De la primera noche en el Camino o sin dormir desde hace dos


.
.
Desde dentro me abre Marian, que es una tía (ella -creo recordar- lo utiliza) sensacional, la compañera de Xatur, pero atómica, mujer de gran energía y vibraciones muy positivas, madre, abuela, con su pelo corto con destellos dorados, compartiéndome sanas aventuras de sus caminos, de sus cariños, todo lo que sale de su boca, por lo menos mientras estuvo conmigo, son historias bonitas, hay nietos, hay un dibujo en la pared, en el cuarto del hospitalario, su marido, que es quien va a quedarse allí por la noche, después, antes la cena, a pasarla, con los peregrinos,  le comento a ella que a mí me hace un gran favor si no se queda, porque yo no les voy a robar nada, ni le voy a abrir la puerta a nadie, o sea que pueden confiar en mí, y del Camino en parte espero eso, el silencio y la soledad de lugares que no son los míos, para que me ayuden a prepararme, a poner a más distancia de mí mis antiguos miedos infantiles, a no ampararme en otra que no sea yo, a sentir en mí y por mí esa confianza, y en esto llega un sobrino, un ser luminoso, y radiante con su suavidad y su sonrisa, y llega acompañado de un perrita, muy linda, y hablando allí de los Pirineos, y de crestear, muy de treking, y de la danza del vientre, ejercicio practicado por algunas sanjuandarras, ya se fue él, ya llegó Xatur, y yo los retrato juntos, pero Marian me anima a inmortalizar, mejor, el mosaico del Che Guevara, que alumbra la pared, y es de unos artistas locales, porque me asegura que él también fue peregrino, emigró de Argentina a Cuba para participar en la Revolución pero él creía en el amor y en el gobierno de la guerrilla y del pueblo que derroca al gobierno tirano, ¿pero quién estipula lo qué es tiranía y lo que no? Y es un inmejorable modo de decantarse en las ideologías. Así que dormimos sin crucifijos o mejor dicho, los crucifijos los guarda la ermita, cada loco con su tema y cada emblema a salvo en su sitio.
.
.
Hay un laburu afuera, pero yo aún no sé cuál es su nombre y ni me supongo lo que significa, me recordaba a un símbolo celta, quizá la representación de alguno de los elementos, quizá la unión de los cuatro, y muy a gusto con Marian, muy a gusto cuando llegó Xatur, yo les dije que me iba a meter en la cama, porque estaba muy cansada, nos abrazamos, se fueron, yo me familiaricé con la zona húmeda, como la llaman ellos, con lo que había arriba, apagué las luces, hice una llamada, y me acosté y me quedé dormida, tranquila; me desperté a las dos de la mañana con un hambre voraz, entonces, me comí dentro de la bolsa medio bocadillo de tortilla, y abrí la lata de cocacola, y a las cuatro de la mañana me desperté otra vez atenazada por un hambre voraz, y me acabé el bocadillo, ni una mísera miaja dejé.
.
Y me despierto, y lo primero que hago es ponerme en marcha…
.
.

.

.

.

*Estimado visitante o lector, esta entrada forma parte de un conjunto más amplio y de una experiencia terapéutica. Si has dado conmigo remitido por alguna amistad o bien porque la casualidad te guió hasta mí, te recomiendo que lo visites por si pudiera ser de tu interés. El enlace al que yo personalmente te remito es el siguiente EVOLUCIÓN, donde te dirijo unas palabras.

** Si te encuentras dentro de La lectora y la Magia, hallarás este Camino íntegro en la pestaña que aquí figura como Vía Evolución. En otros apartados de esta bitácora existen experiencias anteriores relacionadas con el Camino a Santiago o milenaria peregrinación por la ruta de las estrellas. Además de otros apartados en las diversas pestañas cada uno con sus particularidades, donde el contenido global de la misma ha sido o esta siendo listado.

*** Puedes igualmente plantear cualquier pregunta o duda en los comentarios, sea esto porque hayas llegado aquí en busca de algo, y no hayas sido capaz de dar con ello, o sea porque la inquietud te ha surgido aquí mismo. A veces me encuentro en el Camino y no en el albergue virtual, de todas formas regreso. Gracias por tu atención .*)

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. De Irún a Pasajes de San Juan, primera etapa de mi Camino del Norte por la Costa

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s