– El Arcano XV – ”Das grösste Schewergewicht” – La constelación del Enemigo – Memoria, Intelecto y Voluntad – del Tarot del Espíritu del Chemin (fragmentos S/N, i, ii, iii, iiii, V) –


*Significados simbólicos tradicionales

<<Por un acto de voluntad, puedo determinarme a escribir, y por otro puedo decidir no escribir; pero no puedo estar actuando de forma simultánea atendiendo a las dos cosas a la vez>>. [Bettoni, E., Duns Scotus, The Basi Principles of His Philosophy, trad. Bernardine Bonansea, Washington, 1961, pág. 158 (cursivas de Arendt)]

.

S/N.-

Por fin, los esclavos de la materia se levantan y nos dejan. Hacia un lugar que se llama La Galerna de los Naufragos.

La madre, la que corta el chocolate y yo nos quedamos a solas con ese pequeño geniecillo al que deparan unas luces que después de tres meses se ha decidido que vuelvan a funcionar. Fue un balón el causante del desastre pero fue el hijo mayor, de la que corta el cocholate el que lo provocó. Entonces el Emperador se enfadó mucho, como siempre y castigó al niño, el hijo mayor de la que corta el cocholate, a permanecer por tres meses sin luz o hasta el día de hoy, que era aquel, así que en la casa conocen el uso de las velas. Y el geniecillo me dice que es de un pueblo cercano a la Coruña y yo inició el cuaderno así, hablando de La taberna del enano y dibujando una simbólica Torre de Hércules…. Y pensé en la Torre, no pensé en Hércules… como pensé en la estepa rusa y no pensé en polvorones o en mágicas ‘casas colgadas’ de Cuenca. En no sé qué porcentaje parte de mis genes pertenecen al Toboso.

.

– i. –

Entonces me arranqué los pensientes en un gesto. Toma -le dije a la Madre… cuando tengas un enemigo regálaselos.
Pero ¡María!…

– No, tú, hazme caso. Cuando tengas algún enemigo del que te quieras deshacer regálaselos. A cambio lo que quiero que me regales es ese cabito de la que vela malva me dejaste encender… ¿Puede ser? Pero los pendientes no los quiero porque están manchados y ella es la que se ve en esa carta, el resultado de la muerte de una mujer, y la inconsciencia de un hombre y ella perpleja y un demonio rondándola…. Porque a ver, ese polvo blanco qué relación tiene con ella.

Y entonces es cuando ella le asegura al brujo, al que tiene la mano vendada y está feliz porque anda de baja en el curre, Dile a María lo que estuvimos hablando antes de que ella llegara, lo que dijo la de las tijeras, y lo que le contesté yo, Cualquier cosa de María pero ella no busca hacerle magia negra a mi hija. Yo cuando llegó la guitarra…

Pero para mí ella contó desde el primero momento en que desde Oviedo, antes desde Sahagún, y antes desde Santiago y Muxía y Santiago antes de la Rua das Hortas y Santiago de nuevo y el Monte del Gozo y Santa Irene, y el Calvario y el río Iso y su incomparable encanto, y las aldeas y Portomarín y Sarria y no Calvor y el Cebrero, ese can, y Molinaseca, y Riego de Ambrós, y el Acebo, y Manjarín y la Cruz de Ferro y antes, un casi mes antes, un tren y Roncesvalles y Estella, y Logroño, y Burgos, y las cosas que se sienten, pues para mí, para mí pero esa ella, el alma que el Camino me hizo conocer fue ella, una Madre, una Estrella

Aclarados para ellos mis manos blancas, mis honestas intenciones, acepté a cambio los pensientes que ella llevaba puestos y que también había comprado aquella misma tarde en los chinos, eran dos elefantitas pero con las trompas encogidas sobre sí, como si no quisieran ver pero yo eso ni lo supe, yo vi dos máscaras del teatro griego pero las de la comedia, quedaría estupendamente ahora añadirles sus nombres pero como el arcano -XV-, el Ser salvaje, lo indescifrable, lo desconocido, las apariencias no deberían tenerlo, para no confundirlas con lo que existe.

Y nos levantamos, después de que Lillo, éste tiene nombre propio, y yo nos encontráramos amigablemente en aquel salón.
Fueron abruptos escombros los que se vertieron antes en mis orejas y (signo) una sin razón (signo). ¿Ella había iniciado a su hijo en la bebida o había actuado en prevención, de medicina?


Ocurre que lo que no es enemigo, porque eso podemos cerciorarnos de ello a través de cómo canalizamos nuestras emociones, y si es la risa sana… enemigo no es o no todavía.

– ii. –

Ocurre que lo que enemigo no es, es amigo.

.

– iii. –

Que ganas de encontrarme con el Rubio para vivir algo de esto con él.
Eso dice el Oeste. Al Oeste de lo Arcano.

