– El Mazo del Poder – La rosa de los vientos – El Tarot como única defensa posible del peón en el ajedrez de la vida o su Magia


.

¿Estabas fumándote un porro? -le pregunté al enamorado cuando ellos se fueron. La respuesta fue afirmativa y dije: <<¡Qué lástima, yo soy cannábica! Me habría encantado darle tres caladas a esa maría>>. Yo llevaba conmigo, por el camino alguien me la regaló, todo un tarro; sólo que  únicamente le acepté unas briznas, por si sucedía que al final terminara por desplazarme al Camino Francés, y por prestarme a aquella sesión de Tarot que alguien que le concede credibilidad a ”los videntes”, al haber entrado en contacto con mi baraja, había requerido de mí hacía casi un año. A esta que soy, su cerebro racional, quizá hasta demasiado, o esto en la actualidad, le inhibe de tal práctica; soy en gran medida escéptica y yo mentiras no digo. Sólo cuando el THC da prioridad a mi hemisferio derecho, el que simboliza, los Arcanos y yo somos Uno. Porque esa fue la amistad que estableció la niña que fui como adaptación inteligente al mundo hostil en el que se tuvo que desarrollar.

¿Y cómo puede ser esto? A ellos precisamente se lo destriparé. Les hablo de la habitación del fondo, en la que se concretaba el amor y la confianza, la morada de mis abuelos, y del pasillo del desamparo aprendido… el <<locus>> de mis padres biológicos. El pasillo y el resto de la casa, de aquella bañera terrorífica desde la que, en las noches y su oscuridad, se alargaba la voz del monstruo atenazándome el corazón… Sólo dos cosas me negó mi abuelo en la vida: una unos playeros kelme de cuña elevada, eso cuando tenía ocho años, y otra el Tarot. Para conseguir las dos robé, los kelme a una vecina infantil de una tía, de su hucha, le hice contar una y otra vez su dinero recibido en la comunión hasta conseguir que se despistara, y todavía experimento vergüenza por ello… Fue una maniobra muy hábil, hablo de la explicación que inventé para justificar el hallazgo del dinero entre el follaje de una planta ornamental, en una famosa calle medieval de mi ciudad, un billete de mil pesetas de aquellas, doblado hasta convertirlo en insignificante, y que me permitió la adquisición del capricho primero. Se ha grabado en mi mente con todo detalle y eso me ayuda a empatizar con las zonas oscuras de los niños más pequeños. Los padres, los familiares, pueden querer engañarse al respecto, y conseguirlo; yo tengo bien presente mi comportamiento porque me sirvió, como todo, de lección. Vocacionalmente no dudé en elegir a la Experiencia como Maestra.

Con el Tarot me serví del método de los pequeños hurtos, tardé meses en conseguir ahorrar esa cantidad de setecientas treinta y cinco pesetas que era el precio que en el año 1980 tenía un Tarot Balbi. Balbi ideó un tarot ingenuo y alegre, basado en el diseño de los arcanos de Marsella. Recuerdo como la baraja me llamó desde el escaparate de una antigua librería de nombre La Esperanza, para más inri, aquello de lo que yo más adolecía; porque mi abuelo se hizo marino mercante a la edad de cincuenta y cinco años pero eso es otra historia; y lo que sucedía es que durante seis meses se alejaba del hogar y por eso la niña que fui había comenzado a pasar largas temporadas en el infierno: el de la inseguridad permanente y el pavor. Hasta los gorilas en la selva, cuando son atemorizados por los furtivos, sufren lo que se llama deposiciones del miedo. Yo hasta ese extremo no llegué, lo pagó mi delicado sistema nervioso y mi sensibilidad, que siempre ha sido mucha, se exacerbó pero siempre he tenido control sobre mis esfínteres. Sin embargo mi hermano pequeño las padeció hasta pasados los veinte y mi hermano, ya en ese momento, tenía más envergadura que su padre pero su psicología quedó fuertemente dañada. Entonces, yo por fin logro aquello que más quería y tengo doce años, y salgo a pasear de la mano de mi abuelo que había regresado en fechas recientes, por disfrutar de uno de sus periodos vacacionales, y cuando pasamos esa vez por delante del escaparate, le dije: ¿Me esperas, que voy a comprar una cosa? Pero y tienes dinero -me preguntó. Asentí y no confesé que era aquello que iba a ser. Dos años antes me había convencido de que borrara de mi cabeza la idea de hacerme psiquiatra; porque la carrera era muy larga, y porque su idea era la de que una mujer no debía de estudiar sino casarse, y sólo casarse porque él pensaba que el amor no existía, aunque a mí me decía <<Cori>>, de corazón y por tanto me amaba. Por supuesto, yo quería ser psiquiatra porque era consciente de que vivía en una casa de locos, y por aquel entonces me parecía que la única solución posible era estudiar para médico de las cabezas y curarlos.

