De la taberna al puerto, del muelle a la bahía, la playa de la Concha y la isla de Santa Clara


Son las once y media cuando atravieso el umbral de la taberna Aralar, en el número diez, de la misma calle Puerto. ¿Se puede? He recibido la impresión de que Donostia, llamarla así es lo correcto, es hostil al caminante y prefiero preguntar pero estos, los dos que hay trás  la barra, comienzan a asomar los pintxos, que hacen la boca agua, son simpáticos a rabiar, no entienden gran cosa del por qué, nada cuento y me ponen un rosado de Navarra, me lo sirvo yo en una esquina, donde escribo algunas notas, ellos me hablan, la hora qué es, el incidente anterior, el hambre que está entrando no y no dejo de rotar los tobillos, para relajarlos lo que logro, atreviéndome a descalzarme, dado el talante de comprensión de los oficiantes. Momento sagrado. <<Memento mori>>

.

.

.

.

.

.

Me gustaría llegar ya mismo al albergue, ducharme, se supone que al ser privado no habrá ninguna objeción, Xatur dijo eso, la calle está sembrada de tabernas, ya voy, bares y restaurantes; en seguida doy con el muelle, una bandera, la policía nacional, Mari Kalea, Lasta Plaza, el Urgull tan cercano, por detrás, todo dejado para el retorno al casco viejo, que será.

.

.

.

Me fijo en un carrusel en los jardines de Alderdi-Eder, frío, calor, frío, calor, ahora me lo quito, ahora me lo pongo, las paradas no vienen mal, la Concha, luce deslumbrante, la isla de Santa Clara tentadora, un palacio, lo parece, precioso, que lujo la mirada desde esas precipitantes ventanas.

.

.

La talasoterapia más tentadora aún, piscinas y chorros marinos a diferentes temperaturas, un circuito saludable, recomendado, pero en  qué escenario, el balneario ‘’La Perla, la Casa Real de Baños, el Real Club Náutico, esta baranda donde más recuerdo a Gijón, las farolas portentosas, que ayudarán a la noche a mostrarse mágica, los cafés y las terrazas desbordando encanto. Pero digo todo eso si acaso luego y luego no termina por suceder, como si fuera ese hasta pronto suyo. ¿Aún permanece ahí? Así que las instantáneas visuales que quise y que dejé de lado, de lado se acabaron quedando.

.

.

.

.

.

*Estimado visitante o lector, esta entrada forma parte de un conjunto más amplio y de una experiencia terapéutica. Si has dado conmigo remitido por alguna amistad o bien porque la casualidad te guió hasta mí, te recomiendo que lo visites por si pudiera ser de tu interés. El enlace al que yo personalmente te remito es el siguiente EVOLUCIÓN, donde te dirijo unas palabras.

** Si te encuentras dentro de La lectora y la Magia, hallarás este Camino íntegro en la pestaña que aquí figura como Vía Evolución. En otros apartados de esta bitácora existen experiencias anteriores relacionadas con el Camino a Santiago o milenaria peregrinación por la ruta de las estrellas. Además de otros apartados en las diversas pestañas cada uno con sus particularidades, donde el contenido global de la misma ha sido o esta siendo listado.

*** Puedes igualmente plantear cualquier pregunta o duda en los comentarios, sea esto porque hayas llegado aquí en busca de algo, y no hayas sido capaz de dar con ello, o sea porque la inquietud te ha surgido aquí mismo. A veces me encuentro en el Camino y no en el albergue virtual, de todas formas regreso. Gracias por tu atención .*)

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. De Pasajes de San Juan a San Sebastián del día y la Noche

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s