educación pública». Además, ha puesto de relieve que se está promoviendo una participación activa de la comunidad educativa y de las familias en los procesos educativos, que se ha aplicado un programa de educación para adultos y que se ha establecido como objetivo prioritario la revalorización de la profesión docente. Asimismo, en el ámbito de la educación superior, se ha impulsado un fuerte cambio en programas de calidad y de evaluación externa, que ha supuesto, entre otras acciones, la clausura de catorce universidades de baja calidad y la creación de programas para incrementar la calidad de la formación de las universidades restantes.

    A partir de una cita del último libro de Jorge Wagensberg, El pensador intruso, que asegura que «lo más importante no debe ser ni el premiado, ni el premiador, sino más bien lo que se premia, es decir, el objeto del premio», el rector de la UB, Dídac Ramírez, ha remarcado que «en el acto de hoy, lo que se premia es una apuesta sólida y sin fisuras por la educación». Ramírez también ha destacado que, gracias a una educación pública de calidad y a programas de formación para adultos, Ecuador ha dado un salto cualitativo enorme hacia un estado de bienestar deseable. Volviendo a la obra de Wagensberg —en la que el pensador intruso se define como aquel investigador que decide acercarse a la frontera entre disciplinas—, el rector ha señalado que Correa «posee las características de este pensador intruso: la determinación en su apuesta por el conocimiento y la resiliencia para soportar los embates del camino. Conocimiento y resiliencia que también emanan de elaborar una política pública efectiva y equitativa, que supere las restricciones y reproches que las teorías dominantes plantean cuando nos separamos de las posiciones neoclásicas y liberales». Ramírez ha terminado su parlamento sentenciando que «no hay mejor camino para garantizar el progreso de una nación que la educación».

    En su discurso de investidura, «El desarrollo como proceso político: el caso del Ecuador», Rafael Correa se ha mostrado profundamente agradecido y honrado de recibir la distinción del grado de doctor honoris causa y ha confesado que volver a «la academia» le renueva el alma, «porque en la vida académica impera la sencillez y a nadie se le ocurriría decir ninguna falsedad, mientras que en política, a menudo, el que más habla es el que menos sabe». Ha alabado a Cataluña y el amor por la cultura que en ella se respira. Se ha referido a la fiesta de Sant Jordi y ha mencionado a personalidades del mundo artístico como Montserrat Caballé, Joan Manuel Serrat, Pau Casals, o Antoni Gaudí. Correa, asimismo, ha expresado su admiración por la tenacidad que la Universidad de Barcelona y el pueblo catalán en general han demostrado en el transcurso de la historia para preservar su cultura. «Porque —ha dicho— las ideas siempre superan a las armas».

    Correa ha dedicado expresamente honores a «mis hermanos migrantes y la hospitalidad y apertura que ha tenido Cataluña con ellos». Ha asegurado que la principal causa de la crisis económica que sacudió su país fue la liberalización financiera realizada en 1994, en pleno auge del fundamentalismo liberal». De igual modo, y en referencia a la crisis europea, ha criticado duramente lo que él llama una «teoría económica teoclásica», que legitima sin límites todos los excesos del capital. Ha mostrado su rechazo hacia «las cláusulas absolutamente abusivas de los contratos hipotecarios que han ocasionado que todo el riesgo repercuta sobre el ciudadano, sobre las familias». Correa asegura que «la inflexibilidad de los bancos nos ha llevado a un despropósito ético: personas sin hogar y casas sin personas».

    Para el presidente Correa, la recuperación de la crisis pasaba necesariamente por recuperar el control de la sociedad sobre los mercados, y ha explicado cuál ha sido su política de gobierno durante su mandato. «Vencer la pobreza extrema es el imperativo moral de la humanidad, no solo porque es el mayor atentado contra los derechos y las libertades humanas, sino porque por primera vez en la historia no es fruto de la escasez de recursos sino de sistemas excluyentes».