Entonces es aquel día, y yo llego y me siento en el sofá del salón, y llamó a ‘Aitatxo‘, que es papá en euskera, y le digo: <<Ven que te voy a echar las cartas>>, y cuando levanté la mirada, la jugada extendida sobre la mesa, La Emperador (II) en el centro, como espejo del consultante, Balbi no admitía el significado invertido de los arcanos, El Diablo (XV), El Juicio (XX) La Luna (XIV) y  La Torre (XVI), esa advertencia que le hice, lo que vi reflejado en sus ojos no lo olvidaré jamás mientras no lo olvide: estaba asustado, él, el inválido invalidador, sintiendo miedo. ¡Que sensación de crecerse una! – la que experimenté. Recién en mis manos la baraja, sólo abierto aquel librillo para consultar el método de cómo debían de ser ordenadas, ”sin conocer” o haber leído sus significados, podía interpretarlas. Siempre he sido poco o nada ortodoxa, incluso para lo descalificado por las doctrinas ortodoxas imperantes. Y desde entonces, el mazo y el Poder de la Magia… con la que algunos suelen investirlo, en realidad casi todos, los crédulos por ser crédulos pero los escépticos por qué, y sin embargo… se convirtió en mi mejor aliado porque considero que me salvó, y en lo profundo yo no puedo evitar sentir, es la palabra, un vínculo emocional con él: no es que desde aquel día dejara de recibir palizas y golpes o trato denigrante  pero en cierto sentido, en el nivel del espíritu, él me consideraba su superior jerárquico. Y así se lo explico a estos nuevos amigos, el enamorado ha prendido otro cigarro alado y hemos compartido unas caladas de alegría y paz, que una, llegado el caso, no necesita de un cuchillo para atemorizar a alguien. Basta con eso y con saber cómo esgrimirlo y ante quién, en un momento dado… Entonces y desde entonces, mi padre me tomó por bruja, mi bisabuela, Marina, la madre de mi abuelo, tenía fama de serlo, lo he mencionado en alguna ocasión, todos la recelaban aunque llevara muerta desde antes de mi nacimiento, y bastaba con la mención de su fotografía para hacer entrar en razón a mi madre, que solía desencajarse, eso con extrema facilidad, de sus quicios; así que cuando no tenía a quien confiarle mis problemas los compartía con las figuras simbólicas de aquellos naipes, y en su silencioso diálogo incesante, el de sus posiciones escénicas y miradas, vaya usted a saber desde que épocas inmemoriales, puesto que la historia de su origen hunde sus raíces en el secreto, acertaba a alcanzar alguna orientación. Así que la sustancia ya forma parte de mí y sin quererlo los dedos de las manos moviéndose por instinto dibujan una configuración. Ante mí se muestra la rosa de los vientos y el conocimiento que me comparte es inmediato. El Carro (VII) fue la carta que miré cuando las extraje del saco: Tú fuiste testigo -le digo. El Carro o el arquetipo del Viaje. Luego coloqué La Estrella (XVII) entre ellos, la pareja, para que con su protección nos guiara y esa es la intención poética del acto mágico; que él estaba por completo enamorado de ella era el hecho indiscutible, que ella le hiciera caso del todo no lo era tanto, y por eso le hice un regalo a él, para que se guardara esa carta bajo la manga, la colocó boca abajo, dijo que nunca las mostraba, ni yo recuerdo cuál fue porque fue esa que la entusiasta niña interior compartió generosa desde el fondo de su alma.

Se escucha en la grabación de aquel día lo siguiente: <<Para mí La Estrella es lo más precioso, es la esperanza, la promesa de la felicidad, el amor. La Estrella yo siempre la siento cuando me levanto por las mañanas y me echo al Camino porque son las horas del rocío, es el rocío de la mañana pero también del anochecer, entonces la vida de la Estrella es una vida misteriosa para nosotros los humanos, porque habitualmente dónde nos encontramos en los momentos en que la Estrella está vigente, en la cama>> (y es cuando me fijo en lo dibujado) <<¡Ay ene! Si es la Rosa de los Vientos>> (los dedos se movieron de forma inconsciente, como sucede si es verídico, como guiados por invisibles hilos). Pero trato con esto de hacer comprender que mi identificación con los arcanos lo es en la medida en que siempre es una correspondencia con las energías de la Naturaleza. En el Norte del pensamiento dice Le.Soleil (XVIIII), lo luminoso, el éxito del trabajo alquímico; en el Sur del sentimiento, hacia donde voy, Rabanal del Camino, L’Amoreux (VI), digo esto porque desde la peregrinación del año anterior la conexión aguardaba allí; en el Oeste, por supuesto, Le.Chariot (VII), que además fue la primera en salir; y voy al encuentro de Le.Mat, esto me pone muy contenta, ¿y dónde? <<Al Oeste de Magdalena>>. El Arcano Sin Nombre (XIII), ¿dónde está? Entre el pensamiento y la intuición. Y La Justice (VIII), ¿dónde? Entre el pensamiento y la sensación. Le.Bateleur (I), o la voluntad, ¿qué puesto de valor incalculable ocupa el arquetipo de la iniciación? En la línea de Wilde, ¿y qué significa esto? ¿cómo he llegado a definirlo así? ¿cómo habría podido sin usted? ¿sin aquella cita del autor que me escribió? <<Alimentar el alma con los sentidos y los sentidos con el alma>>. Le.Diable (XV), aquí un  recelo porque además de lo espontáneo y de la risa, que también esas pueden ser sus señas, cosa que en Castrillo de los Polvazares tendré que reconocer y aprender todo lo posible de ello, es siempre una advertencia de ausencia de control sobre las circunstancias de la Magia… entre el sentimiento y la intuición. ¡Oh, vaya! -me escucho decir, sólo que sé que no debo dejarme mediatizar, ese es el peligro. Pero yo en mí confío, hasta este punto puedo confiar y la relación que guardo con ello es esta que aquí muestro y de esta índole. Yo ni busco más ni necesito más, sólo algunas coordenadas que para otros son de difícil captación o expresión. Y no recurriría bajo ningún concepto a una cartomante porque a mí las decisiones me gusta tomarlas yo, desde siempre ha sido asi, y si acaso compartirlas con lo insondable.

