El punto de partida frente al Hostal de San Marcos en León


EL CAMINO DEL SALVADOR EN EL PUNTO DE PARTIDA

.

En 1152 ya se tienen noticias del Puente de San Marcos, del que hay quien afirma que es de factura romana, por sus arcos y pese a que haya pasado por varias reconstrucciones. Pero lo que es seguro es que el Hospital debe su origen a una donación de la infanta Doña Sancha, que cede unas propiedades para la construcción de una iglesia y un hospital al arcediano don Arias, que algunos años después, compra por 13 maravedíes un prado para dar soporte al hospital y a la casa de los servidores que se encargan de su mantenimiento. Y alrededor de 1166 el hospital y el puente figuran bajo la advocación de San Marcos, una Orden Militar de vida efímera que pasó a integrarse pronto en la de Santiago, y regidos por Velasquita Álvarez, que compra nuevas propiedades en la localidad de Oteruelo próxima a la capital, que es lo que yo descubriré también en Cabanillas, gracias a un precioso librillo sobre el Camino que te regalan, si tú lo quieres, en el Albergue, en el que, después de transcurridos tres años desde su inauguración, yo era la peregrina número 91 que en él pernoctaba.

.

itinerario íntegro hasta Pola de Lena

.

Así que este viaje bien lo podríamos hacer hoy, para que tenga algo más de tiempo para pensar que más conocimiento quiero añadir, personalmente, a este punto clave de partida, en el que nos damos cita junto al Crucero de la Plaza. Entonces, cuando me pongo en marcha, que es cuando fotografío el mojón primero de la Asociación Cuatro Valles, que se encuentra ahí mismo, en ese espacio abierto, frente a la esquina más oriental de la fachada son las 9h49min. Y paso por delante del Palacio de Justicia, y alcanzo la circunvalación del caza, que dice uno que lo es, ese tipo de avión, aunque también que ¡Dios sabe de qué época! Yo de modelos de coches no entiendo, así que como para pensar en los de aviones… pero una señora con la que hablo, justo ahí, me garantiza que a la altura del tanatorio voy a poder desayunar algo, en la última cafetería que encontraremos antes de alejarnos de la ciudad; una cuya especialidad presume de ser la tortilla de patata, que es la primera tortilla que pruebo que se parece a la que hacía mi madre, y que era la única tortilla del mundo que siempre te la encontrabas deshecha por dentro, que para ese momento en que la abandono, ya son cerca de las diez y veinte, y camino junto al Bernesga, por un paseo muy largo que se dan los leones, donde las jóvenes que patinan me saludan con una gran sonrisa, porque yo las estoy mirando como embobada, por lo mucho que me gusta verlas sobre sus patines en línea, por lo mucho que yo llevo sin subirme sobre los míos… Y andando así, para las diez y cuarenta y seis, ya nos encontramos en el punto por el que caminamos al ras de la carretera, donde un coche con un matrimonio muy amable me detiene, porque creen que ando bastante extraviada y ellos nunca habían oído hablar antes de que aquello también fuera un camino de peregrinos, y menos de que fuera el camino por el que se medió la Reconquista […]

.

lectura íntegra de la redacción de hoy

.

.

.

.

.

[los anuncios que se vean a partir de estas líneas serán una penalización que me impone el sistema por no pagar para que se me retiren]

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s