    Correa ha destacado, entre las principales metas alcanzadas, la compra de la deuda externa, la sólida negociación de nuevos y mejores contratos petroleros y la creación del llamado salario digno, desde cuya implementación en 2011 comenzaron a subir los salarios, de forma que incluso el salario mínimo igualó al salario digno.

    «Para nosotros, la educación es lo más importante», ha sentenciado. «Actualmente, el Ministerio de Educación es la cartera con mayores recursos asignados. Se invierte 4,6 veces más que en 2006». El actual presidente de Ecuador se ha lamentado de que hace unos años prácticamente no existía oferta de enseñanza inicial pública y ha explicado que se están construyendo numerosos centros públicos de educación inicial y regulando estrictamente todos los centros privados. Fruto de estas medidas, ha asegurado que «la educación general básica ya está universalizada en Ecuador y caminamos en la misma dirección en el caso del bachillerato». Se ha eliminado, además, el cobro de matrícula, se ha ordenado la oferta educativa y se ha incentivado la escolarización de los menores ofreciendo libros, uniformes y dietas a los alumnos.

    El presidente ha subrayado, igualmente, que «se está consolidando una cultura de calidad en la que se evalúa las instituciones, los docentes y los estudiantes». También ha mencionado la creación de la Universidad Nacional de Educación, que tiene el objetivo de actualizar los conocimientos y las prácticas pedagógicas de los maestros ecuatorianos a través de programas de posgrado semipresenciales. Se ha referido asimismo a la creación de cuatro nuevas universidades, entre ellas la Universidad de Yachay, cuyo rector será el catedrático de Química Orgánica de la UB, Fernando Albericio.

    Correa ha defendido que «los sistemas políticos, económicos y sociales que prevalecerán en el futuro, serán aquellos que permitan un mayor avance científico y tecnológico; pero también, y esto es muy importante, su mejor aplicación para el bien común».

    Convenios de colaboración con el Gobierno de Ecuador

    Paralelamente al acto de investidura, se ha firmado un acuerdo de colaboración entre la Universidad de Barcelona y el Gobierno del Ecuador mediante el que la UB se implicará en el desarrollo de la política universitaria de Ecuador. El convenio establece varias líneas de actuación, tales como el intercambio de conocimiento, expertos, docentes y estudiantes en áreas consideradas estratégicas para el país sudamericano con objeto de cambiar su modelo productivo. Algunas de estas áreas son la investigación aplicada, la promoción del talento, la sostenibilidad medioambiental, el fomento del pensamiento crítico o la formación de docentes orientados al desarrollo educativo.

    *UNIVERSITAT DE BARCELONA

  2. domingo 08 de octubre del 2006 Columnistas

    Diez minutos de TV

    Si no me equivoco fue el español Felipe González –cabeza de uno de los partidos políticos más enraizados de Europa– el que dijo alguna vez que prefería diez minutos de televisión antes que diez mil nuevos afiliados a su partido. La primera vez que yo recuerde que eso se hizo carne en Ecuador fue cuando Asaad Bucaram –cabeza de uno de los partidos con mayor raigambre en nuestro medio– volvió del destierro en 1972.
    Velasco Ibarra, en el poder, seguía creyendo el pobrecito que si le daban un balcón tendría al pueblo en la palma de la mano. Pero los tiempos habían cambiado y el chueco Bucaram, que nunca brilló en una tarima, era un maestro mefistofélico de los medios. Sus demagógicas intervenciones en el único canal que existía en Guayaquil, canal 4, eran demoledoras, sobre todo cuando se burlaba de la derecha política, que lo quiso marginar de la siguiente contienda electoral, que nunca se produjo.

    Cuando retornamos a la democracia, la televisión política volvió por sus fueros, pero lentamente. Jaime Roldós, que era un extraordinario orador en la tribuna, se deslucía en la pantalla chica; y casi ninguno de los presidentes que lo siguieron supo moverse con total soltura ante las cámaras, con la excepción notable de Abdalá Bucaram y la menos impactante de León Febres-Cordero.