Pero qué ahí-allí. Alguien consagrado en cuerpo y alma. La eidética debe ser libre. La Estrella, que en esto es muy estrella de rock, no me hizo caso y no guardó dos billetes, yo se los apartaba como me lo apartaría a mí mi abuela, por prevención, no de que fuera a esnifar, no, a robárselos, cualquiera, en su buena fe, y se me pudiera acusar a mí. Y entonces ahí descubrí que lo que ella hacía en aquel baño de la taberna de los tortugas, eran unas rayas, y mis rayas son diferentes a las suyas, porque mis rayas que necesito me las muestra la grabadora cuando anda bajas de pilas, y me da miedo quedarme sola… y por eso se puso tan nerviosa, lo que me dijo fue que eran sus días de vacaciones y era muy guapa, que ahora sigue siéndolo pero ha engordado mucho, y me parece casi imposible, Pues tranquila -le dije- yo jamás me enteré. Creí que ibas de sidras y porros, y érais muy alegres todos, estábais en la terraza. Y yo con alguien que no sabe relajarse y disfrutar o de aquella no sabía.

Así que se acabó el imperio de los hombres y yo di marcha atrás y traté con una princesa. Si al darme su teléfono sucedió eso. Y sus hijos me fueron confiados, por algún sentido de la obligación de mirar hacia los más desvalidos, y los niños lo son y ella me habló de un problema en una niña, Y ella es la Emperatriz, la emperatriz infantil. Y adora a su madre, de verdad que sí, todos ellos la adoran, y el pequeño es como un ángel, y este hijo simboliza La Templanza… pero está el músico… Creo que me equivoqué y la guitarra debía de ser para él… No deja de tocarse sus propias cuerdas, es mejor que se enlace con la música.

.

– iiii. –

.

<<Vayamos ahora a nuestra segunda historia, la cual no es realmente una metáfora o un símbolo sino una parábola, la historia de un experimento del pensamiento que Nietzsche tituló ””Das grösste Schewergewicht”” (‘La carga más pesada’)

Vamos a suponer que cierto día o cierta noche un demonio se introdujera furtivamente en la soledad más profunda y te dijera: ”Esta vida tal como tú la vives y la has vivido, tendrás que vivirla todavía una vez y aún innumerables veces; y se repetirá cada dolor, cada placer y cada pensamiento, cada suspiro y todo lo indeciblemente grande y pequeño de tu vida. Además todo se repetirá en el mismo orden y sucesión […] y hasta esta araña, y este claro de luna entre los árboles y lo mismo este instante y yo mismo. El eterno reloj de arena de la existencia se dará la vuelta siempre de nuevo, y tú con él, corpúsculo de polvo! (un signo)

¿No te echarías al suelo, rechinarías los dientes y maldecirías al demonio que te hablase? O puede que hayas tenido alguna vez la vivencia de un instante prodigioso en el que responderías (signo) Tú eres un dios y nunca oí nada más divino (signo) Si aquel pensamiento llegase a apoderarse de ti, te transformaría como tú eres y acaso te aplastaría. En todo tu obrar, a cada cosa y a cada paso, se impondría como la carga más pesada a la pregunta: (signo) Quieres que se repita esto otra vez y aún innumerables veces (signo) (signo) O, cómo tendrías tú que ser bueno para ti mismo y para la vida, no aspirando a nada más que a confirmar y sellar esto mismo eternamente (signo +)

*Nietzsche, F. La gaya ciencia, lib. iV, nº 341 (cursivas de Arendt)

Ninguna versión posterior de la idea de eterno retorno muestra tan inequívocamente su característica principal, a saber, que no se trata de una teoría ni de una doctrina, ni siquiera de una hipótesis, sino de un mero experimento de pensamiento. Como tal, y puesto que implica a un retorno experimental al antiguo concepto cíclico del tiempo, parace estar en contradicción flagrante con cualquier posible noción de voluntad, cuyos proyectos siempre presumen un tiempo rectilíneo y un futuro desconocido y, por tanto, abierto al cambio. En el contexto de las afirmaciones de Nietzsche acerca de la Voluntad y del cambio que postulaba desde el yo-quiero a un anticipado yo-puedo, la única afinidad entre las dos historias parece descansar en el ””tremendo momento”” de desbordante ”benevolencia” -el ”estar bien dispuesto para la vida”- que obviamente da a luz en cada momento el pensamiento.

ARENDT, H., ‘La vida del espíritu’, p.399

.

.

<<Esta tríada de Ser, Querer y Conocer aparece únicamente en esta fórmula enunciada de modo provisional en las Confesiones: está claro que el Ser no encaja, dado que no es una facultad del espíritu. En De Trinitate, la triada mental más importante es Memoria, Intelecto y Voluntad. Estas facultades no son tres espíritus, sino un sólo espíritu […] Están mutuamente referidas unas a otras […] y cada una es comprendida por (signo) las otras dos y referida a sí misma: ‘‘Recuerdo que tengo memoria, entendimiento y voluntad; y entiendo que entiendo, quiero y recuerdo. y yo quiero querer, recordar y entender (signo) Estas facultades son de igual rango, pero su Unicidad se debe a la Voluntad.