Dijo Schopenhauer: <<Ningún viento es favorable para aquel que no sabe a que puerto se dirige>>.  Mi rosa bebe los vientos por usted.

Pero, pero, pero, qué sucede a continuación, porque algo trágico estaba a punto de Suceder

.

.

.

.

*Estimado visitante o lector, esta entrada forma parte de un conjunto más amplio y de una experiencia terapéutica. Si has dado conmigo remitido por alguna amistad o bien porque la casualidad te guió hasta mí, te recomiendo que lo visites por si pudiera ser de tu interés. El enlace al que yo personalmente te remito es el siguiente EVOLUCIÓN, donde te dirijo unas palabras.

** Si te encuentras dentro de La lectora y la Magia, hallarás este Camino íntegro en la pestaña que aquí figura como Vía Evolución. En otros apartados de esta bitácora existen experiencias anteriores relacionadas con el Camino a Santiago o milenaria peregrinación por la ruta de las estrellas. Además de otros apartados en las diversas pestañas cada uno con sus particularidades, donde el contenido global de la misma ha sido o esta siendo listado.

*** Puedes igualmente plantear cualquier pregunta o duda en los comentarios, sea esto porque hayas llegado aquí en busca de algo, y no hayas sido capaz de dar con ello, o sea porque la inquietud te ha surgido aquí mismo. A veces me encuentro en el Camino y no en el albergue virtual, de todas formas regreso. Gracias por tu atención .*)

Anuncios

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. El viaje del peregrino que realiza el camino iniciático.
    Le Mat es el peregrino del Tarot
    (del canal de vídeo de esta misma bitácora: http://www.youtube.com/user/lematchemin )

    1. Veo hoy por vez primera a El Ahorcado apartado, como esperando. Y he de decir que lo sé. Eso era, y esto es esta tarea infinita en el detalle, en la que ya llevo cuatro meses inmersa, del relato.

  2. nandara dice:

    A veces me preguntaba cuál sería la razón pasada de esa confianza y apego crónico al tarot, qué historia más bonita. :)
    Yo de pequeña, también pensé alguna vez en estudiar psicología con tal de entender algunas actitudes familiares incomprensibles.
    El tiempo pasa, las historias quedan.
    Salud. :)

    1. Ya ves :)
      Pero lo que a mí me sigue despertando ”inquietud” es por qué aquel sentimiento de ir hacia algo, como era aquello, hacia el que nadie me había despertado. Y fue eso, una llamada desde un escaparate. Y fue precisamente eso lo que me hizo distinta dentro del complejo del desamparo aprendido. Que tú ya sabes las contrariedades y actitudes vitales que acarrea. Y vuelve a ser el concepto resiliencia y resiliencia tengo que afirmar que está íntimamente unido al sexto sentido, de la intuición (todos los resilientes saben de quién y quien huir y a quién y qué acercarse). Los racionales no utilizan todo su cerebro, sólo la mitad. Esa es la tara, querida niña :)

      Y los que son irracionales no se sirven del contrario.

  3. ¿¿le robaste a una niña que acababa de tomar la comunión?? La niña: al cielo y vos: también (me encantó la anécdota)
    Tu aterradora experiencia familiar y tu crecimiento personal me centra otra vez en las tantas experiencias vivida como maestra: el comprobar la cantidad de recursos que tienen los niños para escapar de los traumas

    PD: Gracias por tu ofrecimiento, pero más que masajes plantales necesito un enema de hierro
    Besines astures

    1. Le robé a una superdotada con matrículas de honor, que no veas que fue tarea dura. Sobre el masaje, te lo ofrezco precisamente por eso. ¿Nunca has conocido a nadie magnético? Porque la loca de la argentina tendrá sus principios pero yo tengo los míos y me han contando que al día siguiente las piernas duelen mucho aunque esos masajes parezcan muy suaves; de dolor que también conlleva energía pero los filetes de potro y las lentejas también van de p.m. para el tema :)

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s