Del mate en la playa, el pequeño desierto y la primera juventud de Zarautz


.

A mano derecha un ancla como las que engalana el museo de la peñona de Salinas. A mano izquierda unas jóvenes charlando mientras su amiga, cabeza de rastas, pasea con el teléfono pegado al oído.

.

.

Mis ojos se posan sobre un termo y un artilugio plateado que junto a un libro reposa a su lado. Nunca he tenido la oportunidad de verlo de cerca pero estoy segura de que es mate, caiguá, esa  emblemática hierba guaraní que se mezcla en infusión con agua.

Me siento a su lado, lo pregunto, su respuesta es afirmativa pero desinteresada en mi persona, ¿puedo probarlo? No es nuestro, es de aquella, la peculiar individua de las rastas que sigue su conversación a distancia, ¿habéis visto a un hombre viejo de cabello blanco que pasea con un perro? Negativo, tomo, después de solicitar permiso, el ejemplar de Hermann Hesse, <<Cuentos maravillos>>, abro por cualquier parte. Transcribo:

.

<<Apenas había terminado de recorrer otra calle, cuando se vio rodeado por ruidos y alborotos de feria. En cien barracas vendedores gritones pregonaban las mercaderías, los niños soplaban en plateadas trompetas y los carniceros sacaban ristras enteras de frescas y húmedas salchichas de las enormes calderas hirvientes>>.

.

A la que pertenece el mate, ha llegado. ¿Puedo probarlo? -insisto. Me mira, es carismática y aunque no se muestra entusiasmada comienza el ritual, introduce las hierbas, lo tapa con la mano, lo coloca boca abajo, lo agita, esto se hace para que las partículas más finas no obstruyan la bombilla, que es el elemento por donde vamos a chupar lo que alguna vez me han descrito como desorbitante, le añade agua casi hirviendo del termo, me lo tiende y desde una voz áspera me dice que me limite a aspirar, que no revuelva nada. Es amargo, los taninos, se lo agradezco pero mi concepto de que el mate es una herramienta especial y socializadora se derrumba, no quieren saber nada de mí, y después de esto, tan poco dadas como yo a dejarse fotografiar, me despido y las dejo en paz. Pocos horizontes les encuentro, la verdad. ¿Será cierto el mito de que la juventud es cerrada?

.

.

Echo a andar por la humedecida arena, me detengo con un paseante, le pregunto por el nombre de la playa, dice que no tiene nombre, que es la playa de Zarautz. Mendi en sus cuadros la titula Desertu Txikian (desierto pequeño); esa es la zona en la que me encuentro.

Pero de pronto un caminante de paso ágil, de nervio o raza, nuestras miradas desde la lejanía no se eluden ni van a apartarse. Estoy buscando a un artista -cuando damos el uno con el otro. Yo soy artista -me responde.

.

.

.

.

*Estimado visitante o lector, esta entrada forma parte de un conjunto más amplio y de una experiencia terapéutica. Si has dado conmigo remitido por alguna amistad o bien porque la casualidad te guió hasta mí, te recomiendo que lo visites por si pudiera ser de tu interés. El enlace al que yo personalmente te remito es el siguiente EVOLUCIÓN, donde te dirijo unas palabras.

** Si te encuentras dentro de La lectora y la Magia, hallarás este Camino íntegro en la pestaña que aquí figura como Vía Evolución. En otros apartados de esta bitácora existen experiencias anteriores relacionadas con el Camino a Santiago o milenaria peregrinación por la ruta de las estrellas. Además de otros apartados en las diversas pestañas cada uno con sus particularidades, donde el contenido global de la misma ha sido o esta siendo listado.

*** Puedes igualmente plantear cualquier pregunta o duda en los comentarios, sea esto porque hayas llegado aquí en busca de algo, y no hayas sido capaz de dar con ello, o sea porque la inquietud te ha surgido aquí mismo. A veces me encuentro en el Camino y no en el albergue virtual, de todas formas regreso. Gracias por tu atención .*)

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. #
    Liliana Nadal hola Paco, indescriptible sensacion ila del mate pero lo mejor es la charla que compastis, los sentimientos, mucha gente se impresiona por que compartimos la bolbilla, pero para elargentino matero, no solo compastis bolbilla, tambien compartis, sueños, esperanzas, angustias, estudio, guitarreadas. en fin lazos!!!!!

    #
    Liliana Nadal y no es hierba es yerba, origen misiones, argentina

    #
    Ella de Carmen En asturiano es igual yerba, Liliana. Pero aunque lo soy yo tengo la debilidad de escribir en castellano. Cosas..

    #
    Liliana Nadal pero es que en castellano es yerba, es una planta llamada yerba mate, originaria de la provincia de misiones en el litoral de nuestra argentina, esta se ceca, antiguamente al sol hoy hay maquinarias y al cecar larga el aroma caracteristico, el mate se toma en argentina, sur de brasil y uruguay

    #
    Liliana Nadal El origen del uso de la yerba mate, alimento básico de los indios guaraníes y conocida por éstos como CAA-MATE

    #
    Ella de Carmen Gracias, Liliana. Voy a trasladar esto tuyo a mi entrada del mate.
    Ya cambio el esquema.

    #
    Liliana ha escrito:
    gracias, creo también que los jesuitas fueron los primeros en encontrarlas en la cuencA de los rios paraguay,(limite con paraguay y brasil)y uruguay (limite con uruguay ) y o te aburro mas

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s