    Esta falta de habilidad para desenvolverse en el set se repite en esta campaña. En el debate en Ecuavisa, ninguno de los candidatos miraba directo a la cámara, como recomienda cualquier manual barato de cómo ganar una elección.

    .

    .

    Rafael Correa, el más carismático, hace discursos que se pasan por televisión, pero no habla para la televisión. Los demás, ni se diga. Quizás ustedes consideren que exagero, pero qué quieren, a veces extraño a Asaad Bucaram; al menos me hacía reír.

    Aun así, sin ser demasiado hábiles para los medios, resulta que los que encabezan las preferencias electorales tampoco pertenecen a un gran partido. No usan bien los diez minutos de televisión que pedía Felipe González, pero tampoco tienen diez mil militantes (¡vamos, ni mil!) que se parezcan a los del PSOE de González. Si a León Roldós le fue bien hasta ahora no es gracias a la ID sino a pesar de su vergonzoso matrimonio con la ID. El Prian de Álvaro Noboa no es un partido sino un eficiente equipo de campaña contratado. Y Correa es el outsider típico: no lo rodea nadie, no lo aconseja nadie.

    Aun así, es muy probable que uno de ellos sea nuestro próximo gobernante. Y es que para decidir el voto para Presidente muchos ciudadanos todavía quieren la bolsita de arroz, la camiseta y el candidato carismático, pero todos (o casi todos) quieren antes que nada dejar en claro que están hasta la coronilla de los viejos partidos.
    En las elecciones pasadas, los tres candidatos con mayor votación no pertenecían a ninguno de los partidos tradicionales, y las encuestas han anunciado lo mismo para esta ocasión. El meteorito que extinguió los dinosaurios caerá de nuevo este 15 de octubre.

    Este fenómeno paradójico no se repetirá para siempre. Si en esta elección comienza a surgir una nueva generación de dirigentes políticos (buena o mala, mejor o peor, todavía no lo sé), y se acentúa la debacle de las viejas agrupaciones, entonces habrá que construir nuevos partidos (ojalá que democráticos) y los próximos candidatos tendrán que desempolvar el manual de medios que esta vez dejaron olvidado en el velador.

    *EL UNIVERSO

  3. ECUADOR: LA HERENCIA DE CHÁVEZ

    En el siglo XXI las dictaduras no se imponen directamente sacando los tanques a la calle, asesinando y torturando a los disidentes o masacrando a la población civil. Al igual que la URSS impuso en Europa del Este las democracias de nuevo tipo al final de la II Guerra Mundial, hoy en día en Latinoamérica el camino a las dictaduras no es el reflejo de la revolución cubana que desembocó en la dictadura de los hermanos Castro. El modelo a seguir es la revolución bolivariana de Hugo Chávez, una mezcla de marxismo clásico e indigenismo social que ha creado escuela y discípulos aventajados como Evo Morales en Bolivia y Rafael Correa en Ecuador.

    Cierto es que Hugo Chávez intentó alcanzar el poder mediante un golpe de Estado clásico, pero fracasó. A partir de ahí entró en el juego parlamentario para hacerse con el poder y ya no soltarlo más. Cambios en la Constitución para perpetuarse en el cargo, dominio de los medios de comunicación, privilegios económicos para los amigos, intimidación a los oponentes, aliarse contra todo aquél contrario a Estados Unidos ( Irán incluida) y mantener una apariencia de pluralidad política al permitir un pequeño grado de disidencia. Cambien el nombre del país y el de su líder y tenemos el modelo hecho.

     

    Esta semana pasada se celebraron elecciones en Ecuador. El Movimiento Alianza País de Rafael Correa obtuvo la victoria con casi el 57% de los votos lo que hizo inncesario acudir a una segunda vuelta. Su llegada al poder en 2006 se hizo con una promesa de cambio radical tanto en la economía como en la política. Mediante su impulso se inició una Asamblea Constituyente que permitió cambiar las estructuras del país a su antojo y que fue aprobada en Septiembre de 2008.

