Tras el abandono de la colchoneta


Y me despierto, y lo primero que hago es ponerme en marcha… aunque no se me ocurre irme sin despedirme. Él me trae un pastelillo de manzana, me hace un café, es una invitación suya, yo trato de interesarme por la mitología de la zona, Xatur parece opinar que a lo que he venido es a entrarme en el Camino y no a… Pero quizá para Xatur no sea fácil comprender como vivencian sus caminos otras cabezas, y de qué tienen hambre. El cerebro es un órgano muy complejo y se alimenta de los conocimientos. Hay un conocimiento sensible que entronca extrañamente con los mitos. Yo tenía, desde ese instante, la sensación o la certeza de que había un mito ahí, esperando por mí, y que yo debía conocer; algo que expresaba mi sangre y que se había empapado con la lluvia de esa indulgente nube. Pero no sería aquí. Y por eso Jon resultará tan capital en mi experiencia. Pero Zarautz, en mi caso, aún se alejaba en varias jornadas. Miro la estoica soledad de aquella silla, mis pertenencias sobre ella, ya he decidido desembarazarme de la alfonbrilla acolchada para el suelo. Me roba demasiado espacio y presiento que no la voy a necesitar.

.

.

La colchoneta la habíamos escrito la niña y yo, la Flor, como le gustaba experimentarse a ella, una tarde de julio en el jardín francés. Traté de que ella aprendiera a escribir en ella la palabra estrella y también una forma de dibujar el símbolo del hombre, el pentagrama. Lo de hombres vitruvios queda para da Vinci (el incio de los genitales marca la mitad de la altura del hombre). La metáfora de aquel paralelismo imaginado, el hecho de la flor, mi llegada, la peregrinación que venía de completar, … y sin embargo en ese Hospital de peregrinos, con las decisiones precisas tomadas, me descargaba de la culpa, por ser incapaz de soportar el contacto con la madre.
.
La madre de la Flor y yo nos movemos en espacios y dimensiones diferentes; ella es una devota adoradora del dios televisión; la obnubilan simplemente sus imágenes, vive con sus voces atronadoras, y en un lugar así imposible es que se pueda dar un ambiente de estudio. La flor está condenada al fracaso puesto que es sólo un ser humano y no verdaderamente una flor. Lo que sí sería posible sería encaminarla hacia ese mundo, a través del contacto con la naturaleza. ¿Es el mundo de las flores lo que le ofrece su capacidad de realización? Que muchos niños son despiertos es un hecho, y que se idiotizan con la edad el otro, el inexplicable. Luego, ella se engañará, la madre, como todos los padres quieren engañarse, los que no hemos sido padres no. Nunca llegamos a conocer esa otra parte de la historia del mito del que nosotros nos hemos excluido porque no repetimos los mismos errores. ¿Y se puede llamar  error a engendrar vida? Cuando contemplas algunas tienes que afirmar que sí; los niños existen ahí, padeciendo esos desamparos que serán por siempre aprendidos. Como la flor, que no puede luchar contra la droga. ¿Y es la droga la malvada de la historia, por sí? ¿O es su uso indebido, su uso desconocido, por lo que sólo la juzgamos como si lo fuera? Pues bien, para mí el tabaco es malvado. ¿Me apacigua? ¿qué me da? ¿me daría usted un beso cada vez que echase en falta ese algo?
.
Y éstas eran las reflexiones de las que Xatur era testigo sin saberlo, en aquel acto en que dudé de si desprenderme de ese apego o no. ¿Podía él, acaso, sospecharlo? ¿quizá usted sí? Porque yo no soy diferente a nadie, y cargo con mi historia en mis hombros, y es la historia de una viva; dónde yo estoy la muerte no está. Aunque como se nos explicó nunca deja de suceder la muerte a uno. De sus células no.

.

.

.

*Estimado visitante o lector, esta entrada forma parte de un conjunto más amplio y de una experiencia terapéutica. Si has dado conmigo remitido por alguna amistad o bien porque la casualidad te guió hasta mí, te recomiendo que lo visites por si pudiera ser de tu interés. El enlace al que yo personalmente te remito es el siguiente EVOLUCIÓN, donde te dirijo unas palabras.

** Si te encuentras dentro de La lectora y la Magia, hallarás este Camino íntegro en la pestaña que aquí figura como Vía Evolución. En otros apartados de esta bitácora existen experiencias anteriores relacionadas con el Camino a Santiago o milenaria peregrinación por la ruta de las estrellas. Además de otros apartados en las diversas pestañas cada uno con sus particularidades, donde el contenido global de la misma ha sido o esta siendo listado.

*** Puedes igualmente plantear cualquier pregunta o duda en los comentarios, sea esto porque hayas llegado aquí en busca de algo, y no hayas sido capaz de dar con ello, o sea porque la inquietud te ha surgido aquí mismo. A veces me encuentro en el Camino y no en el albergue virtual, de todas formas regreso. Gracias por tu atención .*)

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. De Pasajes de San Juan a San Sebastián del día y la Noche

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s