La Voluntad dice a la memoria qué conservar y qué olvidar; dice el intelecto qué objeto de comprehensión hay que escoger. La Memoria y el Intelecto son contemplativos y, como tales, pasivos; es la Voluntad la que los hace funcionar y finalmente (signo) los liga juntos (signo). Y sólo cuando en virtud de uno de los tres, a saber, de la Voluntad, los tres son (signo) forzados en uno, hablamos de pensamiento (signo) -cogitatio, que Agustín, jugando con la etimología, deriva de cogere (coactum), (signo) forzar juntos, unir forzosamente (signo) (Atque ita fit illa trinitas ex memoria, et interna visione, et quae utrumque copulat voluntate. quia tria [in unum] coguntur, ab ipso coactu cogitatio dicitur).

La fuerza vinculante de la Voluntad no sólo funciona en la actividad puramente espiritual, se manifiesta también en la percepción sensorial. Este elemento del espíritu hace que la sensación sea significativa: en cada acto de visión, dice Agustín, debemos (signo) distinguir las siguientes tres cosas […] el objeto que vemos […] y éste puede existir naturalmente antes de ser visto; en segundo lugar, la visión que no estaba allí antes de que percibiésemos el objeto […] y en tercer lugar el poder que fija el sentido de la visión sobre el objeto […] , es decir, la atención del espíritu (signo)

Si este último, una función de la voluntad, sólo tendríamos (signo) impresiones sensoriales (signo) sin ninguna percepción verdadera. Podemos ver sin percibir, y oír sin escuchar, como ocurre a menudo cuando estamos distraídos. La (signo) atención del alma (signo) es necesaria para transformar la sensación en percepción; la Voluntad (signo) fija el sentido en la cosa que vemos y que los vincula a ambos (signo) es esencialmente diferente del ojo que mira y del objeto visible; es el alma y no el cuerpo.

Además, al fijar nuestro espíritu en lo que vemos u oímos, decimos a nuestra memoria lo que debe recordar y a nuestro intelecto lo que debe entender, qué objetos debe perseguir en la búsqueda de conocimiento.
La memoria y el intelecto se han retirado de las apariencias exteriores y no tratan con ellas en sí mismas (el árbol visto), y estas imágenes se hallan netamente en nuestro interior. En otras palabras, en virtud de la atención, la Voluntad une en un primer momento nuestros órganos de los sentidos con el mundo real de un modo significativo, y luego arrastra, por así decirlo, este mundo exterior hacia nosotros mismos y lo prepara para otras operaciones espirituales; para ser recordado, para ser entendido, afirmado o negado, dado que las imágenes interiores no son en modo alguno simples ilusiones. (signo) Concentrándonos en las imágenes internas, apartando por completo la mirada del alma de la presencia de los cuerpos que rodean nuestros sentidos (signo) , descubriendo de forma sorprendente (signo) una semejanza tan grande de la especie sensible impresa en la memoria (signo) que es difícil decir si estamos viendo o meramente imaginando. (signo) Tan potente es la fuerza del alma sobre su cuerpo (signo) que la pura imaginación puede llegar a provocar (signo) derrame seminal (signo) Y este poder del espíritu no se debe al Intelecto ni a la Memoria, sino sólo a la Voluntad que une la interioridad del espíritu con la exterioridad del mundo. La posición privilegiada del hombre en la Creación, en el mundo exterior, es el hecho de lo que el espíritu (signo) imagina en su interior […] es imagen de cosas externas. Nadie podría hacer de ellas [cosas del mundo externo] buen uso […] si la memoria no conservara en las imágenes de las cosas percibidas; y si la parte prócer de la voluntad no habitase en una región elevada e interior y cuanto afuera descubre en los cuerpos o dentro en las imágenes no lo refiriese a una vida mejor (signo).

Esta Voluntad, fuerza unificadora que vincula el aparato sensorial del hombre al mundo externo, tiene dos características que están totalmente ausentes de las distintas descripciones de la Voluntad que hemos visto hasta el momento. Efectivamente, puede ser entendida como (signo) la fuente de la acción (signo) al canalizar la atención de los sentidos, regular las imágenes impresas en la memoria y proveer al intelecto del material para el entendimiento, la Voluntad prepara el terreno en que la acción pueda tener lugar. Tenemos la tentación de afirmar que esta voluntad está tan ocupada preparando la acción que difícilmente tiene tiempo para entrar en controversia con su contra-voluntad. (signo) Y así como el varón y la mujer son una carne, así la inteligencia y la acción, el consejo y la educación, la razón y el apetito racional […] integran la naturaleza de la mente [la voluntad] que es una . De aquellos se dijo: (signo) Serán dos en una carne (signo); de éstas se puede decir también que son dos en un alma (signo).

ARENDT, H. ‘La vida del espíritu’, p.p. 332 – 334

(signos de Ella de Carmen)

.

*Simbología tradicional de este arcano – V – El Maestro y el Signo

2 Comentarios Agrega el tuyo

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s