    Bajo su mandato, Correa se ha dedicado a perseguir a la prensa no obediente, pilar básico de cualquier democracia. Concretamente, aprobó una ley por la cual se prohíbe publicar cualquier información “tendenciosa” lo que significa que cualquier medio que publique un artículo y opinión que no guste o critique al Gobierno es susceptible de ser perseguido. Y no es algo retórico, sus denuncias contra los periódicos La Hora y El Universo por publicar editoriales e informaciones contrarias al Presidente lo demuestran. Si me criticas te denuncio con todo el poder del Estado. Se trata de un aviso a navegantes y ver quién es el valiente. Es una lástima que no hubiera sido tan escrupuloso al nombrar a su primo, Pedro Delgado, como Presidente del Banco Central de Ecuador, ya que fue obligado a dimitir en Diciembre pasado al demostrarse que había falsificado su título universitario. Corrupción y ataques a la prensa libre. Entonces, ¿ cómo ha conseguido Rafael Correa una victoria tan amplia?.

    En primer lugar por una importante bonanza económica derivada del petróleo. El precio del petróleo ha subido el doble desde el período 2001-2006 al 2007-2012. Esta subida ha permitido duplicar el importe de las divisas en el mismo período. A pesar de estas subidas la mejora económica no ha superado a la de años anteriores al boom petrolero, ni en crecimiento ni en reducción de la pobreza. Como en muchas otras ocasiones, la propaganda gana a los hechos.

     

    Expansión del gasto público e incremento importante del número de funcionarios: 500.000 en un país que no llega a 15 millones de habitantes. Subidas del salario mínimos, planes de vivienda y subvenciones a los más pobres. Se trata de una economía, en gran parte, subsidiada y dependiente del poder gubernamental. Ahí radica su principal poder. A ello unimos una oposición desunida e incapaz de presentar un candidato común y alternativo.

     

    Con la salida de la primera escena política de Hugo Chávez y su previsible próxima desaparición física, Rafael Correa se postula como el gran representante del futuro de la izquierda latinoamericana. Como Chávez, también tuvo que enfrentarse a una tentativa de golpe y, como él gobierna a base de populismo. Intervenciones televisadas los sábados basados en un conglomerado de empresas públicas, ataques a la prensa privada y demagogia barata. Una política basada en el control de la sociedad con pequeñas parcelas de libertad y disidencia que ofrezcan una imagen de pluralidad. Mercadotecnia del siglo XXI.

    *Crónicas desde el califato

  4. Felipe González ‘contesta’ a Podemos: “Sería una catástrofe que en España prendieran tendencias bolivarianas”
    El expresidente, con orgullo, se ha declarado parte de ‘la casta política’ a la que desprecian desde el movimiento que lidera Pablo Iglesias
    El expresidente español no ha sido pacato a la hora de ‘contestar’ el surgimiento de Podemos. Sus resultados electorales, o más exactamente lo que podrían traer en caso de asentarse y continuar creciendo, los ha calificado de “catástrofe”. “Para España y para Europa sería una catástrofe sin paliativos que triunfaran -ha dicho- alternativas bolivarianas influidas por algunas utopías regresivas”.

    Reparto de la miseria
    Estas alternativas, según él, conducen “a lo de siempre”, es decir, que “se reparte igual, pero miseria, salvo la nomenclatura, que nunca se queda con miseria”. El expresidente Felipe González remató este pensamiento con una advertencia: “Ojalá no llegue (un triunfo de estos movimientos) pero, si llega, uno tendría el consuelo de decir ‘yo ya lo dije”.

    González también ha sido contundente a la hora de calificar los resultados de las elecciones europeas con el desplome de los dos grandes partidos: “es muy grave”, ha dicho. Una conclusión, ha venido a ironizar, que ha visto que sólo asumía “una de las fuerzas mayoritarias, y, por cierto, como lo asume, cargan contra ella”. Se refería claro, al PSOE.

