La iglesia de Santa María de la Asunción de Jeméin


Una mujer cuida de su huerto, de nombre María. Le pregunto por la iglesia que presencio dice ”Santa María de Jemín”. Le doy las gracias. Agua, por no interrumpir su labor, no me atrevo a suplicarle.

.

.

Me planto delante de la iglesia, ésta en piedra de sillería de caliza y con decoraciones en arenisca. No llegaré a acceder al interior, es la hora de la misa y es sábado. De estilo renacentista, podemos suponer que si todo el término municipal engloba a la villa y a la anteiglesia de Jeméin, de este enclave surgió la organización a partir de la cual se desarrolló el conjunto.

La anteiglesia de Jeméin se remonta al siglo X, entonces terreno extramuros del monasterio de Xemenigan. Es comienzos del XVI cuando se inicia la construcción que nos recibe, a tener en cuenta que ésta es la primera población que inspira nuestra entrada en Bizkaia, antiguo señorío. Y de la que se conocen los nombres de los maestros: Martín de Albisua, Rodrigo Albiz y Miguel de Elorriaga, completadas las bóvedas por Juan de Emasabel en 1564. Después, a lo largo de los siglos XVI y XVII, las obras de la sacristía, el coro y la torre. Podría seguir transcribiendo datos pero ya admití que no me animé a indagarla. Más eran las ganas de un café y las de averiguar si Emilio aún andaba por el pueblo, sospechaba, no sé por qué, que estaría preocupado por mí, que las de asistir a un oficio religioso de sábado de Semana Santa.

.

.

Me detuve, eso sí, a intercambiar unas palabras con dos mercedarias misioneras, Conchita y su amiga, que apoyada en su brazo se dirigían ambas hacia el interior, treinta años de permanencia en el Japón, y que me adelantaron que mal lo tendría si pensaba hacer noche en la localidad, puesto que el albergue de los padres carmelitas, dotado con 22 plazas, aún no había abierto sus puertas de acogida al peregrino.

.

.

Me crucé con más de una cincuentena de feligreses, con todos ellos me saludé y todos ellos acompañaron su saludo cordial con una sonrisa de cálido aliento. Hay pasos inolvidables y éste lo fue.

.

.

.

.

.

*Estimado visitante o lector, esta entrada forma parte de un conjunto más amplio y de una experiencia terapéutica. Si has dado conmigo remitido por alguna amistad o bien porque la casualidad te guió hasta mí, te recomiendo que lo visites por si pudiera ser de tu interés. El enlace al que yo personalmente te remito es el siguiente EVOLUCIÓN, donde te dirijo unas palabras.

** Si te encuentras dentro de La lectora y la Magia, hallarás este Camino íntegro en la pestaña que aquí figura como Vía Evolución. En otros apartados de esta bitácora existen experiencias anteriores relacionadas con el Camino a Santiago o milenaria peregrinación por la ruta de las estrellas. Además de otros apartados en las diversas pestañas cada uno con sus particularidades, donde el contenido global de la misma ha sido o esta siendo listado.

*** Puedes igualmente plantear cualquier pregunta o duda en los comentarios, sea esto porque hayas llegado aquí en busca de algo, y no hayas sido capaz de dar con ello, o sea porque la inquietud te ha surgido aquí mismo. A veces me encuentro en el Camino y no en el albergue virtual, de todas formas regreso. Gracias por tu atención .*)

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. La salida de Guipuzcoa y la entrada en Vizcaya o de Deba a Zenarruza

Es uno filósofo guardando silencio

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s