Del personal del albergue Aterpetxea en Guernika


.

Después de nuestra conversación sobre sentimientos positivos y negativos y circunstancias salvables e insalvables Pep se reunió con su amigo Miguel y ambos continuaron trayecto a Bilbao; también lo hicieron Juan Bautista, después de firmar sus declaraciones, y los tres amigos de Mendata, y poco a poco los franceses cargaron sus enseres de monte en sus coches y bajo la escandalosa lluvia partieron en grupo y animados a pesar de las adversas condiciones climatológicas.

.

.

Yo poco desayuné y no presté, entonces, demasiada atención a Anabel, la encargada de la limpieza, que andaba atareada en la cocina. La conocí algo más tarde, cuando llegó Ester presta para comenzar su jornada laboral. Ester me contó algunas cosas acerca de si misma, su pareja y sobre todo su padre, a quien admiraba profundamente, y que acababa, después de la jubilación, de especializarse en derecho. Me explicó también que el dinero recaudado con las acogidas del albergue, en parte, estaba destinado a algunos proyectos de interés social; prometió interesarse por estos y escribirme con la información… Pero eso no consta aquí porque, por el momento, no la he recibido.

.

.

Para mí lo que es inestimable fue la ayuda que me prestó Anabel aquella mañana… Lavé el completo de mi ropa y todavía me senté durante una hora, en la planta baja, con Ester, que no dejó de alabar a sus compañeras y el buen equipo que constituían entre todas, esperando porque la secadora me reintegrara las prendas empapadas en algún estado que me permitiera utilizarlas… pero no fue así y tuve que componérmelas con unos piratas y la camiseta sin mangas y escote, que con el frío día que hacía me limitaba a estar sujeta, y en cualquier parte, a mi ligero ”plumífero”, que menudo acierto fue el haberme hecho con esta estupenda prenda en Decathlon y por tan sólo doce euros.

.

.

Cuando daban las doce y media del mediodía echaba a andar por las calles de Guernika. Había cesado la lluvia pero no me animé a acercarme al Bosque de Oma a conocer la obra de Agustín Ibarrola, pensé en dejarlo para la tarde, si es que entonces era posible… porque me entró el hambre.

.

.

.

*Estimado visitante o lector, esta entrada forma parte de un conjunto más amplio y de una experiencia terapéutica. Si has dado conmigo remitido por alguna amistad o bien porque la casualidad te guió hasta mí, te recomiendo que lo visites por si pudiera ser de tu interés. El enlace al que yo personalmente te remito es el siguiente EVOLUCIÓN, donde te dirijo unas palabras.

** Si te encuentras dentro de La lectora y la Magia, hallarás este Camino íntegro en la pestaña que aquí figura como Vía Evolución. En otros apartados de esta bitácora existen experiencias anteriores relacionadas con el Camino a Santiago o milenaria peregrinación por la ruta de las estrellas. Además de otros apartados en las diversas pestañas cada uno con sus particularidades, donde el contenido global de la misma ha sido o esta siendo listado.

*** Puedes igualmente plantear cualquier pregunta o duda en los comentarios, sea esto porque hayas llegado aquí en busca de algo, y no hayas sido capaz de dar con ello, o sea porque la inquietud te ha surgido aquí mismo. A veces me encuentro en el Camino y no en el albergue virtual, de todas formas regreso. Gracias por tu atención .*)

Anuncios

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s