    Casta política que puso en marcha el sistema nacional de salud
    Sin embargo, ha venido a decir, los resultados del PP “no han sido más brillantes”. Y se ha explicado: “es la primera vez en la historia que un partido en el Gobierno, que ha ganado por mayoría absoluta, pierde tanto crédito electoral”.

    Sobre las acusaciones que desde Podemos, en concreto por parte de su líder Pablo Iglesias, han lanzado contra él por mantenerse en el consejo de Gas Natural, y contra “la casta política”, González ha dicho reconocerse como parte de esa casta: “Soy de la casta política que puso en marcha el sistema nacional de salud -ha reivindicado a su generación política-, y soy de la casta de políticos que hicieron posible las pensiones no contributivas”

     

    *El Plural

  5. Salvados: “Mi relación con Aznar no es mala porque no es existente”

    Salvados: ¿Guarda rencor González a periodistas como Ansón o Pedro J. Ramírez?

  6. El Objetivo entrevista completa a Marine Le Pen

    1. Marine Le Pen, compuesta y sin grupo parlamentario en Europa

      Marine Le Pen no tendrá grupo parlamentario propio el próximo 1 de julio durante la sesión inaugural de la Eurocámara. La Alianza Europea para la Libertad (AEL) con la cual los partidos euroescépticos se proponían “destruir Europa desde el interior” se queda por ahora en proyecto frustrado, tras la renuncia del holandés Geert Wilders (Partido de la Libertad) a admitir en el club al Congreso de la Nueva Derecha (KNP), una formación polaca acusada de antisemitismo y misoginia. “El PVV quiere ir con un grupo político a Estrasburgo, pero no a cualquier precio”, declaró horas antes de que concluyera el plazo.

      Dado que las listas que obtuvieron escaños en los comicios europeos del 25 de mayo tenían hasta la medianoche del lunes 23 de junio para registrarse como grupo de cara a la primera sesión del nuevo Parlamento, el proyecto de un “Tea Party europeo” con el que soñaba Le Pen tendrá que esperar, como confirmó anoche a la emisora Europe 1 su mano derecha Florian Philippot. “Hubiéramos deseado inscribir la AEL como grupo para la primera sesión del nuevo Parlamento, pero siempre podemos hacerlo durante estos cinco años de legislatura”, explicó el vicepresidente del Frente Nacional. “Mientras tanto, iremos haciendo pactos puntuales para bloquear las transferencias de soberanía e influir en algunas votaciones importantes”, añadió Philippot.

      ¡Qué mala suerte la de Marine! Ella que se había presentado en Bruselas el 28 de mayo, tres días después de imponerse en las urnas en el Hexágono, dando por hecho que habría bofetadas para unirse a Alianza Europea para la Libertad. Incluso se fotografió en compañía de Wilders y los líderes del Vlaams Belang belga, el FPÖ austriaco o la Liga Norte italiana… Ocurre que, para formar grupo, las normas internas del Parlamento exigen que tenga al menos 25 diputados (de un total de 751) procedentes de siete de los 28 países miembros de la UE. Y en ese segundo punto radica el problema.

      *EL MUNDO

       

  7. Quién era Milton Friedman según Paul Krugman

  8. José Mujica: Admiro el Socialismo del Siglo XXI pero no es el camino que elegiría

  9. Análisis

    Por: José Hernández

    Director adjunto

    Bueno, sí, menos mal. De lo contrario, los jóvenes trasnochados, que se reunieron esta semana en el Parque Bicentenario de Quito, pudieran hacer creer que el mundo devuelve, con regocijo inocultable, las manecillas del reloj. Hacer la revolución para ellos es hacer juicios ficticios, recitar catecismos polvorientos y entonar odas a viejos dictadores como los Castro.

    Mujica, en cambio, con una capacidad visionaria que asombra, sigue haciendo los cambios que la contemporaneidad impone: sensibilidad por los más pobres, conexión con los mercados internacionales, diálogo con la oposición, búsqueda del consenso para votar una ley de comunicación que es un ejemplo, legalización (bajo condiciones) del aborto hasta 12 semanas, y, ahora, de la marihuana…

    Uruguay con Mujica, que tiene 78 años y él sí empuñó las armas, está en el mapa de los países que están pensando en agregar libertades para los ciudadanos; no en concentrar mayor poder para los gobiernos. La revolución correísta –y esa es la gran factura que pasará la historia a Alberto Acosta y a sus amigos– miró hacia atrás: puso el acento en un poder vertical que la realidad había disuelto en los países de Europa del Este. En vez de seguir la reflexión checa de Václac Havel –él invirtió la ecuación poniendo el Estado al servicio de los ciudadanos–, aupó un híper presidencialismo desmedido que da lugar a lo que hay: un régimen que nada tiene que envidiar a las viejas monarquías.

    Un régimen que, en vez de pensar en cómo agregar libertades para los ciudadanos, se dedica a resucitar fantasmas tétricos (como se vio esta semana en el Parque Bicentenario) y a honrar las visiones más reaccionarias. Parte de esto por cuenta de que el Presidente es creyente. ¿Acaso Mujica es un ferviente fumador de marihuana y un consumado abortista? Pues no: pero él sí entiende lo que es la democracia contemporánea, que busca, entre otras cosas, expandir las libertades para todos los ciudadanos. Un gran gobernante, como es Mujica, sabe que tiene que separar sus convicciones (incluso las religiosas), de la formulación de las políticas públicas.

    El Presidente no tiene formación marxista. Sin embargo, ese esquema vetusto del Estado como único referente de lo público, del partido único, del salvador supremo (que la vieja izquierda le ayudó a institucionalizar en Montecristi), le calzó de maravilla. Desde entonces, solo ha agregado campañas de adoctrinamiento (es lo que hace el aparato de propaganda), sumado rituales al estilo de la vieja ortodoxia comunista (como el protagonizado en el Parque Bicentenario) y ha hecho creer que ser revolucionario es convertir a los luchadores sociales en terroristas, cerrar organizaciones ecológicas como Pachamama u oponerse incluso al aborto en casos de violación. Y castigar a las mujeres de su partido que no piensan como él.

    Menos mal existe José Mujica: 78 años, ex guerrillero, anarquista, receptivo, visionario y buena persona. Menos mal porque de lo contrario el oficialismo pudiera hacer creer que la historia, en el campo político, realmente camina hacia atrás. Y que la única salida, en estos tiempos de twitter y ciudadanía digital, es canjear libertades, viejas o nuevas, por cemento para las rutas y subsidios económicos.

    El correísmo es, gracias a los precios del petróleo, la revancha política de la vieja política (de izquierda y de derecha) que desconoce la revolución que han sufrido las ideas en los últimos 50 años. Su ecuación es: desarrollo económico con subdesarrollo político. Eso explica algunas aristas contradictorias del Presidente: su afán modernizador y su esfuerzo personal y sin tregua. Su desdén por el otro. Su obsesión por disciplinar la sociedad con un Código Penal que hizo soñar a los peores socialcristianos. Su intolerancia para aceptar la polémica, la crítica, el debate democrático. Su premura para votar leyes que ahora se discuten en círculos cerrados y en secreto. Ahora, hasta los militares lo saben.

    Menos mal existe (en la región) José Mujica. De lo contrario, el oficialismo haría creer que el mundo se divide entre ellos y los adoradores de Álvaro Uribe y Enrique Peña Nieto.

    Mujica: 78 años y tan contemporáneo. El correísmo, dizque tan joven y tan anclado en el pasado.

    El correísmo es, gracias a los precios del petróleo, la revancha política de la vieja política

    http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/menos-mal-que-existe-jose-mujica-597002.html

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s